La Junta Arbitral de Consumo de Andalucía implanta un sistema de telearbitraje para impulsar la participación ciudadana

Publicado 24/06/2018 11:13:24CET

SEVILLA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Junta Arbitral de Consumo de Andalucía ha celebrado su primera audiencia en la que el ciudadano interesado ha podido participar a través de videoconferencia, sin necesidad de desplazarse hasta la sede del órgano, ubicada en Sevilla.

En concreto, se ha tratado de un conflicto entre un ciudadano de Linares (Jaén), y una empresa de electricidad, por disconformidad con la lectura del contador y con la facturación realizada, según la Junta en una nota en la que explica que, a través de este nuevo sistema de videoconferencia, se pretende impulsar la participación de la ciudadanía en las audiencias de arbitraje, facilitando la accesibilidad de este servicio público en el territorio andaluz.

De este modo, las personas interesadas en participar en la audiencia por esta vía de videoconferencia, podrán solicitarlo en su correspondiente Servicio Provincial de Consumo, desde donde se conectarán con la sede de la Junta Arbitral autonómica.

Desde la Consejería de Salud argumentan que, aunque la presencia en la audiencia no es obligatoria, es siempre recomendable, ya que permite a la persona interesada participar activamente en la misma, y compartir directamente su punto de vista y alegaciones con las personas que integran el órgano arbitral encargado de acordar una solución al conflicto.

La Junta defiende que el arbitraje de consumo es un servicio público que las administraciones públicas ponen a disposición de la ciudadanía para resolver los conflictos en materia de consumo por una vía alternativa a la judicial, de una manera eficaz, sencilla, gratuita, rápida --máximo tres meses--, voluntaria y de calidad, con efectos vinculantes y ejecutivos, ya que los laudos que dictan los órganos arbitrales son de cumplimiento obligatorio para las partes.

En caso de conflicto con una empresa, las personas consumidoras y usuarias pueden solicitar el arbitraje de consumo a través de una solicitud de arbitraje, ya sea a través de su descarga en la oficina virtual, o solicitándola en las Juntas Arbitrales de Consumo, Oficinas Municipales de atención al Consumidor o Servicios Provinciales de Consumo.

El Sistema Arbitral de Consumo se organiza a través de las Juntas Arbitrales de Consumo, que son los órganos administrativos de gestión del arbitraje institucional de consumo y prestan servicios de carácter técnico, administrativo y de secretaría, tanto a las partes, como a las personas que desempeñan la función arbitral y a la ciudadanía en general. El arbitraje de consumo es un servicio público que la Administración desarrolla en colaboración con las organizaciones empresariales o profesionales y de personas consumidoras y usuarias.

BALANCE

Durante el pasado año 2017, la Junta Arbitral de Consumo autonómica recibió 1.643 solicitudes de arbitraje, un 8,5 por ciento más que el año anterior, la mayor parte de relacionadas con conflictos en materia de telecomunicaciones, con un 47 por ciento del total.

Se trata de conflictos relacionados principalmente con el incumplimiento de condiciones ofertadas --como cobertura, tarifas promocionales--, facturación indebida --SMS, 906--, portabilidades incumplidas y penalizaciones por no permanencia.

En segundo lugar, con un 43 por ciento, están las solicitudes en materia de energía (electricidad y gas), en su mayoría por daños de sobretensión o corte de suministro, discrepancias con la facturación, lecturas estimadas o aumento de tarifas.

Tras comprobar el cumplimiento de los requisitos, la mayor parte de esas solicitudes fueron admitidas a trámite, y dieron lugar a la celebración de 1.274 audiencias de arbitraje. Un total de 156 expedientes pudieron ser resueltos a través de mecanismos de mediación previa, sin necesidad de llegar a celebrar audiencia.

Ante cualquier duda o consulta sobre este tema se puede contactar con 'Consumo Responde', un servicio gratuito de información y asesoramiento a las personas consumidoras y usuarias, impulsado por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Se trata de un servicio multicanal, al que se puede acceder de forma continuada a través del número de teléfono 900.215.080, de la página web 'www.consumoresponde.es', del correo electrónico 'consumoresponde@juntadeandalucia.es' o del perfil de Twitter @consumoresponde.

También se puede recibir asesoramiento en los Servicios Provinciales de Consumo presentes en todas las capitales de provincia, así como en las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMICs), y en las organizaciones de personas consumidoras y usuarias.

LEY DE PREVENCIÓN Y SOLUCIÓN DE CONFLICTOS DE CONSUMO

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud está trabajando actualmente en la nueva Ley de Prevención y Solución de Conflictos de Consumo, que permitirá desarrollar un nuevo marco normativo que refuerce los mecanismos de resolución de conflictos y consolide el Sistema Arbitral de Consumo en Andalucía.

Para ello, la ley regulará diferentes cuestiones como la mediación en consumo en Andalucía; la estructura y funcionamiento de la Junta Arbitral de Consumo autonómica así como aquellos aspectos del arbitraje de consumo que no sean competencia estatal; los Servicios de Atención a la Clientela de las empresas; los mecanismos de prevención de conflictos, autorregulación empresarial, responsabilidad social y calidad; y la red de servicios públicos de consumo, reconociendo y mejorando la labor de las Oficinas Municipales de Información al Consumidor (OMICs).

Además de esta nueva Ley de Prevención y Solución de Conflictos de Consumo, la Administración autonómica está trabajando en paralelo en la modificación del Decreto que regula las hojas de quejas y reclamaciones oficiales de la Junta de Andalucía, con el objetivo de "adaptarlo a la normativa europea y mejorar la eficacia y la eficiencia del proceso reclamación, para que sea más sencillo, útil e intuitivo para la ciudadanía".