"Fracasos rotundos" y "éxitos parciales" en la respuesta a la crisis de refugiados

Patera en el Estrecho
SALVAMENTO MARÍTIMO
Publicado 16/09/2018 13:02:35CET

   MADRID, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Las medidas implementadas por la Unión Europea y la respuesta que han dado los diferentes países, entre ellos España, a la crisis de refugiados, han cosechado "fracasos rotundos" y algunos "éxitos parciales", según se desprende del informe 'Impacto de los refugiados sirios en Europa' de OBS Business School.

   "Desde el inicio de la crisis en el año 2015, la Unión Europea ha intentado implementar una serie de medidas como el: reasentamientos, acuerdos con terceros países, retornos y reformas de los marcos legales comunitarios que han supuesto desde fracasos rotundos hasta éxitos parciales", señalan los autores del informe.

   El estudio recuerda que el incremento de los conflictos armados y de las crisis humanitarias han elevado hasta los 68,5 millones las personas desplazadas forzosamente a nivel mundial.

   En concreto, señala que los refugiados sirios representan prácticamente una tercera parte del total, seguidos de Afganistán y de la República de Sudán del Sur.

   La mayoría de personas que huyen de sus países buscan asilo en los países fronterizos. Así, según datos de UNCHR, cuatro de cada cinco refugiados se encuentran ubicados en estados limítrofes a su país natal.

   A nivel numérico, Turquía es el acoge un mayor número de refugiados con casi 3 millones de personas, seguida por Líbano, con casi un millón, Jordania (653.000), Iraq (247.100) y Egipto (126.700).

   En Europa el porcentaje de personas huidas del conflicto sirio es menor y se concentra en Alemania (496.700), Suecia (103.600), Austria (43.900) y Países Bajos (30.900).

   Según destaca el estudio, la ruta inicial más concurrida fue la de los Balcanes hasta que Hungría, Eslovenia, Serbia o Croacia decidieron levantar vallas para frenar la entrada de inmigrantes. A partir de entonces, el Mediterráneo ha sido la principal opción desde Libia hasta las fronteras italianas o desde Turquía hasta las islas griegas, según precisa.

   En 2018 ya se han contabilizado un total de 50.872 entradas por mar a nivel europeo, mientras que por tierra ya alcanzan un total de 13.036 personas. Los principales países de destino en Europa son España, Italia y Grecia.

   En concreto, el estudio señala que en España se han registrado en lo que va de año hasta 18.653 entradas, seguida de Italia (17.838) y Grecia (14.940). Si bien, pone de manifiesto que Italia ha cerrado sus fronteras marítimas ante el creciente número de inmigrantes produciéndose la construcción de campamentos de refugiados en las islas griegas de Kos, Samos, Chíos y Moría donde hay un total de 13.000 refugiados.

   Ante esta situación, el informe indica que la Unión Europea ha adoptado diferentes medidas desde el inicio de la crisis humanitaria en 2015, como "el reasentamiento de los refugiados, acuerdos con terceros países, retornos y reformas de marcos legales que han supuesto desde fracasos estrepitosos hasta éxitos de tamaño parcial" que han sido "un fracaso en líneas generales".

   En este sentido, recuerda que el 27 de mayo de 2015, la Comisión Europea anunció el compromiso de reasentar hasta 40.000 personas refugiadas procedentes de Siria y Eritrea Eritrea que habían llegado a las costas italianas y griegas y acoger a unas 20.000 personas de fuera de las fronteras europeas pero cuya vida estaba en riesgo.

   "La medida acabó siendo un completo fracaso ya que la mayoría incumplió el objetivo, produciéndose sanciones en diferentes países. Otra de las consecuencias fue la centralización de los refugiados en Italia, Grecia y Hungría", subrayan los autores, al tiempo que recuerdan que un año después se firmaron los acuerdos entre la Unión Europea y Turquía, e Italia y Libia para reforzar el control de las fronteras y reducir la entrada de refugiados en el territorio europeo.

Contador