Detectada una "elevada y brusca concentración" de polen de olivo en el sur de la provincia de Sevilla

          Unidad De Alergología De El Tomillar
JUNTA DE ANDALUCÍA
Publicado 16/05/2018 17:05:11CET

SEVILLA, 16 May. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Alergología del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, ubicada en el Hospital El Tomillar, ha detectado desde la última semana un inicio "brusco de la concentración" de polen de olivo, llegando hasta los 1.000 granos por metro cúbico.

De este modo, el área sur de la provincia de Sevilla supera en estos días, y de forma muy destacada, a la provincia de Jaén que apenas llega a los diez granos por metro cúbico, cuando habitualmente está a la cabeza de este registro.

Desde hace cuatro años, el Hospital El Tomillar tiene instalado un captador de pólenes que convierte a su Unidad de Alergia en integrante de la red de colectores coordinados por el Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergia e Inmunología Clínica y de la Red Española de Aerobiología. Tal como informa la Junta andaluza en un comunicado, esto permite el seguimiento constante de las concentraciones de polen en suspensión atmosférica.

Según el director de la Unidad de Alergia del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla, José Carlos Orta, el balance del captador de la unidad ha revelado que en los primeros meses del año se ha producido un comportamiento del polen con cifras menores a las habituales, como respuesta a la climatología registrada.

En el caso del ciprés, que es uno de los pólenes que primero aparece (enero, febrero y marzo) y uno de los más destacados en la zona sur de Sevilla, el registro ha sido muy bajo. También, en estos días las cifras de gramíneas o chenopodiáceas son bajas.

Al respecto, Orta señala la importancia de disponer de los recuentos de pólenes, dado que "son un instrumento de trabajo imprescindible para confirmar o identificar los tipos polínicos que producen alergias en las áreas geográficas objeto de estudio".

ATENDIDOS 5.000 PACIENTES POLÍNICOS EN EL ÁREA SUR

La polinosis o alergia al polen, es una enfermedad caracterizada por síntomas que afectan a los ojos, nariz y pulmones. Se presenta, normalmente, durante las estaciones de primavera y verano, afectando al 15 por ciento de la población e incrementándose este porcentaje hasta un 30 por ciento entre los jóvenes.

En el área sur de la provincia de Sevilla, zona de cobertura del ámbito hospitalario del Hospital Universitario de Valme, la prevalencia se corresponde con el 20 por ciento de la población. Así, anualmente un total de 5.000 pacientes polínicos son atendidos por la Unidad de Alergología situada en el Hospital El Tomillar.

En este sentido, los especialistas destacan la gran utilidad clínica de los recuentos de polen puesto que ayudan a predecir la intensidad de los síntomas y, en consonancia, a tomar las medidas de evitación pertinentes.

En concreto, desde la Unidad de Alergología de este área sanitaria los especialistas están aconsejando a sus pacientes extremar las medidas de evitación de pólenes, realizar el tratamiento farmacológico preventivo indicado y tener disponible la medicación sintomática.

Estas recomendaciones tienen como valor añadido la forma novedosa en la que se está haciendo al objeto de llegar al mayor número de población, como son las redes sociales del Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla. A través del Facebook, esta Unidad de Alergia prevé la llegada de picos, aporta información audiovisual y favorece con consejos a los pacientes.

La utilidad de los captadores de polen se centran en que determinan la causa de la polinosis en cada zona geográfica y en cada paciente, predicen la intensidad de la polinización y el período de síntomas, explican la prevalencia de las sensibilizaciones, anuncian la aparición de nuevos pólenes alérgicos y explican cada año la variabilidad en la gravedad de la polinosis.

A través de este equipamiento se consigue prever la calidad biológica del aire en esta zona geográfica para optimizar el abordaje y tratamiento de los pacientes con alergia. Diariamente, el captador recoge la cantidad de granos de pólenes y esporas de hongos que hay en la atmósfera.

Las muestras se registran en la consulta de Alergología, donde se lleva a cabo la lectura de pólenes y hongos. La información obtenida facilita que los pacientes polínicos puedan realizar las medidas, tanto físicas (evitación del polen) como farmacológicas (antihistamínicos, inhaladores), que les reporten un mayor control de su patología alérgica y, por tanto, una mejora de su calidad de vida.