El exmisionero Chema Caballero responsabiliza a Occidente de las guerras en África por la venta de armas

El ex misionero Chema Caballero en los cursos de verano de la UPO
EUROPA PRESS/UPO
Publicado 03/07/2017 17:48:31CET

CARMONA (SEVILLA), 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El exmisionero Chema Caballero, cooperante especializado en reinserción de niños soldados en África, ha defendido este martes en los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) en Carmona (Sevilla) que "si existen guerras, sobre todo en África, es porque detrás de cada una de ellas hay un recurso mineral que interesa a Occidente", ya sea "el petróleo del Sudán del Sur, el coltán del Este de la República Democrática del Congo o el uranio del Sáhel".

Durante su intervención en el seminario sobre terrorismo yihadista, Caballero ha destacado que "son nuestras empresas las que se aprovechan de esos minerales de sangre por los que pagan mucho menos que si saliesen legales de sus países de origen", a lo que se suma "el tráfico legal e ilegal de armas" porque --ha subrayado-- "las armas que se utilizan en estas guerras están fabricadas en Occidente".

Tras recordar que "España es uno de los principales vendedores de municiones y armas ligeras al África subsahariana", este ex misionero ha señalado que no sólo "nuestros gobiernos y empresas incitan, mantienen, sostienen estos conflictos que les reportan muchos beneficios", sino que "también nosotros, los consumidores, que no nos importa tener un móvil manchado de sangre, por ejemplo, con tal de pagar menos por él, somos responsables", informa la UPO en un comunicado.

Por ello, cree que mientras haya conflictos seguirán existiendo los niños soldados porque son más baratos de mantener, obedecen más fácilmente, son más manipulables y, sobre todo, "porque, a pesar de que tengamos decenas de instrumentos internacionales para luchar contra su reclutamiento y uso, los países que podrían terminar con esta lacra no tienen ningún interés en hacerlo, a pesar de sus buenas declaraciones de intenciones", ha lamentado.

Aunque ha sentido deseos de abandonarlo todo en muchas ocasiones, ha sacado fuerzas de flaqueza y seguido hacia adelante para "no traicionar a las personas a las que has prometido ayudar". Y a pesar de todo el horror que le ha tocado vivir, asegura que si algo ha aprendido en estos años es que "nunca se debe tirar la toalla por el ser humano", ha concluido este cooperante especializado en reinserción de niños soldados, especialmente en Sierra Leona.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies