CCOO culpa al Gobierno de las trabas para reformar la negociación colectiva, medida clave contra la brecha salarial

Contador
383599.1.644.368.20180213141245
Vídeo de la noticia
Publicado 13/02/2018 14:12:45CET

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo; y la responsable de Igualdad en el sindicato, Elena Blasco, han reconocido este martes que modernizar la negociación colectiva, revisando aspectos como las clasificaciones profesionales o los complementos salariales, es clave para reducir la brecha salarial, que asciende ya al 30% en sueldo anual, y ha acusado al Gobierno de haber puesto trabas en este sentido.

En rueda de prensa con motivo de la presentación de un informe al respecto, ambos dirigentes han explicado que tras la brecha existen múltiples factores, entre los que han destacado la segmentación horizontal del mercado de trabajo, con sectores feminizados que presentan sueldos más bajos pese a realizar labores de igual valor que sectores con más presencia masculina, y los complementos salariales.

Éstos, según han señalado, explican "una buena parte de la brecha": Ellos perciben unos 613 euros mensuales de media en complementos retributivos y ellas, 427 euros; un 44% menos, por el modo en que están diseñados y que a menudo premian esferas donde las mujeres se ven perjudicadas, como la disponibilidad horaria que una trabajadora tiene más dificultad para asumir por falta de corresponsabilidad en el hogar y/o de políticas públicas de cuidados.

"Tenemos que hacer una propuesta reivindicativa en materia de negociación colectiva para que aquellos complementos salariales que existen en el puesto de trabajo no se liguen a conceptos que las mujeres tengan más complicado cumplir y ese es un elemento de autocrítica que tenemos que hacer", ha reconocido Unai Sordo.

En cuanto a la brecha por sectores, el sindicato viene proponiendo una revisión de las clasificaciones profesionales y una nueva valoración "no sexista" de los puestos de trabajo, con especial atención a los ocupados mayoritariamente por mujeres. Quiere que estas revisiones sean anuales para poder eliminar la desigualdad salarial estructural entre hombres y mujeres.

En ambos casos, el cambio pasa, según afirma Sordo, por una "modernización" de los convenios colectivos, pero hay "problemas" para hacerlo porque "la actual legislación laboral desincentiva la modernización de los convenios colectivos" ya que impone un año de plazo máximo para el cierre de las negociaciones al cabo del cual, sin acuerdo, decae el convenio.

Para CCOO, es "una espada de Damocles" que "da para hacer poca bisutería fina" con los convenios. "Si de verdad quisiéramos modernizar el texto de los convenios colectivos, que en nuestra opinión es absolutamente necesario, tendríamos que descarrilar algunos de los trenes que la reforma laboral nos ha puesto encima, y la ultra actividad es uno de ellos", ha señalado el dirigente sindical.

Según ha afirmado, es una reivindicación que ya han trasladado al Gobierno, pero en el Ejecutivo "creen que con esto modificaban la negociación colectiva y lo que han hecho es objetivamente, poner piedras en el camino de su modernización". "No es el mejor marco para esa modernización de la negociación colectiva pero somos conscientes de que es absolutamente necesario por esta y por muchísimas otras razones", ha añadido.

Revisar los convenios, no obstante, no es la única medida que proponen para atajar la brecha salarial, pues conforme ha destacado Blasco, es consecuencia de "una cultura patriarcal que penaliza el empleo femenino" en forma de "precariedad, temporalidad y parcialidad": el 75% del empleo a tiempo parcial es femenino, una de cada tres se declaran inactivas por no poder asumir el coste de delegar los cuidados y constan 2,6 millones de inactivas más que hombres en España. Además, el 75,3% de las nuevas desempleadas son mujeres.

Piden una ley de igualdad retributiva, transparencia salarial y auditorías, una reforma del sistema de contratación para "romper la dinámica de 'contrato temporal-despido fácil'", el desarrollo de la Ley de Igualdad de Oportunidades, medidas para que todas las empresas, y no solo las de más de 250 trabajadores, tengan que implantar planes de igualdad; iniciativas para la conciliación de la vida personal y familiar y un impulso de la corresponsabilidad y de la protección pública.

"Mejorar la posición de las mujeres en el mundo del trabajo va a tener que ver con una fuerte inversión en infraestructuras sociales", ha señalado Sordo, quien pide mayor atención "a aquellos colectivos de personas dependientes que más están condicionando las trayectorias profesionales de las mujeres", como los niños y los mayores.

Todas estas reivindicaciones forman parte del argumentario de Comisiones Obreras para llamar a participar en paros parciales en próximo 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer y convocatoria de la Huelga Feminista. Quieren que esa jornada sea "un punto de inflexión en España para que todas estas cuestiones formen parte de la agenda" y que al final, "se haga hegemónico el discurso por la igualdad de género".