Cómo acompañar a los menores tutelados por el Estado cuando cumplen los 18 años

Adolescentes y niños  en la aentrada de un centro escolar
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 22/07/2018 13:32:37CET

   MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La Alta Comisionada del Gobierno para la Lucha contra la Pobreza Infantil, María Luisa Carcedo, defiende que hay que diseñar un plan específico para los menores de edad tutelados por el Estado que, al cumplir 18 años, dejan de estar bajo esta medida protectora.

   En una entrevista con Europa Press, la exsenadora socialista ha señalado que a estos jóvenes "no se les puede soltar a la calle" de un día para otro cuando alcanzar la mayoría de edad, al tiempo que ha abogado por "un periodo de transición que tenga cierta tutela" así como "programas específicos para ellos".

   Casi 44.000 niños viven bajo una medida de protección en España, ya sea de acogimiento residencial o familiar, según destaca Aldeas Infantiles SOS de España, que cita las cifras del Boletín de datos estadísticos de medidas de protección a la infancia 2016. Este mismo informe consultado por Europa Press, señala que en 2016 fueron 3.304 los jóvenes que cumplieron la mayoría de edad y tuvieron que hacer frente a la salida del sistema de tutela estatal.

   En este contexto, Carcedo cree que este "es un asunto sobre el que hay que actuar". Cuando cumplen 18 años, "se encuentran en la calle y en un mundo hostil" porque cesa la tutela estatal, ha apuntado, destacando que los 'chavales' se enfrentan al "problema de pobreza" y "a la falta de oportunidades" de la juventud española.

   "Nos preocupa mucho, es un problema serio de país. Hay que ser conscientes de que hay que diseñar un plan específico para los chavales ya adultos que dejan de estar bajo tutela del Estado y no se les puede soltar a la calle en circunstancias muy poco favorables para sus oportunidades de empleo", ha remarcado.

ALDEAS INFANTILES: "TRANSICIÓN ACELERADA"

   Desde Aldeas Infantiles, han recalcado a Europa Press que el proceso de dejar atrás el acogimiento es muy importante tanto para los jóvenes como para los profesionales responsables de su cuidado y desarrollo. Según sostiene la ONG de infancia, el proceso "debe reflejar la eficacia de la inversión del Estado y la habilidad de los profesionales para asegurar que los jóvenes están preparados para una vida independiente". Sin embargo, han apuntado que "lo habitual" es que los menores tengan que "enfrentarse a una transición breve y acelerada" hacia la etapa adulta al cumplir la mayoría de edad.

   Aldeas Infantiles SOS Internacional ha llevado a cabo diferentes iniciativas para comprender mejor la situación de los jóvenes que abandonan el sistema de protección y los factores que pueden determinar una transición con éxito a una vida independiente. En concreto, en el marco del proyecto europeo 'Preparados para emanciparse' --en el que participa Aldeas Infantiles de España, junto con las asociaciones de Letonia, Lituania, Italia y Croacia-- han consultado a jóvenes para que formulen una serie de recomendaciones para mejorar el proceso de tránsito a la vida adulta.

   Entre esas propuestas, está la necesidad de planificar la salida del sistema de protección desde el día en que el niño llega al acogimiento; de desarrollar un plan de salida individual para cada niño; o la de ampliar la edad legal a la que un joven debe abandonar el sistema de protección, ya que "la salida del entorno de acogida no debería depender únicamente de la edad, sino tener en cuenta otros factores como la madurez, las capacidades o las circunstancias de cada joven".

   También defienden que hay que extender el periodo de apoyo disponible tras la emancipación; ven necesaria la participación de los niños y jóvenes en el desarrollo de su plan de salida, al tiempo que sostienen que los jóvenes que abandonan el sistema de protección deben estar completamente informados de todos sus derechos y de las ayudas de las que disponen.

   Los jóvenes reclaman la incorporación de una cultura basada en los derechos del niño entre los profesionales del sistema de protección para mejorar los resultados, incrementar el apoyo financiero para ayudar a los jóvenes que abandonan el acogimiento, así como aumentar y facilitar el acceso a los servicios de alojamiento, atención sanitaria, empleo, o educación para los jóvenes que se emancipan. Asimismo, ven necesario abordar las actitudes negativas por parte de la sociedad hacia los jóvenes que abandonan el sistema de protección.