Contador

La Junta finaliza los trabajos que garantizan la seguridad del muro exterior de la estación de autobuses

Imagen de los trabajos realizados en la estación de autobuses
EUROPA PRESS/JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 18/01/2018 18:02:41CET

CÓRDOBA, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Fomento y Vivienda ha finalizado las obras para la estabilización del muro exterior de la estación de autobuses de Córdoba, un trabajo que ha supuesto una inversión de casi 30.000 euros y que ha consistido en recolocar los sillares de granito, de cuatro toneladas de peso medio, ya que algunos se habían desplazado hasta 20 centímetros de su lugar original.

Según ha indicado la Consejería en una nota, transcurridos casi 20 años de la puesta en funcionamiento de la estación de autobuses, la Junta detectó durante un estudio rutinario sobre el estado de la infraestructura el movimiento de algunos de los bloques de granito de las últimas hiladas que forman el muro perimetral exterior, con especial relevancia en los situados en la cara que da a la calle Arqueóloga Blanco Freje, desde donde salen los autobuses de la estación.

Para eliminar riesgos derivados de nuevos desplazamientos de los bloques, la Consejería de Fomento y Vivienda inició las tareas de recolocación de las piezas --sillares de granito-- para garantizar tanto la seguridad de los peatones y usuarios de la estación, como la actividad del propio edificio.

En el desarrollo de los trabajos, que se han prolongado durante tres semanas, se ha empleado maquinaria de distinto tipo, principalmente una grúa para el desplazamiento de los sillares y una plataforma elevadora para el desplazamiento y elevación de los operarios.

Previamente al comienzo de las obras fue necesario --en el interior y en el exterior-- acotar la zona de trabajo con vallado de obra y señalización para evitar el tránsito por la misma de personas y vehículos, así como apuntalar el forjado de la planta sótano del aparcamiento en cada uno de los posicionamientos que sucesivamente iba realizando la grúa.

Cada sillar desplazado pesa de media unos 4.000 kilos, siendo sus dimensiones de cuatro metros de largo por un metro de alto y medio metro de grosor. Para el desplazamiento de cada uno de ellos hasta su posición adecuada se les colocaron uno a uno, en su cara superior, dos placas de anclaje de acero que funcionaban como punto de agarre a las cadenas de la grúa.

La delegada territorial de Fomento y Vivienda en Córdoba, Josefina Vioque, ha explicado que "estas tareas se enmarcan en las actuaciones que desarrolla la Consejería de Fomento y Vivienda en el marco del programa de mejora de las instalaciones de transporte, dentro del cual periódicamente se chequean estaciones de autobuses titularidad de la Junta de Andalucía para detectar deficiencias que pueden traducirse en una merma de los servicios ofrecidos a los usuarios del transporte público".