Rubiralta dice que la universidad "no solucionará la crisis actual pero preparará para la siguiente"

Actualizado 16/10/2008 16:26:43 CET

MURCIA, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Universidades del Ministerio de Ciencia e Innovación (MICINN), Màrius Rubiralta, afirmó hoy que la investigación y la creación de conocimiento por la universidad "no llegará a tiempo para solucionar la crisis económica actual" pero que "preparará para que España, en la próxima, tenga un nivel de conocimiento más cercano a los problemas sociales y económicos".

Rubiralta hizo estas declaraciones durante el acto de inauguración de las XVI Jornadas de la Comisión Sectorial de I+D de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) que este año albergó la Universidad de Murcia (UMU) y que girarán en torno a la nueva política estatal de I+D y la anunciada reforma de la actual Ley de la Ciencia, entre otros temas.

Además, el acto inaugural contó con la presencia del presidente de la Comisión Sectorial de I+D de la CRUE y rector de la Universidad de Valencia, Francisco Tomás Vert, junto el rector de la Universidad de Murcia, José Antonio Cobacho, y el consejero de Universidades, Empresa e Investigación de la Región de Murcia, Salvador Marín.

En este sentido, Rubiralta destacó que la universidad española "es la solución al problema económico", si bien apuntó que se trata de una solución "lenta". Al respecto, advirtió la conveniencia de que "todos los los colectivos universitarios entiendan la responsabilidad que tienen, y darla a conocer entre la sociedad".

Así, consideró "evidente" la responsabilidad de la universidad española "para responder a la preocupación de toda la sociedad, tanto de los grandes cambios que ocurren como de la situación económica global". Para ello, dijo que "tiene, entre sus funciones esenciales, crear conocimiento", por lo que defendió "acelerar su transformación en valor económico, en respuesta social y respuesta económica".

Al respecto, apostó por que "toda la transferencia de investigación y tecnología generada, así como toda la comercialización y protección de la propiedad intelectual e industrial, deberían ponerse de acuerdo en la misma línea para acelerar al máximo esta respuesta".

A su juicio, la universidad "ha pasado desapercibida delante de otros problemas, y el espacio de educación superior no se le ha dado el papel importante que tiene". Para justificarlo, añadió que, durante los últimos años, "ha existido un nivel de ciencia universitaria que representa entre el 60 y el 65 por ciento de toda la capacidad de conocimiento del Estado".

No en vano, Vert aclaró que la universidad "es lo que hace que a España le salgan las cuentas", y defendió, asimismo, el papel de la transferencia tecnológica para que España "de el salto económico y tecnológico para llevar su presencia a nivel mundial". Para ello, pidió recursos "no sólo para innovar, sino para innovar en algo que tenga aplicación específica".

De esta forma, criticó a aquellos que "piensan que la universidad es una institución a la que se le ha pasado la hora en materia de transferencia tecnológica y que va a ocupar un papel secundario", al tiempo que demandó "un papel protagonista tanto a los poderes públicos como a la comunidad universitaria, para exigirles que lo consigan día a día".

"Lo que hemos de procurar es que este conocimiento vaya al entorno de creación de innovación y riqueza, al mercado", dijo Rubiralta, quien confió en que esto servirá "para cambiar el sistema económico tradicional --que ha estado demasiado tiempo basado en la especulación-- por otro basado en el conocimiento, que ya fijó la estrategia de Lisboa de 2000, aunque no se ha aplicado con acierto".

En este sentido, determinó que la universidad "es esencial, porque es uno de los mayores generadores de conocimiento en este momento", y determinó que los más de 200 asistentes en Murcia a las XVI Jornadas de la Comisión Sectorial de I+D "son los que tienen en su mano acelerar los procesos de transformar el conocimiento en valor, y tienen que aprovechar al máximo las políticas estructurales".

Por su parte, Marín destacó igualmente la importancia de la transferencia del conocimiento, pero dijo que "sería inútil si no se adapta a las necesidades de la empresa", por lo que puso de manifiesto el mandato que recibió del presidente de la Región, Ramón Luis Valcárcel para reunir ambos elementos.

Así, hizo un llamamiento a la empresa "para que aporte sus recursos a la investigación", al tiempo que aprovechó la presencia del secretario de Estado de Universidades del MICINN para que "que mande recursos a la Región de Murcia, porque aquí hay investigadores muy buenos y deseosos por investigar".

Además, dijo que su Consejería "quiere trabajar y aunar ese esfuerzo", y destacó que su departamento de nueva creación "deja patente la apuesta del Gobierno regional con la I+D+I". Durante su intervención, presentó el Plan de I+D+i de la Región de Murcia, y expuso la situación de la Región de Murcia en materia de investigación.

CAMPUS DE EXCELENCIA INTERNACIONAL.

En opinión de Rubiralta, existe una preocupación adicional de que "las universidades han desgranado su fortaleza al diversificar su estructura en departamentos de investigación, y transferencia de investigación, lo que ha desdibujado su papel investigador ante la sociedad".

En este sentido, apostó por una "agregación" de parques científicos, hospitales universitarios, centros tecnológicos y empresas, entre otros organismos vinculados con la investigación, alrededor de las universidades.

Al hilo, explicó que el MICINN "está incorporando una nueva idea que es la estructuración de los potenciales alrededor de las instituciones de educación superior", que consistirá en que todos los actores ubicados en un entorno territorial próximo a una universidad "se alineen para que, a nivel de una agregación estratégica, podamos ejercer respuestas conjuntas más efectiva a los retos"

Es lo que denominó Campus de Excelencia Internacional, en virtud del cual, las universidades "deben constituir un centro de gravedad alrededor del que los otros agentes se reúnan", por lo que determinó que la solución "está en agregar valores y sumar entre todos".

Asimismo, se refirió a la renovación de la Ley de la Ciencia, vigente desde hace más de 25 años y que "fue uno de los grandes avances para convertir una españa atrasada en moderna", aseguró. Al respecto, determinó que, en este momento, ya está redactado un primer documento de base que se presentará en estas jornadas.

Este primer documento de base, que el Ministerio prevé poner en funcionamiento dentro de seis meses, "está abierto a toda la comunidad para discutir los elementos fundamentales, queremos que tenga durabilidad, como la anterior, ha de consensuar voluntades de todos los agentes, y el papel de las universidades debe ser fundamental".

En cuanto a la financiación de las universidades, dijo que representa "uno de los retos" que tiene en la actualidad ya que "no permite mantener las reglas del juego de hace cinco o diez años y, aunque las comunidades autónomas han articulado nuevos mecanismos de asignación, algunas fórmulas de financiación han quedado obsoletas".

Para solucionar esta situación, dijo que los rectores "estamos intentando poner sobre la mesa el análisis de esta situación, y el conjunto de las apreciaciones las hemos llamado Universidad 2015, mediante el que la universidad española, en definitiva, debe modernizarse porque los retos se están acelerando".