Coordinadora contra las Térmicas y ecologistas dicen que el Plan Energético está hecho "a medida" de las eléctricas

Buscador

Actualizado 02/02/2006 17:18:12 CET

Creen que el documento "adolece de ningún consenso social" y es "incompatible" con la salud pública y el Protocolo de Kyoto

SANTANDER, 2 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma de AMPAS de Torrelavega, la Coordinadora contra las Térmicas del Besaya, Ecologistas en Acción y ARCA denuncian en sus alegaciones al Plan Energético Regional, cuyo plazo de exposición pública finalizó el pasado 31 de enero, que el documento elaborado por la Consejería de Industria es "un plan a medida de las grandes corporaciones eléctricas" involucradas en la instalación de dos centrales térmicas de ciclo combinado en Cantabria (Enel-Viesgo y Electrabel).

Aseguran además que el plan es "incompatible con la salud pública" y con el cumplimiento del Protocolo de Kyoto, que "no es sostenible porque no apuesta por las energías renovables" y que "es una falacia supeditar el crecimiento económico a la generación eléctrica". "La importación de energía no hipoteca el desarrollo industrial de una comunidad", sostienen.

La Plataforma de AMPAS de Torrelavega, la Coordinadora contra las Térmicas del Besaya, Ecologistas en Acción y ARCA consideran que "sólo los intereses" de Enel-Viesgo y Electrabel "parecen explicar el desmedido interés de la Consejería de Industria en que Cantabria se convierta en una gran generadora de energía eléctrica no renovable".

En cuanto al consenso social, denuncian que el Plan Energético Regional no se ha consultado a los sindicatos ni a otros colectivos sociales. Asimismo, aseguran que es "incompatible con la salud pública" en la medida que propone dos centrales térmicas de ciclo combinado en la comarca de Torrelavega, "cuya contaminación supera con creces los niveles legales permitidos de algunos contaminantes".

EMISIONES DE CO2

"La instalación de una sola térmica contribuiría al empeoramiento de la calidad del aire y en consecuencia de la salud de una de las comarcas más densamente pobladas de la región", afirmó hoy en rueda de prensa la portavoz de ARCA, Marián Sáez, quien aseguró que sólo una de las térmicas (la de Sniace-Electrabel) significaría un incremento de un 45% de las emisiones de CO2 de toda Cantabria, y si no se considera el saldo energético, del 96%.

Para estos colectivos, el Plan Energético también es "incompatible" con el cumplimiento del Protocolo de Kyoto porque propone un aumento del 20% de las necesidades energéticas cuando Cantabria está actualmente "30 puntos por encima" de los objetivos recogidos en dicho protocolo, lo que "resta competitividad al sector industrial", según aseguró el portavoz de Ecologistas en Acción, Bernardo García.

Asimismo, consideran "injustificable" que la participación de las energías renovables propuesta en el documento sea "sólo de un 6,2%, frente a un 20,3% de promedio en España". Así, critican que se "ignore" el potencial energético de la región para producir energía renovable cuando, según el último informe de Greenpeace, Cantabria "podría generar electricidad suficiente para satisfacer 24 veces su demanda desarrollando solamente su potencial solar o seis veces desarrollando su potencial eólico terrestre".

En el área de la energía eólica, el Plan Energético Regional establece, según Ecologistas en Acción, tres zonas "muy reducidas" en Los Tornos, Reinosa y El Escudo, pero con una concentración "enorme" de aerogeneradores -entre 250 y 300-, lo que "va a producir un gran rechazo social".

Bernardo García opinó que se está dando motivos a los detractores de la energía eólica, sobre todo porque se renuncia a aprovechar la línea de costa, que es "la que más potencial tiene", y se concentra "en las zonas más deprimidas" de la región.