Gabilondo dice que la propuesta de Aguirre sobre la autoridad del profesorado hay que verla "con mucho cuidado"

Actualizado 15/09/2009 15:52:09 CET

MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, afirmó hoy que la propuesta de ley de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, para otorgar a los docentes la condición de 'autoridad pública', como los jueces o inspectores de Sanidad, hay que contemplarla con "mucho cuidado" por las consecuencias penales que pueda tener.

"No seré tan frívolo como para descalificar una propuesta que supongo que está llena de buena intención, pero yo creo que ha de hacerse con mucho cuidado para ver cuáles son las competencias de la comunidad para algo así como dotar de autoridad penal a los profesores", dijo en declaraciones a los medios, tras visitar el Instituto Superior de Formación y Recursos en Red para el Profesorado, donde esta semana docentes de Ceuta y Melilla asisten a un curso para aplicar el Plan Escuela 2.0 en varios centros.

El ministro insistió en "mirará con mucha atención" cuál es la propuesta que se hace desde la Comunidad de Madrid, para añadir que es "complicada" desde el punto de vista administrativo porque, entre otros motivos, muchos de los profesores son funcionarios del Estado. Asimismo, dijo que en el marco del debate se debería tener en cuenta también la opinión de los padres, de los docentes y comunidades educativas "para que no fuera sólo una decisión política".

"Yo no soy pendenciero con estas cosas, soy más amigo de encontrar soluciones integrales que no sean sólo medidas de dotar de autoridad sin más, sino que también haya medidas sociales que atiendan cuáles la situación general, no sólo de la autoridad en las escuelas, sino en todos los contextos en los que vivimos", apostilló.

En este sentido, dijo que a él le "hubiera gustado más" si esta iniciativa que hoy se debate en la Asamblea de Madrid se hubiera incorporado en del Pacto social y político propuesto desde el Ministerio de Educación, "junto a otras medidas", para alcanzar "el respeto, reconocimiento de la autoridad moral de quien enseña y la atención a los legítimos derechos de los estudiantes, profesores y padres de manera integral". "Veremos qué dice la ley", concluyó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies