La Universidad de Navarra encarga a la ONCE un auditoría para detectar deficiencias en el acceso de discapacitados

Buscador

Actualizado 15/02/2006 18:30:42 CET

PAMPLONA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Universidad Pública de Navarra ha encargado una auditoria al Grupo Fundosa de la ONCE, con el fin de detectar las principales barreras sensoriales y de comunicación que dificultan el acceso de personas con discapacidad a las instalaciones y servicios universitarios.

Los resultados de este estudio, financiado por Caja Navarra, se utilizarán para el diseño del Plan de Accesibilidad a la Comunicación en el que trabajan la Adjuntía de Relaciones Sociales y de la Comunidad, conjuntamente con la Gerencia de la Universidad.

Los técnicos de Fundosa que llevan a cabo el trabajo han visitado recientemente la Universidad de Navarra; Carlos Galán Saco, Teresa Gallo del Valle, Salud Martín Díez-Madroñero y Lucía Sáenz Vegas. En su estancia en el campus navarro, pudieron conocer las instalaciones del centro y mantuvieron diversas entrevistas con responsables académicos y de gestión de la Universidad.

Todo ello con el objetivo de detectar los problemas más habituales que se encuentran las personas que tienen dificultades en aquellos aspectos relacionados con la comunicación.

En el marco de su Plan Estratégico para el periodo 2005-2008, la Universidad Pública de Navarra contempla como uno de sus objetivos, el favorecer el acceso a la Universidad a las personas y colectivos con escasa presencia en la misma, facilitándoles mecanismos de ayuda para superar las barreras.

Para ello, la Unidad de Acción Social ofrece apoyo y orientación, a personas con discapacidad. Paralelamente la Adjuntía de Relaciones Sociales y de la Comunidad de la Universidad y la Gerencia de la Universidad trabajan en un plan de eliminación de barreras que dificultan la integración, de manera que aporte soluciones adecuadas para conseguir la accesibilidad y el acceso a los contenidos a todos los usuarios de la Universidad, tengan o no una discapacidad.

Para ello se trata de establecer un plan por etapas que implante estas soluciones en los diferentes edificios de la Universidad, facilitando la gestión de sus propios recursos.

En el estudio que están llevando a cabo los expertos se analizan cinco áreas: la señalización táctil, sonora y visual, la iluminación, los elementos arquitectónicos como pasamanos, o ascensores y aseos, así como otros sistemas como la telefonía, la informática y los

videoporteros, además de la página web.

 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies