Las exportaciones agroalimentarias andaluzas a Australia ganan un 39,6% de valor entre enero y mayo

Publicado 19/08/2018 14:44:35CET

SEVILLA, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las exportaciones agroalimentarias andaluzas a Australia han ganado un 39,6 por ciento de valor entre enero y mayo de 2018, y es que este mercado de la lejana Oceanía ha adquirido alimentos y bebidas de la región en los primeros cinco meses del año por un importe de 37,6 millones de euros, lejos de los 26,9 millones de euros facturados por el sector en el mismo periodo del ejercicio anterior.

De esta forma, el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha manifestado que esto "no es una novedad, sino un punto más en una línea ascendente que, en los últimos cinco años, prácticamente, ha triplicado la cantidad dejada por este país en la balanza comercial de la comunidad autónoma".

Aunque, mayor es la conquista de Australia por parte del aceite de oliva virgen extra andaluz, según informa la Junta de Andalucía en un comunicado, puesto que entre enero y mayo de 2018 se han firmado transacciones por este producto de alta calidad y garante de una alimentación saludable por un montante de 18 millones de euros.

Por ello, el crecimiento, en este caso, se eleva hasta el 62 por ciento, tras un resultado en el mismo intervalo de tiempo del curso anterior cifrado en 11,1 millones de euros, así como la venta de aceite de oliva ha aumentado, por su parte, un 37 por ciento para alcanzar los 14,6 millones de euros.

La oferta agroalimentaria andaluza, en el marco de su expansión por todo el mundo, se abre paso en más destinos, en consecuencia, "cada vez menos emergentes". En concreto, se han cerrado acuerdos con clientes de Arabia Saudí entre enero y mayo de este año por una cuantía de 38,9 millones de euros, mientras que la facturación en los cinco primeros meses de 2017 fue de 34,2 millones de euros.

Y es que, si se toman como referencia los últimos cinco ejercicios, la trayectoria ha dibujado un ascenso del 45,4 por ciento, con la aceituna y los aceites de oliva como principales productos, valorados en 17,1 y 12,5 millones de euros.

En cuanto a Dinamarca y Polonia, estos países cobran relevancia como destinos de la cosecha hortofrutícola de Andalucía, ya que el primero de ellos ha inyectado en el sector agroalimentario de la región un total de 61,6 millones de euros en los primeros cinco meses del curso actual, un 19 por ciento más que entre enero y mayo de 2017, lo que se trata de un importante salto en la conquista de este mercado nórdico, al superar, con creces, el ritmo medio de crecimiento del último lustro, establecido ahora en el 5,8 por ciento y como responsables directos del tomate, el pimiento y el pepino.

El caso de Polonia, el volumen de negocio con el país del este europeo, siempre con el periodo de entre enero y mayo como referencia, ha progresado en 2018 hasta los 127,9 millones de euros, un 10,6 por ciento más que en los primeros cinco meses de 2017, cuando el sector agroalimentario andaluz facturó allí un total de 115,6 millones de euros. El incremento, en el último lustro, es del 52,2 por ciento, desde los 84 millones de euros de 2013, lo que deja una variación media interanual del 8,9 por ciento, siendo, al igual que Dinamarca, responsables directos del tomate, el pimiento y el pepino.

Las exportaciones agroalimentarias a Rusia, por su parte, han culminado entre enero y mayo de 2018 la senda de recuperación iniciada en 2016, tras las caídas experimentadas en sendos periodos de 2014 y 2015. Este curso Rusia ha alcanzado ya, con la semilla de girasol para siembra y la aceituna como productos estrella, los 40,7 millones de euros, un 20 por ciento más que el mismo tiempo de referencia de 2017 para volver e, incluso, superar ya el nivel de ventas de ese periodo del ejercicio 2013, fijado en 37,6 millones de euros.

En cuanto a Filipinas, esta empieza a erigirse en un cliente de excepción de las bebidas espirituosas andaluzas, adquiriendo este tipo de productos de la comunidad autónoma entre enero y mayo de 2018 por 26,5 millones de euros, un 90 por ciento más que en el mismo periodo de 2017, algo a lo que hay que sumar, además, los 2,4 millones de euros gastados en la compra de brandy de Jerez.

Así, en términos generales, este mercado ha dejado en el haber del sector agroalimentario de la región 36,2 millones de euros, lo que supone un avance del 56,5 por ciento con respecto al curso precedente, quedando muy atrás los 14,7 millones de euros ingresados en este mismo intervalo en 2013.