Aerte dice que concertar plazas libres en la red de dependencia generaría 3.000 empleos y un retorno de 44 millones

Actualizado 10/01/2011 12:18:13 CET

VALENCIA, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación Empresarial de Servicios a Personas en Situación de Dependencia (Aerte), Alberto Giménez, ha asegurado este lunes que la apuesta por la concertación de plazas para la asistencia sociosanitaria a personas en situación de dependencia generaría más de 3.000 puestos de trabajo y un retorno económico neto de 44 millones de euros para la Administración General del Estado.

Giménez ha destacado en un comunicado que estas cifras se extraen de un estudio independiente sobre la ocupación de las cerca de 4.000 plazas disponibles actualmente en la Comunidad Valenciana, cuyo objeto es demostrar con "datos objetivos" que la aplicación de políticas sociales hacia servicios de atención a la dependencia basados en la apuesta por creación de plazas o prestaciones económicas vinculadas al servicio (PECV), "tiene un enorme efecto positivo sobre la sociedad y la economía" valenciana.

En este sentido, el presidente de la patronal de la dependencia ha subrayado que el informe indica que la apuesta por este modelo de política social "supone crear servicios de calidad y satisfacer adecuadamente los derechos de los dependientes junto a lo que podría calificarse de un negocio para el Estado, ya que genera empleo, retornos presupuestarios superiores al coste de las plazas y ahorra prestaciones por desempleo al erario público".

El presidente de Aerte ha recalcado que, "en estos momentos de crisis económica y de necesidad de reducir el déficit público, los estudios aportados por la patronal demuestran que hay sectores donde podemos incrementar las prestaciones sociales y al mismo tiempo reducir el déficit", por lo que este tipo de políticas e iniciativas "son las que verdaderamente necesitamos para salir adelante".

Como ejemplo, Giménez ha explicado que la política social orientada a la concertación de plazas "genera una enorme cantidad de nuevos empleos y de actividad económica, inexistente en el caso de la política orientada a cuidadores familiares". Así, sólo para cubrir la asistencia sociosanitaria de 4.000 usuarios en la Comunidad "se necesitarían 3.080 nuevos empleos, que se sumarían a los 12.000 empleos directos ya creados por el sector".

A estos datos se suma el análisis de los Ingresos fiscales (IVA e IRPF) derivados de la señalada política social "que asegura retornos presupuestarios superiores al coste de la misma, mientras que la prestación por cuidados familiares representa un gasto neto, porque no genera ningún retorno presupuestario".

Alberto Giménez ha indicado que la apuesta por la concertación de plazas "también tiene un efecto positivo en el ahorro de costes de este modelo de política social, ya que reduce la incidencia sobre las cuentas públicas de las prestaciones de desempleo y, asimismo, también incide en el recorte de los gastos sanitarios directos e indirectos para la Generalitat valenciana".

Por otra parte, según Giménez, las empresas que forman Aerte han recibido "con satisfacción" la calificación por parte de la Generalitat valenciana del sector sociosanitario como "estratégico" para la recuperación económica, lo que lo convierte en una de las "principales vías para superar la recesión por su capacidad para integrar innovación, competitividad e internacionalización de sus empresas y servicios".

En este sentido, Giménez ha considerado que, la decisión de la Generalitat de mantener las ayudas al sector sociosanitario dentro de los planes sectoriales de competitividad para 2011, "demuestra, una vez más, la importancia económica que ha adquirido este sector".