RSC.- El Ayuntamiento de Pamplona utilizará papel reciclado en todas sus dependencias y servicios municipales

Actualizado 02/02/2006 18:31:02 CET

El consistorio también tiene en marcha un plan de recogida selectiva y pone en práctica sencillas medidas de ahorro que son muy eficientes

MADRID, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

Desde mediados del pasado mes de enero el Ayuntamiento de Pamplona ha aprobado una nueva Instrucción por la que se establece la utilización del papel reciclado "con carácter general" en todas las dependencias y servicios municipales. Se trata de una iniciativa que ha sido promovida por el Área de Medio Ambiente y Sanidad, a través de la oficina de 'Agenda 21 Local', y está asociada a la recogida selectiva de papel y otros residuos en las dependencias municipales.

Según informa el Área de Participación Ciudadana del consistorio en nota de prensa, ambas iniciativas forman parte de un programa de ambientalización interna más amplio iniciado en la primavera de 2004 para la incorporación de criterios ambientales en los contratos municipales o 'contratación verde', como consecuencia del compromiso del municipio con el desarrollo sostenible.

El papel reciclado comenzó a utilizarse experimentalmente en el Área de Medio Ambiente y Sanidad entre marzo y octubre de 2001, como paso previo a la implantación en las demás áreas municipales, y desde entonces sigue utilizándose ininterrumpidamente en determinados usos y servicios del Área. Lo mismo ocurre con la recogida selectiva de residuos, en práctica en el Área de Medio Ambiente y Sanidad desde el 2000, un año antes que en las demás áreas.

El uso del papel reciclado reviste especial importancia para el Ayuntamiento de Pamplona por los beneficios ambientales que se derivan de su utilización, dado el considerable volumen que alcanza el consumo de papel en la Administración municipal, "y por su efecto ejemplificador ante la ciudadanía y las demás Administraciones Públicas como buena práctica ambiental", recuerda el comunicado.

VENTAJAS DE SU USO

Las principales ventajas ambientales del uso del papel reciclado y de la recogida selectiva son, entre otros, que el papel recuperado evita la destrucción de masas forestales y, por tanto, la desertización del terreno. Por cada tonelada de papel cien por cien reciclado fabricado se evita la tala de 14 árboles.

Además, se minimiza el volumen de vertederos, contribuyendo a la solución de uno de los problemas ambientales más generalizados. Los vertederos se saturan y colman produciendo emanaciones de gases y líquidos que contaminan la atmósfera y los acuíferos. El empleo de papel reciclado mantiene las fibras de celulosa dentro del circuito de consumo.

Con su uso también se puede ahorrar un 86% de agua con respecto al consumo realizado en las fábricas tradicionales de papel, en procesos como el descortezado y troceado de los árboles, en la cocción química sin reutilización del agua. Además se elimina la emisión de efluentes gaseosos químicos, el proceso sólo emite vapor de agua.

El papel reciclado que utilizará el Ayuntamiento de Pamplona será cien por cien reciclado a base de papel postconsumo, ecológico (no blanqueado con cloro o productos organoclorados), de 80 gr/m2., 80 grados de blancura, y durabilidad previsible de 200 años.

Asimismo se utilizará el papel reciclado en la edición de toda clase de material de propaganda o de divulgación de actividades municipales: desplegables, folletos, carteles, programas de mano, catálogos, etc.

Para la edición de esta clase de publicaciones en papel reciclado, se especificará en los pliegos de prescripciones técnicas las características en los dos aspectos relevantes ambientalmente de la producción de papel: origen de las fibras (papel elaborado a partir de fibras recicladas en un valor del 90%) y proceso de blanqueado: haber sido blanqueado sin uso de cloro (TCF).

En cuanto a la racionalización del uso del papel la Instrucción cursada a las áreas municipales señala que "es objetivo principal la racionalización del uso del papel en general, bajo criterios de ahorro, reutilización y posterior reciclaje y mediante unas sencillas prácticas".

Entre ellas, colocar cajas junto a máquinas fotocopiadoras e impresoras que permitan recoger papel escrito por una cara para su reutilización, reutilizar papel copiado o impreso a una sola cara como papel de notas, borradores, etc; copiar o imprimir a doble cara, hacer sólo las impresiones o copias estrictamente necesarias, corregir a mano las últimas faltas o erratas de documentos para uso interno o evitar el envío de faxes cuando la información se puede remitir desde el ordenador.

RECOGIDA SELECTIVA

Para garantizar la recogida selectiva de papel es necesario que la papelera existente en cada puesto de trabajo sólo se utilice para recoger papel, debiendo depositarse los demás residuos en los contenedores de tres compartimentos instalados en las dependencias municipales para recogida de vidrio, envases y resto de residuos.

La primera campaña general de recogida selectiva de residuos, iniciada en enero de 2001, se destinó directamente a 425 empleados de las nueve áreas administrativas existentes entonces, y a los 27 corporativos municipales, y comenzó con la instalación de contenedores especiales en cada planta de los edificios de oficinas municipales para la recogida separada de determinados residuos (materia orgánica, vidrio y plástico y otros) y la colocación de un contenedor por edificio para la recogida del papel, de cuyo vaciado y pesaje se encarga la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona.

Esta medida se complementaba con la utilización de las clásicas papeleras existentes en cada puesto de trabajo para la recogida de papel exclusivamente y la de otros contenedores específicos para residuos como pilas y cartuchos de fotocopiadora, fax e impresoras.

Entre los edificios que toman parte en este programa de recogida selectiva se encuentra la Casa Consistorial, la Escuela de Música, el Centro Cultural Navarrería, la Agencia Energética, Protección Ciudadana, o los Servicios Municipales.