Restringir la reagrupación familiar de los refugiados dinamita su integración

Contador
Refugiados llegan a España desde Turquía
MINISTERIO DEL INTERIOR
Publicado 26/10/2017 19:04:27CET

MADRID, 26 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muznieks, ha publicado este jueves un escrito en el que llama a los Estados parte a facilitar la reunificación familiar de los refugiados, especialmente cuando se trata de menores de edad, porque la separación dinamita su integración en los países de acogida e incentiva además los flujos irregulares, los de aquellos que no encuentran otro modo de reunirse con los suyos en suelo europeo.

El escrito parte de la premisa de que la vida en familia es un derecho fundamental y también le está reconocido a los refugiados e incide en que materializarlo es de interés también para los países de acogida, donde "la integración de los refugiados y otros beneficiarios de asilo se ha convertido en una cuestión clave a nivel político y social".

"Las llegadas en 2015 y 2016 han hecho aún más crucial poner el foco en este asunto. Muchos de los que llegaron se quedarán, sobre todo mientras la paz y la seguridad no vuelvan a sus lugares de origen. Esto debería empujar a los Estados a repensar su aproximación a la reunificación familiar", dice el responsable de Derechos Humanos del Consejo de Europa.

Muznieks recuerda que la separación de las familias por periodos prolongados "tiene un inmenso impacto negativo" en los refugiados. "La incertidumbre sobre el destino de los familiares que dejaron atrás, a menudo en situaciones peligrosas o en la indigencia, puede provocar un gran estrés, así como desórdenes del sueño y depresión", apunta.

"Estos (desórdenes) --prosigue el Comisario--, se interponen en fases esenciales del camino hacia la integración, como el aprendizaje de la lengua o la orientación al empleo. Mantener a los refugiados separados de sus familiares es una política desacertada que afecta negativamente sus esfuerzos de integración", asegura.

En cuanto a los menores, el Comisario incide en que la separación tiene en ellos un impacto "especialmente severo", ya se trate de menores que están en Europa sin compañía de ningún adulto, ya sean niños que esperan fuera de la UE a reunirse con sus padres en suelo comunitario.

"Debemos tener particularmente en cuenta a la 'generación perdida' de niños sirios desplazados de su país y que viven como refugiados en los países vecinos. Muchos de ellos esperan años para retomar sus estudios y para ellos, cada día que les es denegada la oportunidad de retomar su vida en Europa con sus familiares cuenta", dice Muznieks.

En cuanto a la gestión de los flujos, el comisario dice que denegar la reunificación familiar "choca con el objetivo de los Estados de garantizar una inmigración ordenada y prevenir los flujos irregulares". "Cortar o restringir las vías legales para venir a Europa, como dificultando la reagrupación familiar, sólo empuja a la gente desesperada por estar con sus familiares a encontrar opciones alternativas, irregulares y peligrosas, como el tráfico de personas por mar", asegura.

Considerando todo ello, y el hecho de que en diversos países de la Unión Europea los tribunales han venido dando la razón al derecho a la reunificación familiar de los refugiados, Muiznieks llama a los Estados a incorporar a sus legislaciones y políticas medidas como criterios amplios de elegibilidad de los familiares susceptibles de ser reagrupados, fortalecer la posición de los menores en estos procesos, eliminar "innecesarios plazos de espera" para iniciar los trámites y "levantar otras barreras, como los plazos tan cortos para presentar las solcitudes o los límites de edad".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies