Esteban Ibarra denuncia que "la ultraderecha resurge en Europa utilizando al inmigrante como chivo expiatorio"

Sebastián Ibarra, autor del libro 'La España racista'
EP/JESÚS DE MATÍAS
Actualizado 01/03/2011 15:25:16 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Movimiento contra la intolerancia y autor del libro 'La España racista. La lucha en defensa de las víctimas del odio', Esteban Ibarra, ha denunciado este martes que los grupos de ultraderecha están resurgiendo en Europa (por ejemplo, en Suecia, Holanda o Francia) "utilizando al inmigrante como chivo expiatorio mediante la utilización de falsos tópicos, que están provocando reacciones violentas contra los inmigrantes".

Durante la presentación del libro, Ibarra ha señalado que en la obra se muestran "los importantes avances legislativos conseguidos en este ámbito" y, aunque ha afirmado que "aún no se ha hecho lo suficiente, ya no hay indolencia por parte del Estado. Por otro lado, Ibarra ha asegurado que el anteproyecto de la Ley Integral para la Igualdad de Trato y la No Discriminación "es un paso importante en la lucha contra la intolerancia", que, según ha añadido, en el caso de los grupos ultraderechistas y neonazis "niega el valor y la dignidad de las personas e incluso llega al asesinato".

Además, ha señalado que, "en paralelo a este resurgimiento de grupos homófobos, islamófobos o antisemitas, están creciendo los grupos violentos" y ha precisado que este hecho "tiene un alcance internacional". En el acto han estado presentes Guillem Agulló, padre de Guillem Agulló, un joven antiracista que fue asesinado en 1993, Mavi Muñoz, madre de Carlos Palomino y Miwa Buene, un ciudadano congoleño que fue agredido en febrero de 2007 y que actualmente es tetrapléjico y está postrado en una silla de ruedas como consecuencia de la agresión.

"Este libro, que entierra el discurso de las tribus urbanas porque está trivializado, se ha escrito pensando en las víctimas, tiene un firme compromiso con ellas y denuncia y reclama una acción firme de la Justicia para que este drama no continúe", ha dicho, al tiempo que ha afirmado que "los demócratas no pueden permitir el avance del racismo".

También ha lamentado que en España "no hay estadísticas oficiales sobre violencia de este tipo" y ha precisado que, según una encuesta de la Agencia Europea de Derechos Fundamentales de la Unión Europea, "más de nueve millones de europeos han sido, de una manera u otra, víctimas de la intolerancia y del racismo; que Gran Bretaña reporta más de 60.000 incidentes y delitos de odio; y que Alemania reporta 40.000".

Asimismo, ha reclamado una reforma del Código Penal "para que se ampare a todos los colectivos vulnerables, como los sin techo" y ha alertado de la proliferación de los grupos ultraderechistas en Internet. "En España hay cientos de páginas web racistas y homófobas, pero está alojadas en servidores canadienses o estadounidenses", ha añadido, al tiempo que ha resaltado que el origen de muchos de estos grupos está en Estados Unidos y que, en su opinión, "buscan que se produzca un choque tremendo, utilizando el miedo al Islam y recuperando discursos en los que los judíos son los responsables de la actual crisis económica".

Ibarra también ha precisado que "en el mundo hay 10.000 web que alientan el racismo" y que esto "llega a todo el mundo a través de Internet".

"QUE NO HAYA NINGÚN OTRO MIWA"

Por su parte, Miwa Buene, un ciudadano congoleño que fue agredido en febrero de 2007 y como consecuencia de la agresión quedó tetrapléjico, ha pedido que "no haya ningún otro Miwa, ningún otro Carlos Palomino ni ningún otro caso de personas desconocidas" agredidas o asesinadas por odio o intolerancia y ha abogado por "superar el miedo a denunciar por miedo a las represalias, seguir con la lucha contra estos grupos porque así tendrán miedo".

Finalmente, Mavi Muñoz, la madre de Carlos Palomino, ha afirmado que la sociedad española "ignora lo que sucede con los movimientos neonazis" y ha reclamado "que se siga lo que ocurre a nivel social con estos movimientos" y claridad "para que la sociedad sepa cuál es la verdad" porque de lo contrario, a su juicio, "se volverá a la época del Holocausto". Además, ha defendido que los miembros de grupos neonazis y de ultraderecha "no tengan derecho a voto ni a manifestarse".

Por su parte, Guillem Agulló ha denunciado que en la zona del Levante hay grupos organizados de neonazis que cuentan con la connivencia del poder político.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies