'Moda re-', el nuevo proyecto de reciclado de ropa con criterios éticos

Actualizado 24/04/2018 14:36:35 CET
Presentación Moda re- de Cáritas
EUROPA PRESS

   MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Cáritas Española ha lanzado 'Moda re-', un proyecto de reciclado textil con criterios éticos que cuenta en toda España con 3.800 puntos de recogida de ropa usada, tres plantas de gestión integral en Valencia, Barcelona y Bilbao y 80 puntos de venta. En la iniciativa ya participan un total de 28 Cáritas diocesanas.

   El proyecto gestiona 30.000 toneladas de ropa usada al año (lo que equivale a unos 90 millones de prendas). El 90 por ciento de estas prendas pueden reciclarse, según ha explicado el coordinador del proyecto, Rubén Requena. El 10 por ciento restante se encuentra en un estado demasiado deteriorado aunque incluso en estos casos, a veces pueden aprovechar los botones o las cremalleras.

   Requena ha precisado que en los últimos años se ha incrementado la cantidad de ropa recogida pero no pueden atribuirlo a una razón concreta pues en este tiempo también ha aumentado el número de puntos de recogida, aunque ha indicado que lo que sí han observado durante la crisis es que las prendas llegan "más deterioradas, más usadas".

   Por otra parte, Requena ha indicado que el proyecto permite ahorrar 56 millones de metros cúbicos de agua --con la cual se podría abastecer a Madrid durante medio año-- y evita la emisión a la atmósfera de unas 680.000 toneladas de CO2.

   El nombre de la marca 'Moda re-' quiere poner en valor la importancia de "recoger, reutilizar o reciclar para reconstruir, reiniciar, reemplear o revivir" a las personas en situación social precaria a las que acompaña Cáritas.

   Además, esta iniciativa de economía solidaria tiene como uno de sus principales objetivos generar empleo normalizado para las personas en situación de exclusión social que participan en los programas de acogida y acompañamiento de la organización. En concreto, este proyecto ha generado 750 empleos sociales y cuenta con el apoyo de 1.000 voluntarios.

   La secretaria general de Cáritas Española, Natalia Peiro, ha explicado que este lanzamiento se enraiza en una tradición que viene desde los años 60 del trabajo por el reciclado de la ropa por el que apuestan las Cáritas y para la integración laboral de las personas a las que acompañan.

"Se trata de un modelo de actividad económica en el que la persona se sitúa en el centro, en el que apostamos por la sostenibilidad y por el tratamiento ético del textil", ha precisado este martes 24 de abril durante la presentación de la iniciativa en Madrid. En este sentido, ha agregado que "no es lo mismo hacer negocio con la ropa usada que hacer justicia social".

DEL ROPERO TRADICIONAL A LA TIENDA

   Hasta ahora el procedimiento para el reciclado y entrega de ropa en Cáritas se hacía a través de los roperos en las parroquias. Con estas tiendas de 'Moda re-' se pretende dar "un nuevo aire" y "dignificar la entrega de la ropa" ya que la persona que lo necesite podrá acudir a la tienda, probarse la ropa, elegirla, como cualquier cliente, y adquirirla con un bono que previamente le han entregado en su Cáritas diocesana.

   Asimismo, a estas tiendas también podrá acudir el público general no atendido en los servicios de Cáritas, y comprar a un precio asequible la ropa de segunda mano. En cuanto a la donación de prendas, se han instalado contenedores rojos con el logo de Cáritas en los que los ciudadanos pueden depositar en cualquier momento su ropa usada. Además, en el marco del proyecto, están desarrollando un hilo de algodón que aún está en fase de prueba.

   Durante la presentación del proyecto, una de las responsables del proyecto textil Tiendas de Recuperaciones El Sembrador de Cáritas Albacete, Ana María Girón, ha explicado el funcionamiento diario de una de las 80 tiendas repartidas por todo el territorio nacional.

   "Una vez recogida la ropa, es enviada a planta donde se realiza una primera selección automatizada de las prendas. Después se hace una segunda selección, emperchado y valoración dependiendo de la moda y del estado del artículo. A continuación, pasa por un proceso de higienización con gas inocuo --ozono-- para cuidar el medio ambiente y se etiqueta, asignando un precio bastante asequible", ha indicado.

   Sobre la otra parte del proyecto, la empleabilidad, Girón ha señalado que las personas a las que contratan --que vienen derivadas de las Cáritas diocesanas o de los Servicios Sociales-- suelen llegar en situaciones "límite" y "con baja autoestima". A todas ellas se les enseña el oficio y se les forma durante un máximo de tres años para que después sean capaces de conseguir un empleo en el mercado laboral. En cuanto al tipo de puesto, pueden trabajar como conductores, recogiendo la ropa, como mozos de almacén o como dependientes en tienda.

   El proyecto ya está implantado en 28 Cáritas diocesanas a excepción de la Comunidad de Madrid, Extremadura, Navarra y Murcia, donde esperan que también se desarrolle el proyecto pero que de momento están más enfocadas en otras líneas de actividades de empleo de inserción. En cualquier caso, han precisado que en estas ciudades, aunque no existan por el momento contenedores de recogida ni tiendas 'Moda re-', seguirán funcionando los roperos tradicionales en las parroquias.