Pescadores españoles promoverán la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente del sector en España y el Índico

Recogida de FAD en las islas Seychelles
OGAPAC
Publicado 13/01/2018 11:10:41CET

   MADRID, 13 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El sector pesquero español desarrollará durante este año distintos proyectos para mejorar el desarrollo sostenible de la pesca y el cuidado del medio ambiente marino para evitar el abandono de basuras y otros residuos en el mar.

   Así, la Confederación Española de Pesca (CEPESCA) ha lanzado el proyecto 'Fish Recycle', con el que proporcionará formación y asesoramiento a partir del 1 de febrero a más de un centenar de trabajadores del sector en materias como la recogida y gestión de basuras marinas, proyectos de sostenibilidad y diversificación de estos materiales recogidos en el mar para crear nuevos productos o materias primas.

   La responsable de proyectos de investigación de CEPESCA, Nadia Moalla, ha explicado a Europa Press que la iniciativa forma parte del proyecto 'Fish-Recycle', dentro del programa Emplea Verde de la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA).

   Así, ha señalado que se realizarán cinco cursos 'on-line' de 50 horas de duración durante cinco meses con carácter gratuito sobre recogida y gestión de basuras marinas cuyos destinatarios serán trabajadores arrastre, palangre, cerco y artes menores de Andalucía, Galicia, País Vasco, Comunidad Valenciana y Cataluña.

   A continuación, se seleccionará a 100 de estos profesionales que recibirán asesoramiento personalizado para comenzar proyectos de diversificación. Con ellos se analizará el desarrollo de actividades de economía circular dirigidas, por ejemplo, según la responsable, a la recogida, valorización de residuos e incluso se ayudará en el diseño del plan financiero del proyecto, la relación con proveedores o la puesta en marcha del modelo. La representante de CEPESCA señala que se trata de buscar oportunidades de economía circular y de networking.

   El Programa empleaverde es una iniciativa de la Fundación Biodiversidad para impulsar el empleo y el emprendimiento verde en España y cuenta con financiación del Fondo Social Europeo en el marco del Programa Operativo Empleo, Formación y Educación 2014-2020 para crear empleo, aumentar las competencias y la cualificación de los trabajadores.

   "La formación se dirige a todos los sectores vinculados por el mar que están preocupados por los residuos en el mar", ha destacado Moalla, que añade que además de fomentar la diversificación en economía azul hacia modelos más sostenibles se trabajará en la sensibilización sobre la Red Natura 2000, entre otros aspectos.

   "Queremos iniciar un camino nuevo que no se ha recorrido hasta ahora. Hay muchas iniciativas dispersas y queremos sentar las bases de una formación homogénea para todos", ha resumido Moalla que ha asegurado que la pesca es un sector pese a no parecerlo está "muy vinculado" a la estrategia europea de plásticos, la conservación ambiental, la sostenibilidad y la economía circular.

ATUNEROS ESPAÑOLES CONTRA EL ABANDONO DE FAD EN SEYCHELLES

   Por otro lado, desde la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC), su director gerente, Julio Morón, ha señalado a Europa Press que se ha prorrogado por un año más el acuerdo firmado en 2016 con la Island Conservation Society (ICS), la Island Development Compani (IDC) y la Autoridad Pesquera de Seychelles (SFA), para retirar los dispositivos FAD --que fomentan la concentración de peces-- que presentan riesgo de varamiento en las playas, artes de pesca, corales y otras zonas del archipiélago del Índico.

   Morón ha detallado que los atunes tropicales de forma natural suelen concentrarse bajo objetos que flotan en el mar y que por eso se ponen objetos artificiales para concentrar estas poblaciones y, además, poder conocer las poblaciones y sus desplazamientos.

   Ante este conocimiento, los pescadores tienen autorización de colocar estos objetos artificiales con unas boyas de plástico que se sueltan a la deriva y que tienen localización por satélite que, además proporcionan datos sobre la biomasa que se concentra debajo, con lo que el pescador sabe donde tiene que ir a pescar.

   Así, ha indicado que estos objetos suelen ser unos cuadros o rejillas de cañas de bambú u otros materiales naturales no contaminantes de unos dos metros cuadrados que flotan y esto es, precisamente, lo que el proyecto Fad Watch se compromete a recuperar para evitar su riesgo de varamiento en Seychelles.

   En la actualidad, 15 buques cerqueros españoles, integrados en Opagac se integran en este acuerdo e invita a los 37 cerqueros de otros países que operan en la zona de Seychelles y Madagascar a sumarse a la iniciativa o a emprender proyectos similares para eliminar totalmente el impacto medioambiental de estos dispositivos al final de su vida útil.

   "Ahora es el momento de que otras flotas se unan al proyecto para ayudar a las Seychelles a lograr entornos de arrecifes y playas totalmente libres de desechos de FAD en un futuro cercano", ha subrayado.

EVITAR DAÑOS AMBIENTALES Y BASURA MARINA

   Morón ha añadido que mediante el proyecto se avisa a los técnicos de la ONG ICS de que estos FAD van a pasar a la zona y se les ha proporcionado un software por el que son capaces de controlar cualquier boya en su territorio y, de este modo, se recuperan estos dispositivos a la deriva para evitar que se enmalle en corales, redes o en el fondo marino dentro de las 12 millas que circundan una isla o zona costera, donde los barcos de OPAGAC no pueden pescar al tratarse del mar territorial.

   De ahí que el proyecto permita rescatar estos fad que llegan a la deriva dentro de estos límites territoriales y acaban en playas, redes o corales mediante el control de estas boyas en las zonas de seguridad. En el marco del acuerdo, OGAPAC recoge estos aparatos que después recoge la patronal atunera española en un pequeño buque auxiliar, de modo que se recoge este material del mar y las boyas se recuperan y reciclan para ser usadas de nuevo.*

   En este contexto, ha explicado que la organización regional del Índico permite a cada barco tener en el agua hasta 350 boyas activas, una cifra que hace dos años era de 500 fad y que el sector ha acordado reducir su número. En total, ha dicho que en los últimos seis años se han detectado 200 boyas.

   A continuación ha adelantado que en el mes de mayo se acometerá un análisis científico de toda la información que proporcionan las boyas que se están recuperando mediante un proyecto que se realiza con el Instituto Español de Oceanografía y el Instituto vasco AZTI-TECNALIA.

   "Tenemos una gran conciencia de nuestra responsabilidad a la hora de mantener los recursos de los que vivimos y llevamos muchos años trabajando con ONG", ha asegurado Morón que recuerda el programa de mejora de pesquerías que desarrolla con WWF para mejorar el sistema de pesca para que sea más responsable.

   En este contexto, ha deseado que en el futuro este proyecto se pueda trasladar al resto de pesquerías de atún tropical (rabín, listado y patudo) y no solo a la española que supone el 7 por ciento del total mundial o la europea, con el 11 por ciento del total.

   Finalmente, ha precisado que cada año se pescan en el mundo cerca de cinco millones de toneladas de atún tropical y ha defendido que el sector español cumple con la regulación "estricta" de la UE, por lo que confía en que este modelo se pueda trasladar a otras flotas del mundo contra las que España compite como China, Corea u otras flotas asiáticas.

   La flota de OGAPAC en Seychelles y Mauricio (15 barcos: 9 de bandera española y 6 de bandera Seychelles) emplea entre 8.000 y 10.000 personas en el sector de la transformación del atún. En total, OPAGAC cuenta con 47 buques atuneros en todo el mundo que alcanzan una facturación de 400 millones de euros.