La UE firma y proclama el Pilar Europeo de Derechos Sociales

Contador
Viviendo en la calle, vivir en la calle, pobreza, pobre, pobres, sin techo
EUROPA PRESS
Publicado 17/11/2017 18:18:17CET

   GOTEMBURGO (SUECIA), 17 Nov. (del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Suárez-Bustamante) -

   La Unión Europea ha firmado y proclamado este viernes 17 de noviembre el Pilar Europeo de Derechos Sociales, un documento que incluye una veintena de principios con los que los líderes europeos pretenden enfatizar la dimensión social del proyecto europeo y contribuir a impulsar un crecimiento económico inclusivo y sostenible en el bloque comunitario.

   El Pilar Europeo de Derechos Sociales ha sido firmado en la Cumbre Social de Gotemburgo (Suecia) por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, y el primer ministro de Estonia, Juri Ratas, que hasta finales de año ostenta la presidencia de turno de la UE.

   En su preámbulo, el texto define que el objetivo es "servir de guía" para alcanzar "resultados sociales y de empleo eficientes para responder a los desafíos actuales y futuros, con el fin de satisfacer las necesidades esenciales de la población, así como para garantizar una mejor regulación y aplicación de los derechos sociales.

   Así, el Pilar Social de la UE expresa "los principios y derechos esenciales para el buen y justo funcionamiento de los mercados laborales y de los sistemas de bienestar de la Europa del siglo XXI". Además, el documento señala que cumplir con los objetivos que incluye "constituye un compromiso y una responsabilidad" tanto de las instituciones comunitarias como de los Estados miembros, aunque no es legalmente vinculante.

   En concreto, los veinte principios que establece el texto están incluidos en tres capítulos diferentes. El primero de ellos se centra en la igualdad de oportunidades y acceso al mercado de trabajo e incluye cuestiones como la educación y la formación, la igualdad de género, la igualdad de oportunidades sin importar género, raza, religión, discapacidad u orientación sexual y las políticas activas de empleo.

   El segundo capítulo versa sobre las condiciones justas de trabajo y recoge puntos como el empleo seguro y adaptable, los salarios, la información sobre condiciones de empleo y protección en caso de despidos colectivos, el diálogo social, conciliación y entornos de trabajo seguros.

   El último de los capítulos, sobre protección social e inclusión, versa sobre protección y apoyo a menores, prestaciones por desempleo, renta mínima, pensiones, sanidad, inclusión de personas con discapacidad, cuidados de larga duración, vivienda y asistencia a personas sin hogar y acceso a servicios esenciales.

JUNCKER PIDE QUE NO SE QUEDE EN "UN POEMA"

   Antes de la firma, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha reclamado que el documento no se quede en un "poema", sino que al contrario funcione de base para tomar decisiones de cara al futuro.

   "Es una lista larga de intenciones, convicciones y principios, pero no querría que lo que acordamos sea considerado como un poema. No es un poema, es primero un programa de principios y después un programa de acción", ha subrayado el luxemburgués.

   Juncker también ha destacado que la Cumbre Social ha tenido lugar "en un momento en el que Europa tiene vientos favorables" y en el que la economía comunitaria "va mucho mejor". En este sentido, ha afirmado que "se está corrigiendo" el nivel de desempleo, aunque sigue siendo demasiado elevado en el caso de los jóvenes.

   A su lado, el primer ministro de Suecia, Stefan Löfven, ha defendido que es el momento de "poner primero a la gente" y ha opinado que las economías europeas y el mundo "han cambiado profundamente", por lo que los nuevos desafíos requieren nuevas soluciones.

   Así, ha destacado que combatir cuestiones como la desigualdad o las prácticas laborales desleales "no sólo es moralmente lo correcto" sino que también es "lo inteligente" para impulsar la productividad europea y fortalecer la actividad económica.

   "Centrémonos en dos cosas: empleos justos y crecimiento. Mejoremos el acceso al mercado laboral, aseguremos unas condiciones dignas de trabajo y pongamos final a las prácticas desleales. Gestionar mejor las fuerzas de la globalización para que el cambio pueda ser una oportunidad en lugar de una amenaza", ha resumido el sueco.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies