La Junta pide a la UE afrontar con seriedad el drama de los refugiados, que precisan "solidaridad y acogida"

Jiménez Barrios y Blanco en la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno
JUNTA
Actualizado 19/06/2018 14:34:53 CET

SEVILLA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno andaluz ha emitido una declaración institucional con motivo de la conmemoración, este miércoles, del Día Mundial de las Personas Refugiadas, en la que reclama a la Unión Europea que asuma sus responsabilidades y afronte con seriedad y de manera integral este drama.

Para la Junta, la UE tiene que abordar el reto que suponen los desplazamientos de miles de personas y trabajar intensamente para erradicar sus causas, al tiempo que tiene que estrechar la colaboración con los países de origen, reforzando las condiciones de dignidad y seguridad en las zonas de tránsito y de acogida.

En la declaración institucional, que ha sido leída por el portavoz del Ejecutivo andaluz, Juan Carlos Blanco, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno, se señala que el desafío al que nos enfrentamos es, ante todo, "moral y humanitario, para el que sólo cabe una respuesta: la solidaridad y la acogida, que se ponen de manifiesto día a día en nuestra tierra".

"No podemos permanecer impasibles ante el drama de las personas refugiadas, que se agolpan en las fronteras de Europa con la esperanza de sobrevivir", se apunta.

Según la Junta, Andalucía, desde siempre, como tierra de acogida que ha sido de distintos pueblos y civilizaciones a lo largo de su historia, ha dado muestras "de solidaridad y de leal compromiso en las obligaciones contraídas en virtud del derecho internacional, como ha demostrado siendo pionera en la protección de los menores no acompañados refugiados con su acuerdo con Acnur".

Para el Gobierno andaluz, Europa y cada uno de sus estados miembros deben esforzarse mucho más para proteger a estas personas que huyen para salvar sus vidas, para encontrar soluciones de acogida y asistencia y para reforzar el régimen integral de protección, haciendo cumplir la Convención de Ginebra y sus propios compromisos en todos los países de su espacio.

Se añade que la acogida de personas refugiadas o demandantes de protección internacional constituye la máxima expresión de solidaridad para quienes se ven abocados a abandonar sus hogares y sufrir el desarraigo con motivo de los conflictos bélicos, las persecuciones religiosas, étnicas o ideológicas que tienen lugar en sus países de origen.

La Junta recuerda que los cimientos de Europa se han forjado sobre los valores de libertad, democracia, igualdad y respeto de los derechos humanos y, sin embargo, los grandes desplazamientos humanos suponen un desafío para la actual Europa, "un reto que cuestiona los principios sobre los que se fundamenta su propia existencia".

Contador