La Alcazaba de Almería se somete a un estudio para evaluar las humedades de la muralla sur

JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 26/07/2018 14:12:35CET

ALMERÍA, 26 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Conjunto Monumental de La Alcazaba de Almería se somete desde el pasado lunes a una excavación arqueológica en un tramo de lienzo de la muralla sur "al objeto de estudiar las humedades, entre otras posibles patologías, que provocan los desprendimientos del forro de hormigón coloreado colocado en los años 80 del pasado siglo", según ha explicado el delegado territorial de Cultura, Alfredo Valdivia.

En una nota, Valdivia ha señalado que los materiales empleados durante la restauración a la que se sometió hace décadas "presentan importantes daños, con disgregación de los hormigones de los tapiales y desprendimientos que permiten observar en algunos puntos los muros medievales ocultos; y en amplias zonas se localizan manchas y daños en la epidermis de las estructuras".

El delegado ha indicado que es preciso ejecutar este estudio previo, cuyo coste asciende a 25.124,35 euros, antes de intervenir de una forma global en la muralla. Así, se van a llevar a cabo determinadas actuaciones puntuales que permitan recoger datos a propósito del origen de las patologías y las pautas más adecuadas de intervención "para erradicarlas y conservar las estructuras".

El lienzo de muralla objeto de la intervención propuesta presenta una importante degradación de las nuevas tapias, con desprendimientos que permiten apreciar las mamposterías del paño primitivo. El grado de las patologías y la extensión limitada de su alzado permitirán afrontar su conservación como una experiencia cuyas conclusiones se podrían extender después a otras estructuras de este frente de la fortaleza.

Los trabajos que se van a emprender a partir de esta semana contemplan la realización de analíticas de los materiales constructivos de este paño de muralla, tanto de la restauración del siglo XX como de los originales; la ejecución de un sondeo arqueológico en el trasdós de la muralla, con la finalidad de obtener información sobre la topografía original de esta zona, las características de las estructuras y las posibilidades de definir redes de drenaje y evacuación de aguas; así como la redacción de un proyecto de restauración sobre el lienzo de muralla con la información recogida por las analíticas y la actividad arqueológica.

Para Valdivia, los objetivos que pretenden alcanzar en el futuro proyecto de obra son "obtener una información de calidad sobre las estructuras defensivas conservadas en este frente sur, definir con rigor la materialidad de estas estructuras, identificando técnicas edilicias tanto de las restauraciones como de las fábricas medievales, estudiar y definir el origen de las patologías más destacadas que afectan a esta parte de la fortaleza, restaurar un paño de muralla afectado por importantes patologías, y finalmente definir criterios que sirvan para actuar en otras partes cercanas por similares problemas de conservación".

Por su parte, el director del Conjunto Monumental, Arturo del Pino, ha afirmado que el sondeo arqueológico practicado tiene una extensión de seis por tres metros, localizado junto al adarve de un tramo de muralla en el frente sur, a poca distancia de la torre sur.

Aparte del gran valor científico en sí, que ya está dando los primeros resultados desde el pasado lunes, "el objetivo fundamental es obtener una serie de muestras tanto del paramento exterior como del interior de la muralla, ya que su análisis nos aportará datos de las materias primas que se emplearon en la elaboración de los tapiales y morteros, su dosificación y granilometría, presencia de sales solubres (eflorescencias) de carácter expansivo que puedan actuar con la humedad y tratamientos neutralizadores, estructura porosa del mortero y tapial, así como determinar las principales propiedades mecánicas, entre otras características".

La intervención arqueológica estará a cargo de la arqueóloga del Conjunto Monumental, Rosa Morales, apoyada por la restauradora, Cruz Ramos. La redacción del proyecto de restauración lo realizará la empresa Yamur Arquitectura y Arqueología S.L., mientras que las analíticas de los materiales se llevarán a cabo en el Laboratorio de Materiales de Construcción de la Universidad de Sevilla.

Contador