Junta acusa al Gobierno de "castigar" a los agricultores y ganaderos andaluces "haciendo oídos sordos" a sus demandas

Publicado 26/04/2018 15:40:27CET

SEVILLA, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha acusado al Gobierno central "de castigar" nuevamente al sector andaluz haciendo "oídos sordos a sus demanda", en relación a la reducción de módulos del IRPF aplicada por el Ministerio de Hacienda a actividades agrícolas y ganaderas.

Para el representante del Gobierno andaluz, la reducción aplicada es un "nuevo maltrato a los agricultores y ganaderos andaluces, ya que de 27 solicitudes objetivas y rigurosas, sólo nueve han sido correctamente atendidas".

En este tema, ha añadido en el Pleno del Parlamento que el "Gobierno de España no ha estado a la altura, como tampoco lo ha estado con los Presupuestos Generales del Estado, recortando casi la mitad (45%) las inversiones en agricultura en solo dos años".

Sánchez Haro ha lamentado que tanto "Mariano Rajoy como Cristóbal Montoro permanecen a años luz de nuestros profesionales, sectores y territorios, sin tener en cuenta que se están viendo aquejados por sequías, altas temperaturas, granizo, heladas, plagas, desequilibrios del mercado, o injustos aranceles". El consejero ha destacado la necesidad de respaldar a un sector que, además, aporta el 35 por ciento de la renta agraria española, pero solo recibe el 19 por ciento del ahorro fiscal nacional (115 millones de euros de un total de 580 millones).

Durante su intervención, ha recordado la "injusta reducción que ha hecho el
Gobierno central para cultivos estratégicos de Andalucía", como es el caso de la aceituna de mesa, a la que se le aplica un porcentaje muy inferior al solicitado; al olivar afectado por falta de lluvias, con una reducción que se limita a Jaén, "provocando agravios comparativos entre las provincias andaluzas y marginando a los demás olivareros. Un trato diferente, para los mismos cultivos y con las mismas condiciones ambientales".

Asimismo, ha subrayado, "se quedan a medio gas con nuestros ganaderos,
perjudicados por la falta de lluvias, el coste del pienso, o el descenso de los precios en origen de la leche". Muestran, igualmente, una "total insensibilidad ante las dificultades de los cítricos, del algodón, del girasol o de la remolacha azucarera, sectores a los que les cierran la puerta, igual que hacen con el pimiento de Almería y al calabacín de Granada, afectados por la virosis".

Contador