Europa Press EP Social


Hacer Familia


CajaSol


Cáritas


EP Social
Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 11/12/2012
Más de la mitad publican principalmente en Internet

Un total de 232 periodistas cumplen prisión en todo el mundo, el número más alto en 20 años, según CPJ

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 232 periodistas cumplen prisión en todo el mundo, 53 más que en 2011 y la cifra más elevada desde que el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés) comenzó a llevar recuento de profesionales de los medios tras las rejas en 1990, según ha informado la asociación.

   El CPJ ha achacado este "récord" de periodistas privados de su libertad (para encontrar la anterior cifra más alta hay que remontarse a 1996 con 185 periodistas encarcelados) a la generalización del uso de cargos de terrorismo y otro tipo de delitos contra el estado, como la traición o la subversión, para perseguir a los periodistas más independientes.

   Más concretamente, la asociación señala a China (32 periodistas encarcelados), Irán (45 periodistas encarcelados) y especialmente Turquía, que encabeza la lista de periodistas encarcelados, con 49 periodistas entre rejas (docenas de ellos Kurdos), como los países en dónde más se utilizan estas tácticas consistentes en dictar "imprecisas" leyes sobre crímenes contra el Estado con el objetivo de "silenciar la disidencia política". Al menos 132 periodistas cumplen prisión en el mundo por este tipo de delitos, según el CPJ.

   Por detrás de estos tres países se sitúa Eritrea y Siria, con 28 y 15 periodistas cumpliendo prisión en sus cárceles, respectivamente, en muchos casos sin cargos o en cárceles secretas sin acceso a un abogado o sin la posibilidad de contactar con sus familias. En todo el mundo, 63 periodistas sufren esta suerte.

   Mientras, Vietnam, Azerbaijan, Etiopia, Uzbekistan y Arabia Saudí completan la lista de los diez países con más periodistas encarcelados. En dos de esas naciones, Azerbaijan y Uzbekistan, se han usado cargos falsos y no relacionados con el trabajo de los periodistas, como el vandalismo o la posesión de drogas para silenciar a los periodistas, según el CPJ. En total 19 profesionales de los medios de comunicación cumplen prisión en todo el mundo acusados de este tipo de cargos falsos.

   La censura se ha modernizado en paralelo a la profesión periodística, y de los 232 periodistas encarcelados, algo más de la mitad (118) publicaban su trabajo periodístico principalmente en Internet. Para el CPJ, la proporción es "consistente" con la que la asociación viene observando en los últimos años, en los que ha detectado un "aumento significativo" en el número de reporteros 'online' encerrados.

   Por medio de comunicación, el segundo grupo más numeroso es el de los periodistas que escribían para periódicos, con 77 profesionales encarcelados, seguidos de los detenidos que trabajaban en radio, televisión o en la grabación de documentales.

   "Básicamente, están criminalizando el periodismo", señala en el informe Martin Schibbye, un periodista sueco que fue encarcelado junto a un colega, Johan Persson, durante más de 14 meses en Etiopía. Ambos fueron acusados de terrorismo porque había viajado con un grupo separatista como parte del proceso de investigación para su crónica. "En nuestra profesión, necesitas hablar con las dos partes para construir una historia y ellos están criminalizando hablar con una de las partes del conflicto", explica.

   EL CPJ ha afirmado que los periodistas no deberían ser encarcelados por hacer su trabajo y ha enviado varias cartas expresando sus "serias preocupaciones" a cada uno de los países incluidos en los que ha podido constantar que existen profesionales de los medios de comunicación entre rejas.

Compartir
Enviar a tuenti
Enviar a linkedin
Twitter
Facebook
Google Plus


 

www.epsocial.es es el diario social de la Agencia Europa Press.
© 2014 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.