El Consejo de Europa urge a España a abordar en la escuela el abuso sexual a menores por parte su círculo más íntimo

Colegio, escuela, aula, primaria, clase, niño
EUROPA PRESS
Publicado 13/02/2018 14:40:12CET

   MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El Comité de Lanzarote del Consejo de Europa, sobre la protección de los niños frente a los abusos sexuales, urge a España, entre otros estados europeos, a abordar en las escuelas de Primaria y Secundaria el abuso sexual a menores por parte de su círculo más íntimo.

   En el informe, que analiza las estrategias empleadas por 26 estados europeos y que ha sido publicado este martes 13 de enero, el Comité pone de manifiesto que en la mayoría de los Estados se organizan actividades preventivas en las escuelas.

   Si bien, advierte de que el hecho de que estos abusos sexuales puedan perpetrarse en el círculo de confianza (familiares, amigos, personas cercanas) no siempre se aborda de forma específica en el colegio, por lo que recomienda que se haga en el marco de la educación sexual, más allá de presentarse en el contexto de materias escolares más generales como Biología.

   "El Comité de Lanzarote considera que los Estados miembro que aún no lo hayan hecho deben informar de los riesgos del abuso sexual dentro del contexto general de la educación sexual", recomienda. Además, pone el ejemplo de Albania, Malta y Portugal, países donde abordan el abuso sexual, también el que se produce en los círculos de confianza, en los cursos de educación sexual.

   También aconseja asignar los fondos necesarios para financiar formaciones periódicas sobre el abuso sexual a niños en su círculo de confianza dirigidas a todos los profesionales que están en contacto regular con menores, como hacen en Dinamarca e Islandia. Según precisa, "denunciar una sospecha de abuso sexual infantil es una parte esencial para prevenir y combatir este flagelo".

   Por ello, también hace hincapié en que las normas de confidencialidad impuestas a los profesionales que trabajan con niños "no deberían obstaculizar la presentación de informes de casos a los servicios de protección de la infancia, cuando los profesionales tienen motivos razonables para creer que el niño ha sido víctima de abuso sexual".

   Por otro lado, insta a Austria, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Grecia, Islandia, Lituania, República de Moldova, Montenegro, San Marino, Serbia, la ex República Yugoslava de Macedonia y Ucrania a que extiendan sus evaluaciones específicas para la contratación a todos los profesionales que tienen contacto regular con niños.

   Atendiendo a las medidas alternativas al encarcelamiento de delincuentes sexuales, que incluyen tratamientos terapéuticos o psicológicos y servicios de interés general, el Comité pone como ejemplo a España, junto a Bélgica y Lituania, e invita al resto de Estados miembro a ampliar el alcance de sus programas.

   También vuelve a destacar España en cuanto a programas específicos para estos delincuentes en las cárceles, un aspecto que solo proponen 12 de los 26 Estados estudiados (Austria, Bélgica, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Dinamarca, España, Finlandia, Italia, Lituania, Portugal, Rumania y Turquía). El Comité subraya que "se requieren medidas especiales después de la salida de prisión para reintegrar a estas personas en la sociedad y evitar que haya más víctimas".

   Igualmente, el informe pone a España como uno de los países que destacan por su cooperación con la sociedad civil en relación con la prestación de asistencia y apoyo a los niños víctimas y sus familias (junto a Albania, Bosnia y Herzegovina, Dinamarca, Serbia y Turquía). Estas medidas incluyen, entre otras, los centros para víctimas, líneas de ayuda y líneas directas, así como la provisión de ayuda psicológica y legal.