Eficiencia del Valme en abordar las patologías intrauterinas con la potenciación de histeroscopias ambulatorias

Eficiencia en el abordaje de las patología intrauterinas en el Hospital de Valme
HOSPITAL VALME
Publicado 19/02/2018 12:34:29CET

Reduce al 1% la realización de intervenciones histeroscópicas en quirófano, optimizando el control del dolor y el alto grado de satisfacción de las pacientes como indicadores de calidad

SEVILLA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Unidad de Gestión Clínica de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Valme de Sevilla, que dirige Virginia Caballero, ha protagonizado a lo largo de los últimos años un gran avance en el abordaje de las patologías intrauterinas alcanzando niveles de alta resolución. Eficiencia clínica y elevado grado de satisfacción de sus pacientes avalan estas mejoras basadas en la resolución de la mayoría de estas patologías en las consultas, en acto único ('ver y tratar'), y sin necesidad de acudir al quirófano.

La histeroscopia es un procedimiento ginecológico que permite visualizar el útero para diagnosticar y tratar patologías intrauterinas: miomas, pólipos, fibromas o adherencias, principalmente. En su práctica, puede ser sólo diagnóstica o diagnóstico-quirúrgica, tratando esta última de resolver el problema con un único procedimiento. La opción quirúrgica se ha realizado durante años únicamente en quirófano, previo ingreso de la paciente en régimen de hospitalización o en régimen de cirugía mayor ambulatoria.

Dada la alta prevalencia de estas patologías y la evidencia disponible respecto a la seguridad y resultados clínicos en el tratamiento ambulatorio de las mismas, el Hospital Universitario de Valme, según un comunicado, ha potenciado su ambulatorización dentro de la estrategia general del aumento de la eficiencia y de la calidad en los procedimientos quirúrgicos. El resultado final es que actualmente sólo uno por ciento de las histeroscopias se realizan en quirófano.

Desde octubre del año 2014, el hospital sevillano dispone de un dispositivo asistencial específico para el desarrollo de las técnicas histeroscópicas, siendo de gran utilidad para la ginecología general, oncológica y reproductiva. La Unidad de Histeroscopia está liderada por Rosa Oña y la conforman otras tres ginecólogas y dos profesionales de enfermería. Se trata de un equipo de profesionales entrenado en estas técnicas y altamente cualificado, así como muy experimentado para el manejo de instrumental avanzado.

ALCANZADO EL 99% DE LA AMBULATORIZACIÓN

En los tres últimos años, la Unidad de Gestión Clínica del Hospital Universitario de Valme ha desarrollado un intenso trabajo en beneficio de las mujeres de su área asistencial. Ha potenciado el abordaje de la patología intrauterina en régimen ambulatorio con las consiguientes ventajas para las pacientes.

Frente a los procedimientos de histeroscopias en quirófano, las ambulatorias no requieren ingreso hospitalario y se resuelven en la consulta. No precisan habitualmente anestesia, siendo local, a nivel cervical, en los casos que necesitan de su aplicación. Por otra parte, la recuperación de la vida habitual e incorporación al ámbito laboral se produce de forma rápida.

Si en el año 2015, el Hospital Universitario desarrollaba un 17 por ciento de histeroscopias quirúrgicas (57 mujeres) y en 2016 bajaba al 12% (46 mujeres); en el año 2017 se situó en el uno por ciento (4 mujeres). En consecuencia, al disminuir el porcentaje de mujeres que precisaban de tratamiento en quirófano, se ha consolidado la tendencia a la ambulatorización en el abordaje de estos procesos. En 2016, la asistencia ambulatoria era del 83 por ciento, mientras que en 2017 pasó a ser del 99 por ciento.

Como valor añadido, el abordaje ambulatorio del tratamiento quirúrgico histeroscópico ha llevado consigo el aumento de la alta resolución; es decir, en la primera consulta y en forma de acto único, las pacientes han visto diagnosticado y tratado su problema de salud sin necesidad de acudir a consultas sucesivas ni a quirófano. De este modo, si en el año 2015 el porcentaje correspondía al 30 por ciento, en 2017 ha alcanzado el 67 por ciento.

Asimismo, la Unidad de Histeroscopia ha realizado una encuesta a las pacientes para valorar dos indicadores de gran importancia a tener en cuenta en relación con la calidad percibida: el control del dolor y el grado de satisfacción. En el primer caso, se ha basado en la Escala Visual Analógica (VAS), obteniendo resultados que reflejan la minimización del dolor de las pacientes y, en el segundo caso, se ha constatado un elevado grado de satisfacción por parte de las pacientes atendidas.