Instituto de Innovación para el Bienestar Social y Vodafone investigarán sobre el envejecimiento y las dependencias

Buscador

Actualizado 14/07/2006 20:41:01 CET

Garantizarán mayor grado de autonomía a ciudadanos que se encuentran en situación de dependencia por su avanzada edad o estado de salud

MADRID, 14 Jul. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, presentó hoy en Málaga el Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano, un nuevo centro de investigación de ámbito internacional para dar respuesta a las nuevas necesidades que demanda la sociedad actual, derivadas del envejecimiento de la población o las situaciones de dependencia. La Fundación Vodafone colaborará económicamente en el apoyo a esta iniciativa.

Preciasamente, el Instituto quedó hoy constituido formalmente mediante el acuerdo suscrito entre el consejero de Innovación, el rector de la Universidad Internacional de Andalucía, Juan Manuel Suárez Japón, y el director general de la Fundación Vodafone España, José Luis Ripoll.

"Se trata de un proyecto que pretende convertirse en una referencia internacional en la atención a los problemas derivados del progresivo envejecimiento de la población y las situaciones de dependencia, centrándose en el desarrollo y la aplicación de las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) a la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos", explican estas entidades en un comunicado.

Entre las prioridades del nuevo centro se encuentra la generación del conocimiento necesario para garantizar el mayor grado de autonomía posible de ciudadanos que en la actualidad se encuentran en situación de dependencia por su avanzada edad o su estado de salud, en todos sus ámbitos de desarrollo (ya sea doméstico, laboral o de ocio).

Para ello, el Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano, impulsará trabajos de experimentación que faciliten el desarrollo de nuevos entornos tecnológicamente asistidos y den soluciones funcionales a problemas concretos de ciudadanos con algún tipo de limitación.

El Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), en Málaga, y el Parque Tecnológico Ciencias de la Salud (PTS), en Granada, serán las sedes del Instituto, aunque buena parte de su trabajo se desarrollará vía 'on line'.

Por su parte, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa impulsora del proyecto, se compromete, a través del acuerdo alcanzado hoy, a aportar el conocimiento técnico y a desarrollar las acciones administrativas necesarias para la puesta en marcha del centro.

Asimismo, la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) se ocupará de la gestión del proyecto, fomentando o colaborando en el desarrollo de actividades con otras entidades, mientras que la Fundación Vodafone España aportará 600.000 euros para sufragar la financiación de la promoción y el lanzamiento del proyecto.

EQUIPO MULTIDISCIPLINAR

El director del Centro de Innovación para la E-Salud Global de la Universidad de Toronto (Canadá), Alejandro Jadad, será la persona que estará al frente del centro, que contará con un equipo de trabajo multidisciplinar formado inicialmente por alrededor de 30 profesionales de distintos ámbitos, como psicólogos, sociólogos, antropólogos, médicos, tecnólogos, informáticos o ingenieros, entre otros, que se encargarán de plantear hipótesis de trabajo para el posterior desarrollo de soluciones y mejoras en cuyo diseño y validación participarán también sus potenciales usuarios.

Estas actuaciones abarcarán desde mejoras en el campo de las telecomunicaciones o la informática (usos alternativos del teléfono móvil, PDA, etc), dispositivos de monitorización wireless en telemedicina (pulsioxímetros, electrogradiamas, etc), soluciones domóticas (telecontrol de persianas, luz, alarmas, etc) o electrónica de ocio (hi-fi, cine en casa, videoconsolas, etc).

Pero no sólo el hogar, el lugar de trabajo o el hospital se verán implicados en líneas de trabajo del nuevo Instituto. Las actividades al aire libre serán también objeto de experimentación y mejora de este centro, con el objetivo de que, entre otras actuaciones, el ejercicio físico pueda ser evaluado mediante entornos inteligentes ambientales que chequeen la respiración, el ritmo cardiaco o el tono muscular, previendo sobreesfuerzos.

El habitáculo del coche se convertirá también en un nuevo campo de experimentación con el fin de investigar nuevos sistemas de seguridad, como la desaceleración del motor ante signos clínicos de apnea del sueño o similar, o, el bloqueo del vehículo, impidiendo su arranque si el nivel de alcohol del aire supera el máximo legal.

 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies