ACNUR lanza una campaña para defender el derecho de asilo

Previa YoutubeCargando el vídeo....
Actualizado 20/06/2014 14:33:55 CET

MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Agencia de la ONU para los refugiados ACNUR ha lanzado la campaña '#larutinaesfantástica' con la que invita a los españoles a apreciar la rutina de la que los más de 50 millones de desplazados y refugiados que hay en el mundo no pueden disfrutar porque "de la noche a la mañana" les cortan el agua, la electricidad y tienen que abandonar sus hogares. ACNUR quiere dar a conocer su situación y defender su derecho al asilo.

El vídeo de la campaña, a la que ha puesto música el violinista Ara Malikian y que ha sido presentado este jueves en Madrid con motivo del Día Mundial del Refugiado, compara la rutina de cualquier español con la de un refugiado a la hora de ir al trabajo, hacer la compra o cenar.

"La guerra, la persecución, las violaciones de derechos humanos, rompen las rutinas de las personas y las convierten en refugiadas. Conseguir para ellas un marco de seguridad sólo es posible gracias a la protección del asilo. Puede que aún no lo sepas, pero #larutinaesfantástica", dice la campaña.

El embajador de buena voluntad de ACNUR, Jesús Vázquez, ha advertido de que esto le puede ocurrir a cualquier persona. "Cuando nos quejamos de hacer las mismas cosas todos los días, hay muchísima gente que de la noche a la mañana pierde esa rutina porque ya no tiene agua, electricidad, colegio, ya no tiene nada", ha subrayado.

Los desplazados y refugiados, según ha añadido Vázquez, entran en otro tipo de rutinas "horribles": las de las colas para pasar controles; para que les den comida; para que les atienda un médico.

Vázquez también ha denunciado la "incapacidad de los Gobiernos" así como la "falta de voluntad" por parte de "las grandes potencias" por resolver algunos conflictos. "Todos conocemos --ha precisado-- las guerras del petróleo, del coltán y otras guerras que por intereses económicos a algunos les va bien que se sigan produciendo".

"NUNCA IMAGINABA QUE IBA A VIVIR UNA GUERRA"

En el acto también ha participado una joven refugiada siria que lleva algo más de un año en España y que tuvo que huir de su país por la guerra. "Un día como hoy estaría en el bus de camino a la Universidad, pero un día como este, a estas mismas horas, sin que lo quisiera, recorrí otro camino, primero en coche hasta Líbano, luego en avión hasta Egipto. Esta es la historia de nueve millones de sirios que han sido desplazados de sus lugares, trabajos, colegios, amigos y familia, y la de millones de refugiados en todo el mundo", ha recordado.

Según ha relatado, ella nunca se imaginaba que iba a vivir una guerra pues vivía en medio de una sociedad "pacífica y tolerante". Pero cuando llega, según ha añadido, "las películas se quedan cortas, la muerte te acecha a cada esquina y sobrevives a las balas, las bombas, las detenciones aleatorias".

Aunque la joven sabe que la situación económica en España no es buena, asegura que por lo menos aquí su familia y ella pueden vivir "sin miedo" a que les maten. "No queremos invadir sus países sino sobrevivir y un día volver a nuestro país para reconstruir nuestras vidas rotas", ha subrayado.

1.900 REFUGIADOS ATENDIDOS EN ESPAÑA EN DOS AÑOS

La secretaria general de Inmigración y Emigración, Marina del Corral, ha destacado que estas son "historias de coraje y de valentía" y ante su situación, ha asegurado que están colaborando con ACNUR para ver la mejor forma de brindar protección internacional desde España a estas personas que llegan procedentes de países en conflicto.

"Además de nuestra presión migratoria que ya la teníamos por ser frontera sur de Europa, estamos observado que aparecen personas de países en conflicto que quizá necesiten o quieran protección internacional", ha apuntado.

Del Corral, que se ha mostrado "horrorizada" por el incremento del número de desplazados en el mundo, ha indicado que el Gobierno español cuenta con cuatro centros de atención de ayuda al refugiado repartidos por la geografía española en los que se ha atendido a 1.900 personas en los últimos dos años.