RSC.-Garoña.- PSOE exige al Gobierno que derogue el decreto que permite la reapertura de la central y mantenga su cese

Buscador

 Activistas De Greenpeace Exigen El Desmantelamiento De La Central De Garoña
MARIO GOMEZ / GREENPEACE
Actualizado 07/07/2015 23:08:50 CET

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

El PSOE exige al Gobierno en el Congreso que derogue el decreto por el que se permite la renovación de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos), que se encuentra en situación de cese definitivo de explotación desde el 6 de julio de 2013.

Así, ha registrado una proposición no de ley, a la que ha tenido acceso Europa Press, para su debate en el Pleno de la Cámara Baja, en la que vuelven a reclamar, como ya han hecho en alguna ocasión en el Congreso, la petición al Gobierno para que desarrolle un plan de incentivación de la actividad económica de la comarca.

Por otro lado, el PSOE reclama que se garantice la máxima seguridad en el almacenamiento de residuos radioactivos, tanto en El Cabril, como en el previsto Almacén temporal centralizado de residuos nucleares (ATC) de Villar de Cañas, actualmente en construcción.

Según defiende el diputado canario José Segura, la energía nuclear "no es la energía del futuro" porque "no es ni limpia, ni segura, ni imprescindible, ni barata". "Tampoco es la respuesta adecuada ante el desafío del cambio climático", remacha el socialista.

En el caso de España, ni siquiera es una energía "autóctona", critica, ya que el uranio que se utiliza como combustible hay que importarlo de terceros países, contribuyendo así al déficit comercial.

Además, alerta de que la confianza en la "seguridad' de las centrales nucleares resulta hoy "particularmente cuestionada" tras la catástrofe de Fukushima, cuyas consecuencias siguen aún fuera de control, a pesar de las ingentes cantidades de recursos públicos invertidas para evitar fugas de radioactividad (al aire y al agua), así como para descontaminar el entorno de la central.

Igualmente, el diputado del PSOE sostiene que la energía nuclear no resulta en absoluto "imprescindible", teniendo en cuenta el rápido desarrollo de las energías renovables, con tecnologías cada vez más baratas y con capacidad creciente de generar energía de forma continuada.

En su argumentación, el parlamentario canario llama la atención sobre la edad promedio del parque mundial de reactores nucleares, que ronda los 29 años, lo que da una idea del aumento de los costes en seguridad que este envejecimiento conlleva, a los que hay que sumarles las "cuantiosas inversiones" de las obligadas mejoras post-Fukushíma.

UN MIX ELÉCTRICO DIVERSIFICADO

Así, recuerda la apuesta socialista por un mix eléctrico diversificado, con una progresiva reducción en el uso de la energía nuclear, y cita la moratoria nuclear, el cierre de Zorita en 2002, o el cierre en 2013 de Garoña gracias al ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

En este contexto, evidencia que, todavía hoy y a pesar de los cambios regulatorios "dramáticamente consolidados por el Gobierno del PP" España estaría en condiciones de alcanzar en 2030 un porcentaje del 70% de electricidad producida con energías renovables, sin ninguna aportación de energía nuclear.

Para ello, sería necesario emprender de inmediato una auténtica transición energética, acorde con nuestro compromiso de lucha contra el cambio climático, basada en una profunda reforma del mercado eléctrico, una propuesta que, a su juicio, permitiría, además, reducir el déficit de tarifa, incentivar la innovación, y reducir la elevada dependencia exterior de España en materia energética.

"Esa es la propuesta que los socialistas ofrecemos como base para un amplio acuerdo social, económico y político, que dote de la suficiente seguridad jurídica a la política energética española, garantizando así la inversión necesaria para impulsar la imprescindible transición por la que ya trabajan los principales países de nuestro entorno", sentencia el socialista.

PETICIÓN AL GOBIERNO

Es por ello por lo que plantea igualmente al Gobierno el inicio de inmediato de un proceso de diálogo con todas las fuerzas políticas, económicas y sociales, para elaborar una Estrategia Energética a medio y largo plazo, consistente con la 'Hoja de Ruta de la UE para una economía baja en carbono en el horizonte 2050', y con las directivas europeas vigentes, que implicará el cierre de las instalaciones nucleares.

Finalmente, plantea que el Gobierno requiera al CSN una actualización del conocimiento sobre riesgos sísmicos en todos los emplazamientos nucleares, para la consecuente implantación de medidas de seguridad acordes a la redefinición de los respectivos riesgos sísmicos.

 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies