El Área Sanitaria Serranía de Málaga imparte un taller de higiene del sueño en Ronda

Taller de Higiene del Sueño
JUNTA
Publicado 20/03/2018 16:20:28CET

RONDA (MÁLAGA), 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Salud Pública del Área de Gestión Sanitaria Serranía de Málaga ha impartido un taller de higiene del sueño dirigido a alumnado del Centro de Educación Permanente (CEP) 'Constitución Española' de Ronda (Málaga).

Esta intervención en el ámbito educativo, que ha contado con la asistencia de una treintena de alumnos y alumnas, ha sido desarrollada por la técnica de promoción de la salud de la citada unidad de gestión, Gema Díaz, con la colaboración de dos estudiantes del Centro Universitario de Enfermería 'Virgen de la Paz' de Ronda.

En esta actividad se aborda qué es el sueño, qué fases tiene y cómo conseguir un mejor descanso. Así, durante esta acción se indica que la necesidad de sueño cambia, en cada persona, de acuerdo a la edad, el estado de salud o el estado emocional y se señala que el tiempo ideal de sueño es aquél que nos permite realizar las actividades diarias con normalidad y sin sensación de cansancio.

Por otro lado, se incide en que en ocasiones el insomnio ocurre por factores que podemos modificar y en otras se debe a elementos que no están bajo nuestro control.

En este sentido, durante el desarrollo de este taller se ofrece a las personas asistentes medidas de higiene del sueño, es decir, una serie de técnicas de modificación de conducta que ayudan a evitar trastornos del mismo.

Entre estas se encuentra el mantenimiento de un horario fijo para acostarse y levantarse, permanecer en la cama el tiempo suficiente pero no más o si han pasado treinta minutos desde que se acuesta y sigue aún sin dormir, levantarse y relajarse en otro lugar para volver a la cama cuando aparezca el sueño.

De igual modo, se recomienda evitar siestas prolongadas, prescindir en la cama de tareas que necesiten actividad mental. También se destaca la importancia de no tomar sustancias excitantes, hacer una cena ligera y esperar dos horas para acostarse, adecuar las condiciones ambientales del dormitorio o realizar ejercicio físico suave, pero no en las últimas horas del día, ya que activa al organismo.

Además, es aconsejable repetir cada noche una rutina de acciones que ayuden a prepararse mental y físicamente para irse a la cama que incluye conductas relajantes como escuchar música tranquila, lavarse los dientes o tomar una ducha templada. Por último, se hace especial hincapié en no recurrir a la automedicación, puesto que puede agravar el problema.