La Junta incorporó en 2017 a más de 36.000 personas al sistema de dependencia asumiendo el 82% de financiación

Sánchez Rubio en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno
OFICINA DEL PORTAVOZ
Actualizado 17/04/2018 14:23:34 CET

La consejera de Igualdad destaca las "cifras históricas" de cobertura, pese a la "falta" de financiación del Gobierno central

SEVILLA, 17 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un total de 36.369 personas se incorporaron el pasado año en Andalucía al Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia, en el que ya se integran más de 200.000 con unas 257.000 prestaciones reconocidas. Estas cifras suponen "un máximo histórico" y superan las tasas de cobertura de 2011, antes de los "recortes" impuestos por el Gobierno central.

Así se recoge en el balance 2017 de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía (Assda), que ha presentado al Consejo de Gobierno la titular de Igualdad y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio.

En su intervención durante la rueda de prensa posterior al Consejo, la consejera ha destacado que la Junta "sigue haciendo un esfuerzo en solitario para mantener" el Sistema de Atención a la Dependencia, y que en el actual ejercicio presupuestario destina ya 1.214 millones euros a esta prestación, prácticamente la misma cantidad que el Gobierno central invierte en el conjunto de las comunidades.

"Ello supone asumir el 82 por ciento frente al 18 por ciento estatal, mientras que la Ley de Dependencia establece un reparto estatal-autonómico al 50 por ciento", destaca la consejera, que señala que durante los once años de desarrollo de la esta norma, en Andalucía se han atendido a más 410.000 personas y se han concedido más de 540.000 prestaciones.

Sánchez Rubio ha recordado que, debido a estos "recortes", Andalucía "ha dejado de recibir 730 millones de euros desde 2012, a los que se suman otros 22 por el pago de la teleasistencia avanzada", una cantidades que "habrían permitido la atención de 105.000 personas más".
Respecto al balance de la Assda en materia de dependencia, la consejera ha subrayado el refuerzo de servicios de proximidad como el de ayuda a domicilio, al que se incorporaron el pasado año 16.507 personas hasta llegar a las 58.657 (el 30% del total nacional) con un total de 30 millones de horas de atención.

Por su parte, la teleasistencia atendió el pasado año más de 5,5 millones de llamadas (15.000 al día) de personas en situación de dependencia, mayores de 65 años y menores de esta edad con discapacidad, no sólo en casos de emergencia sino también para facilitar conversación o algún tipo de información. De hecho, el 58 por ciento de las intervenciones tuvo su origen en esta segunda motivación, que conlleva paliar situaciones de soledad y aislamiento social.

En cuanto al perfil actual de las personas beneficiarias, el 60 por ciento viven solas, el 80 por ciento son mujeres y el 68 por ciento tiene una edad igual o superior a 80 años (la media es de 81). Además, hay 319 personas con más de un siglo. También el 68 por ciento de las titulares se benefician de la gratuidad de la prestación, que incluye la atención a las urgencias y emergencias sanitarias, las citas médicas y los consejos de salud.

El pasado año se reforzó la teleasistencia avanzada para personas con dependencia moderada (Grado I) con la dotación de dispositivos tecnológicos como geolocalizadores, contadores inteligentes y detectores de gas, humo o caídas. En el presente ejercicio, la partida para ello se ha vuelto a incrementar en siete millones de euros.

Por otra parte, en 2017 se inició el primer plan andaluz de atención integral a personas menores de seis años en situación de dependencia o en riesgo de desarrollarla, con un presupuesto total de 800 millones de euros hasta 2020. Andalucía es la primera comunidad autónoma que pone en marcha una estrategia en esta materia, de acuerdo con lo previsto en la Ley de Atención a la Dependencia. En su desarrollo participan tanto la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales como las de Educación; Salud; y Fomento y Vivienda.

AUTONOMÍA PERSONAL Y DROGODEPENDENCIAS

Además de la atención a la dependencia, capítulo al que la Assda destinó el pasado año 97,1 por ciento de sus 1.180 millones de euros de presupuesto, esta agencia pública gestiona otros ámbitos de las políticas sociales como la promoción de la autonomía, la protección de los derechos de los menores, la prevención de las drogodependencias o los programas para personas en riesgo de exclusión social o inmigrantes.

En la primera de estas materias, destaca la Tarjeta Andalucía Junta Sesentaycinco, documento de referencia para el envejecimiento activo de más de un millón de titulares, lo que supone 7,8 de cada 10 personas mayores residentes en Andalucía. Además, en 2017 solicitaron esta tarjeta casi 62.000 personas.

La Red Pública de Atención a Personas con Problemas de Adicciones de Andalucía, la más amplia de España de acceso universal y equitativo para la ciudadanía, atendió el pasado año a 53.927 personas (85% hombres y 15% mujeres), de las que 868 correspondieron a las comunidades terapéuticas de la agencia, con una media de edad de 40 años. El 62 por ciento finalizaron con alta terapéutica. La Aasda también gestiona el acceso a los recursos especializados de la red, con 3.812 protocolos de ingreso y acceso de 1.591 profesionales a sus recursos en 2017.

En el ámbito de la atención sociolaboral, el pasado año se atendieron situaciones de vulnerabilidad de 10.267 personas en situación de exclusión social o en riesgo de estarlo, mientras que en materia de inmigración destacó la asistencia a 4.163 menores a través del programa de mediación intercultural que gestiona la agencia.

Finalmente, el Servicio de Acción Exterior e I+D+I de Assda, de referencia en el ámbito europeo para el sector social público de Andalucía, participó en once proyectos e iniciativas, entre ellas el desarrollo de la Historia Social Única Electrónica en Andalucía.

Por último, Sánchez Rubio ha subrayado que el objetivo para este 2018 "es seguir avanzando e incorporar al sistema nuevas personas, sobre todo en dependencia moderada". Asimismo, y preguntada sobre la lista de espera par entrar en el sistema, ha respondido que el recuento estadístico a nivel nacional "no permite saber la lista de espera como ocurre en salud".