Ecologistas denuncia un nuevo fallo en la central nuclear cacereña de Almaraz I e insiste en su cierre

 

Ecologistas denuncia un nuevo fallo en la central nuclear cacereña de Almaraz I e insiste en su cierre

Buscador

Actualizado 01/02/2006 19:05:02 CET

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

La ONG Ecologistas en Acción denunció hoy un nuevo fallo en el funcionamiento de la central nuclear de Almaraz I, en Cáceres, en esta ocasión, referente a la actividad de una de las dos turbobombas que mueven el agua en el circuito secundario de los generadores de vapor.

Según recuerda EA en un comunicado, este fallo hizo parar la central ayer y se suma a los otros problemas que tiene la central, "que aumentan su inseguridad". Según sus datos, en el día de ayer sobre las 7:30 de la mañana, se produjo una parada no programada de la central debido al fallo de una de las bombas que mueven el agua en el circuito secundario.

Aunque ésta se reparó durante el día y es posible que hoy mismo la central vuelva a entrar en funcionamiento, Ecologistas ha pedido una vez más el cierre definitivo de ésta.

Se trata de una central de agua presurizada que genera electricidad mediante generadores de vapor. El calor generado por las reacciones nucleares se extrae mediante un circuito de refrigeración primario que lo cede en los generadores de vapor.

El agua que entra en ellos y se convierte en vapor se mueve mediante dos turbobombas que mantienen el flujo apropiado para extraer el calor del generador que, a su vez, se ha extraído del núcleo de la central. El mantener este flujo de agua es, por tanto, básico para la seguridad de la central.

El fallo de una de las bombas que mantienen el flujo de agua es un problema que obliga a parar la central y a actuar a los sistemas de seguridad. Las bombas que hacen recircular el agua deben ser sometidas a minuciosas inspecciones y a procesos de mantenimiento apropiados durante las paradas para recarga de combustible para evitar este tipo de sucesos.

En Almaraz "no es éste el primer incidente que hay que achacar a un mal mantenimiento", insiste la ONG. El fallo en 2003 del motor generador cabe también atribuirlo a las malas operaciones de mantenimiento. A su juicio, ésta es la forma que tiene los explotadores de centrales nucleares de ahorrar dinero que, a la postre, tiene efectos muy negativos sobre la seguridad.

De esta forma "se han ido acumulando los problemas de la central", lo hace que Ecologistas en Acción reitere su petición de cierre y solicita que se elabore un calendario de cierre programado del resto de centrales nucleares españolas. Mientras ésten se pone en práctica, la ONG pide también que se realice "una vigilancia cercana de los procedimientos de inspección y mantenimiento para garantizar la seguridad dentro de niveles razonables".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies