Evernex crea un índice que evalúa la huella de carbono de sus clientes

Gráfico Ahorro Evernex
EVERNEZ
Publicado 14/02/2018 12:00:37CET

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El grupo Evernex ha desarrollado un índice que evalúa la huella de carbono de 60 de sus clientes a través de un estudio de la reducción del impacto energético y medioambiental que se basa en los datos del fabricante, el número de años de colaboración, el número y el tipo de equipo, el recuento de intervenciones y la posible sustitución de piezas, según ha informado la entidad.

De esta forma, el resultado del estudio se entrega al cliente en forma de certificado, para lo que el grupo ha trabajado en colaboración con la empresa Toovalu para producir el medidor.

"Nuestro concepto es ofrecer una alternativa a la compra sistemática de nuevos equipos. Hacer que sean conscientes de que arrancar en un ciclo de construcción de equipos tiene un impacto colosal en términos de energía utilizada y en el medio ambiente", ha señalado la responsable de RSC de Evernex, Cinda Romdhane.

Además, la empresa decidió, hace año y medio, realizar un barómetro social a 250 empleados de las distintas filiales para entender mejor sus expectativas y necesidades dentro de la empresa, tras lo que los resultados fueron comunicados a los empleados.

"El éxito del barómetro de 2016 nos hizo querer repetir esta operación: decidimos hacer una encuesta cada 18 meses. Esta herramienta nos permite valorar los sentimientos de los empleados sobre las acciones implementadas y evaluar así su bienestar dentro de la empresa. Es esencial para nosotros que todos se sientan cómodos", ha subrayado Romdhane.

Además, según el presidente de Evernex, Bruno Demolin, este principio de diversidad también se tiene en cuenta en el proceso de selección de la empresa en el que los títulos no son un criterio de selección sino que los empleados se eligen según su "potencial" y sus "competencias".

Asimismo, Evernex ha colaborado y apoyado la escuela TANAT en Níger desde hace 9 años donde ha creado aulas y salas informáticas y se equiparon con todo el equipamiento informático necesario. "Hoy hay 12 clases disponibles: 420 alumnos pueden beneficiarse de una educación de calidad y queremos continuar con esta aventura", ha concluido Bruno Demolin.