Premian a investigadoras del Hospital Regional por un estudio sobre la esclerosis múltiple

Nota Foto Premio Internacional
JUNTA DE ANDALUCÍA
Actualizado 16/02/2018 14:42:42 CET

MÁLAGA, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

Una investigación sobre esclerosis múltiple liderada por investigadoras del Hospital Regional de Málaga, pertenecientes al Grupo de Neuroinmunología y Esclerosis Múltiple del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (Ibima), ha sido galardonada con uno de los cuatro premios de la segunda edición del programa IDEA2 Global del Massachusetts Institute of Technology (MIT) de Boston (Estados Unidos).

'Proteína recombinante para el diagnóstico y tratamiento de la esclerosis múltiple' es el nombre del proyecto que ha conseguido el dicho premio. En él, se contempla el desarrollo de una molécula como fármaco y la implementación clínica de una herramienta para detectar un biomarcador sérico que contribuye al diagnóstico de esta patología.

El estudio, denominado iSOL, parte de la clonación de una proteína recombinante --lograda en los laboratorios del Ibima, ubicados en el Hospital Civil-- que ha demostrado tener actividad inmunomoduladora, antiproliferativa y antiviral, por lo que está siendo investigada como potencial molécula terapéutica --fármaco-- para la esclerosis múltiple y para otras enfermedades, ha informado la Junta en un comunicado.

El premio del MIT "es un reconocimiento al trabajo, una nota distintiva para captar la atención del proyecto puesto que es una de las universidades más prestigiosas del mundo. Con este reconocimiento esperamos dar un impulso importante a esta línea de investigación y lograr la consecución de financiación que nos permita avanzar con su desarrollo y así llegar al mercado", ha señalado la investigadora principal, Begoña Oliver.

El proyecto iSOL está actualmente en fase preclínica y, si los resultados lo avalan, en un futuro entrará en la fase de desarrollo clínico, han asegurado desde la Junta. Así, las investigadoras están iniciando el contacto con empresas farmacéuticas para continuar con el desarrollo de la molécula, ya que "al tratarse de un producto biológico requiere aún de un gran desarrollo para llegar al mercado", ha apuntado Oliver.

Para esta investigadora el programa de mentorización ha supuesto una evolución en el planteamiento inicial, "pues da las claves para que el producto se pueda comercializar, cómo identificar una necesidad o indicar de manera muy explícita cuáles son las ventajas para así captar la atención de potenciales inversores".

Los proyectos presentados por la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud (Fipse) se enmarcan en su programa de Mentorización Internacional que se desarrolla en colaboración con el MIT. Su objetivo es apoyar las tecnologías biomédicas más innovadoras y a sus promotores para convertir sus ideas en productos y servicios que tengan un impacto real en el cuidado de la salud

En cuanto al equipo de investigación, está formado por la bióloga Begoña Oliver junto con Laura Leyva, bioquímica clínica, María Jesús Pinto, bióloga, y Patricia Urbaneja, neuróloga. En el desarrollo de la investigación han contribuido también los investigadores Teresa Órpez, José Pavía y Margarita Suardíaz.

DOS PROYECTOS ESPAÑOLES TAMBIÉN PREMIADOS

Junto al proyecto malagueño, otros dos proyectos españoles de innovación en salud, patrocinados por la Fundación para la Innovación y la Prospectiva en Salud en España, han sido galardonados.

Uno aporta innovaciones en el diagnóstico del cáncer de endometrio y otro en la intubación traqueal en anestesia. De este modo, investigadores españoles se han alzado con tres de los cuatro premios de la segunda edición del IDEA2 Global Awardees, a los que han optado 15 proyectos internacionales.

Con anterioridad a los galardones, el equipo malagueño, junto a otras 14 investigaciones internacionales, fue elegido para el programa de mentorización internacional que apoya a los innovadores emergentes a desarrollar sus ideas tecnológicas, desarrollado por el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT) y en el que trabajaron durante seis meses.

El final del programa consistía en exponer la idea tecnológica frente a un tribunal experto que lo evaluaba y seleccionaba a los premiados.