84.000 beneficiarios y 42 proyectos en 11 países: los logros de Codespa durante 2017

Memoria Codespa 2017
CODESPA
Publicado 15/08/2018 12:10:36CET

   MADRID, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Fundación Codespa ayudó a casi 84.000 personas en 2017 con 42 proyectos en 11 países de Iberoamérica África y Asia, llegando a un millón de personas a través de una campaña digital. Además, el año pasado también realizó nueve eventos, cinco publicaciones y ocho talleres de formación, según se desprende de su Memoria de 2017.

   La gestión de estos proyectos fue posible gracias a 529 socios, 1.430 donantes, 43 voluntarios, 33 patronos y 84 trabajadores con una media de edad que se sitúa en 41 años, con un 51% de mujeres y con personas de 15 nacionalidades distintas.

   El impacto de estas iniciativas se materializa en los tres millones de euros en microcréditos facilitados para que las poblaciones vulnerables puedan invertir en su desarrollo así como las 105 empresas locales e internacionales que han comercializado productos de poblaciones de bajos recursos; 366 empresas que han empleado a personas vulnerables dándoles la oportunidad de tener un futuro mejor; 5.773 personas que han mejorado sus técnicas de cultivo; 8.707 personas que han incrementado su capacidad adquisitiva de alimentos y 16.874 jóvenes y mujeres en situación de exclusión que han accedido a formación y asistencia técnica.

   Además, estas cifras han sido posibles gracias al apoyo de 118 empresas de las cuales nueve forman parte del Observatorio Empresarial contra la Pobreza, trece instituciones públicas y organismos internacionales y 19 organizaciones civiles.

   Codespa es una organización que trabaja proporcionando oportunidades para un futuro mejor a las personas y comunidades que viven en situación de pobreza y a sus familias, a jóvenes en exclusión, mujeres víctimas de discriminación o maltrato, personas con discapacidad o personas mayores que deben trabajar para subsistir hasta sus últimos días porque viven sin un Estado que les pueda respaldar

PROYECTOS POR LA IGUALDAD DE OPORTUNIDADES

   Entre los proyectos que llevan a cabo para paliar esta situación destaca el de 'Siete cooperativas, lideradas por mujeres, luchan contra el hambre en Goma, R.D. del Congo', llevado a cabo en Sasha una zona que desde 1994, y a lo largo de más de 20 años, sufre un prolongado conflicto armado.

   El proyecto permite que 270 familias mejoren su nutrición y vivan en una situación de mejor seguridad alimentaria. Así, el proyecto se estructura en diferentes fases. En la primera, las mujeres aprenden a organizarse en torno a una cooperativa, a través de la cual acceden a pequeños préstamos y a continuación se forman en técnicas de agricultura y ganadería para poder mejorar su protección.

   En tercer lugar, aprenden cómo invertir los ingresos provenientes de sus excedentes para mejorar su dieta y se unen para obtener y negociar en mejores condiciones la venta de sus productos. De esta manera, las familias acceden a alimentos básicos y tienen una alimentación más sana y variada.

   El impacto de esta iniciativa es de 2.427 personas en riesgo de exclusión que han tenido la oportunidad de acceder a un nuevo empleo y 285 empresas que les han dado la oportunidad de tener un futuro mejor.

   Otro proyecto destacado es la iniciativa 'Formación inclusiva y accesible para jóvenes que abandonaron la escuela en Marruecos' que ha dado a 65 mujeres socialmente vulnerables la oportunidad de recibir cursos de formación en peluquería, estética, panadería, pastelería y puericultura.

   Así, brinda a las mujeres acompañamiento a lo largo del proceso y su orientación e inserción laboral lo que ha permitido que 57 de ellas hayan realizado prácticas y finalmente 28 hayan conseguido encontrar trabajo.

   Por otro lado, el proyecto 'Reducción de riesgos ante desastres naturales para pequeños productores vulnerables en Filipinas a través del fomento de negocios inclusivos' se ha llevado a cabo en Hinatuan, Caraga.

   Gracias a esta iniciativa, se ha preparado a las familias para que puedan resistir mejor a los desastres naturales en una localidad donde la economía se basa en el cultivo de algas y se ha conseguido ayudar a mejorar la técnicas y gestión de negocio de 416 productores de algas.

   Mientras, el proyecto 'Turismo de convenciones: un negocio inclusivo para comunidades vulnerables en Perú' se centra en las provincias de Calca y Urubamba, que poseen elevados índices de pobreza y vulnerabilidad a pesar de ser la puerta de entrada a uno de los destinos de mayor afluencia turística del país.

   La iniciativa tiene como objetivo la inclusión de esas comunidades en el sector turístico de convenciones, que es aquel que atrae las visitas de un número significativo de turistas que viaja por motivos de negocios.

   Gracias al proyecto, ocho comunidades de las provincias de Calca y Urubamba han sido capacitadas para poder acceder a este negocio, 351 emprendedores turísticos han sido fortalecidos en servicios de gastronomía, técnicas textiles y artes escénicas. Además, la asociación de turismo rural comunitario La Tierra de los Yachaqs, ha gestionado 26.716 dólares lo que ha hecho que 131 familias altoandinas hayan mejorado sus condiciones de vida.

   Otro de los proyectos, 'Desarollo rural en Ecuador a través del acceso a servicios financieros' ha ayudado a las familias de las áreas rurales viven situaciones de aislamiento y falta de oportunidades ya que no tienen acceso a servicios básicos ni financieros para poder obtener un préstamo e invertir en sus negocios o atender imprevistos familiares.

   Así, a través de un programa de fortalecimiento de asociaciones de productores junto a instituciones financieras, han diseñado y adaptado créditos dirigidos a productores y empresas asociativas. En diciembre de 2017, Organizaciones del Sector Financiero Popular y Solidario han invertido con fondos propios más de 1.000.000 de dólares en un total de 605 créditos.

2017, UN AÑO DE LOGROS

   Además de los proyectos solidarios, Codespa ha logrado durante el año 2017 una recaudación de 38.000 euros a través de eventos de sensibilización como cines solidarios o conciertos; campañas online de sensibilización con un alcance de 1.000.000 personas como 'Mujeres africanas. Mirada al futuro'; Ciclos RSE+D en los que han participado más de 70 personas de diferentes empresas; más de 150.000 lecturas en la sección de la web 'Aprende'; o casi 13.000 personas han descargado sus publicaciones.

   A través de estas iniciativas, personas como Adela Bol, se han visto beneficiadas. Adela tiene 61 años y vive en Guatemala donde se vio obligada a dejar la escuela con solo once años para ayudar a sus padres en el huerto. Sin formación y a su edad, nadie le daba una oportunidad.

   Al igual que Adela, miles de niños deben abandonar la escuela cuando son muy pequeños en Guatemala, donde la pobreza afecta a más del 50% de la población y a más del 80% en zonas rurales. Sus consecuencias son el deterioro del tejido social, bajos niveles de escolarización, imposibilidad de poder acceder a empleo, o la falta de ingresos. Esto provoca que, en algunas zonas del país, haya inseguridad alimentaria y malnutrición.

   Adela decidió dar un giro a su vida y se ha formado en hostelería. Gracias a la formación ha podido montar un pequeño negocio vendiendo comida, preparada por ella, en una "carreta" en la calle. Los productos que utiliza para cocinar provienen de su propio huerto. Una inversión que ha realizado gracias a los préstamos que consigue a través del grupo de ahorro y crédito de Codespa.

   Por otro lado, Codespa posee un Observatorio Empresarial contra la pobreza integrado por empresas como Telefónica, Fundación Bancaria "laCaixa", BBVA, Sener, Endesa, Divina Pastora Seguros o Fundación KPMG, que a través de actividades como el 'Think Tank'- actividades de investigación en torno al rol de la empresa en la lucha contra la pobreza-; el Action Lab o el informe 'El camino hacia el empleo juvenil, Qué puede hacer la empresa'; ayudan a las personas a su integración en el mundo laboral.