Día de la Tierra: Degradación y migración forzosa en la carrera por el control de los recursos naturales

Actualizado 23/04/2018 11:25:17 CET
Día de la Tierra
ENTRECULTURAS

 ONG de la Iglesia invitan a reflexionar sobre los efectos el impacto del cosumismo en el planeta

   MADRID, 22 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Entreculturas ha advertido, con motivo del Día Internacional de la Tierra que se celebra el 22 de abril, de que la lucha por el control de los recursos naturales degrada el medio ambiente y genera tensión, conflictos, violencia y desplazamientos forzosos.

   Asimismo, ha llamado la atención sobre la fuerte y creciente presión sobre los recursos minerales, fósiles, pesqueros, forestales, agrícolas o hídricos en el mundo.

   En la misma línea, asegura que la mayoría de los países ricos en recursos naturales tienen los índices de pobreza más altos, los niveles de educación más bajos y el mayor número de conflictos violentos, recurrentes y complejos. Precisamente, en al menos ocho de los quince países más violentos del mundo los recursos naturales han desempeñado un papel clave en el conflicto.

   Las personas y comunidades que habitan zonas explotadas ven vulnerados muchos de sus derechos humanos, entre ellos, el derecho a la educación, a la subsistencia o a disfrutar de adecuados medios de vida.

   En referencia a la vulneración del derecho a la educación, la ONG alerta de que dos tercios de los niños sin escolarizar en el mundo viven en países ricos en recursos naturales, cuyos presupuestos en educación son inferiores al 3 por ciento.

   Además, el 87 por ciento de las personas desplazadas en el mundo procedían de zonas de explotación minera y petrolera. El desplazamiento y el refugio son factores de riesgo para el abandono escolar y la pérdida de oportunidades, ya que sólo la mitad de la infancia refugiada está escolarizada en Primaria y una cuarta parte en Secundaria.

   En este sentido, Entreculturas demanda una educación de calidad, fundamentada en el respeto hacia los pueblos indígenas y sus derechos; y que potencie un desarrollo sostenible, acorde con la justicia socioambiental. Esto es "esencial" para la adecuada gestión de los recursos naturales, la preservación del medio ambiente, la construcción de la paz y el cumplimiento de los demás derechos humanos.

"ESCUCHAR EL CLAMOR DE LOS POBRES Y DE LA TIERRA"

   Para las ONG Cáritas; CEDIS; CONFER; Justicia y Paz; Manos Unidas; y REDES, la celebración del Día de la Tierra marca un fin de ciclo en el "intenso recorrido" que en los últimos años ha impulsado su campaña 'Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza' en torno a los diez puntos de su propuesta de 'Decálogo Verde'.

   Por ello, estas organizaciones han lanzado un llamamiento a "escuchar el clamor de los pobres y de la tierra". Este mandato, que compendia los diez principios del 'Decálogo Verde', quiere ofrecer un camino y una pedagogía que lleve a alcanzar el núcleo del decálogo para "atender al sufrimiento de la tierra y de los excluidos".

   El 'Decálogo Verde' es un itinerario que, desde junio de 2016, ha ofrecido una constante reflexión e interrogación sobre el modo de vida y las prioridades de las personas, así como lo hábitos de consumo.

   La llamada final a escuchar el clamor de los pobres y de la tierra es un objetivo en el que, según señala la encíclica 'Laudato Si' del Papa Francisco, "son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior".

ACERCARSE A LA NATURALEZA

   Las entidades promotoras de la campaña 'Si Cuidas el Planeta, Combates la Pobreza' han instado a la población a leer la encíclica 'Laudato Si'; a reflexionar sobre la "maravillosa diversidad" del mundo; a acercarse a la naturaleza, que, a su juicio, muchas veces está más al alcance de las manos de lo que se cree; y a contemplar la "increíble belleza" de lo creado.

   Las organizaciones también han invitado a reflexionar sobre las causas y consecuencias de la degradación ambiental y de la pobreza; y a informarse para tomar conciencia de la magnitud del problema al que se enfrenta la humanidad.

   "¿Es nuestro apego a la tecnología algo fundamental en nuestras vidas? Sin despreciar su utilidad, ¿podríamos vivir de una manera más independiente de ésta?", preguntan las ONG con el objetivo de concienciar sobre si es necesario tener tantas cosas materiales y consumir tanta energía, tantos recursos y tanta agua.

   Por ello, proponen consumir menos, de manera más justa y ajustada; dar un paso hacia las alternativas que ofrece la Economía Social y Solidaria en los actos cotidianos de consumo; consumir alimentos procedentes de la agricultura y la ganadería ecológica; y acudir a los mercados sociales, en los que se encuentra producción cooperativa, finanzas éticas y comercio justo.