Los controladores y AENA retomarán las negociaciones del convenio la próxima semana

Actualizado 04/12/2009 20:37:01 CET

La torre de control Sur de Barajas permanece cerrada, lo que podría ralentizar por motivos de seguridad el tráfico aéreo durante el puente, según USCA

MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los controladores aéreos y AENA retomarán las negociaciones para el convenio colectivo la próxima semana, en un nuevo encuentro que tendrá lugar el martes, día 15 de diciembre, según avanzaron fuentes del sindicato USCA a Europa Press, quienes explicaron que el colectivo ha hecho llegar al ente público una propuesta que contempla la reducción de horas extras y la flexibilización de la jornada en unos términos "similares" a los planteados por la empresa.

Las mismas fuentes rechazaron que la cuestión económica sea el verdadero motivo que mantiene "bloqueada" la negociación entre sindicatos y empresa, sino el hecho de que AENA quiera cambiar "sí o sí" el convenio colectivo de los controladores, lo que afectaría a cuestiones que atañen a su competencia.

"La reducción de los costes es una excusa para romper el convenio actual, más que una medida de contención", aseguraron, ya que los sindicatos de los controladores ya han manifestado estar dispuestos a flexibilizar la jornada para aumentar la productividad, recortando las horas extras y organizando los turnos laborales, para reducir los costes en un entorno cercano a los 200 millones de euros para el próximo año, objetivo marcado por AENA.

Entre estas cuestiones, se encuentra la gestión de la organización del trabajo y de las tareas propias de los controladores, que la compañía quiere supervisar. "Tal y como ocurre con los pilotos, que tienen la responsabilidad de decidir si un avión está para operar o no, lo que puede en algún caso genera fricciones con las aerolíneas correspondientes, los controladores asumen ciertas responsabilidades en el desarrollo de su labor profesional que queremos defender", apuntó.

"Estamos dispuestos a negociar, pero no a dejar que la empresa se la que decida cuándo debemos trabajar y de qué manera, ya que esos aspectos se regulan en el convenio", señalaron.

LA TORRE DE CONTROL SUR PERMANECE CERRADA.

Por otro lado, USCA confirmó hoy que la torre de control Sur de Barajas permanece cerrada después de que tres controladores fueran hospitalizados el pasado miércoles por intoxicación de vapores de queroseno, aunque fueron dados de alta ayer.

Ante el cierre de la torre de control Sur, el control de la rodadura de aviones de las terminales 1 y 2 del aeropuerto madrileño ha sido asumido por la torre Norte, lo que desde su punto de vista, afectará a la operatividad, que será "más lenta", y podría ralentizar, por motivos de seguridad, el tráfico en esa zona del aeropuerto durante el puente de la Constitución al no haber visibilidad directa sobre la zona.

"En determinadas horas, se podría registrar un 10% menos de actividad en esa zona", opinaron desde el sindicato, aunque destacaron que lo razonable es que el tráfico lo asuma la torre de control Norte. Mientras tanto, confiaron en que cuando la instalación afectada se abra sea "con las suficientes garantías" para los trabajadores.

El sindicato USCA ha denunciado en varias ocasiones que desde 2003 se vienen produciendo fugas en la canalización de queroseno de la plataforma que, pese a que se han venido sellando por parte de AENA, han dejado un poso que hace que los vapores emanen produciéndose un "efecto chimenea" con la escalera de la torre que alcanza al centro de control. El ente público asegura que los valores son "normales", después de las mediciones realizadas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies