Las mujeres dedicadas a I+D en Andalucía superan un punto la media nacional, con casi paridad en la administración

Presentación de un estudio sobre mujeres e I+D en la Agencia del Conocimiento
CONSEJERÍA DE ECONOMÍA/BRUNO SESTER BECA
Actualizado 09/02/2018 15:17:02 CET

El 78,3 por ciento del personal femenino desempeña su labor en las universidades y en el sector público, siendo menor su presencia en las empresas

SEVILLA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El porcentaje de mujeres que realiza I+D en Andalucía está por encima de la media nacional en un punto, con un 41,4 por ciento de féminas frente al 40,4 por ciento del conjunto de España, lo que se traduce en 9.578 mujeres que trabajan como investigadoras y como técnicos y auxiliares de I+D en la comunidad autónoma, según recoge el informe 'Mujeres en el Sistema Andaluz del Conocimiento 2016', que ha precisado que este porcentaje casi alcanza la paridad en el sector público.

Así lo ha dado a conocer este viernes el secretario general de Universidades, Investigación y Tecnología de la Consejería de Economía y Conocimiento, Manuel Torralbo, durante la presentación en la Casa de la Ciencia de Sevilla del estudio, elaborado por la Unidad Estadística de la Agencia Andaluza del Conocimiento.

Se trata de una de las actividades programadas en la comunidad para conmemorar el 11 de febrero, declarado por la Unesco 'Día Internacional de la Mujer y la Niña y la Ciencia'.

Por sectores, en la administración pública se ha producido una notable mejora y casi se ha alcanzado la paridad con un 49,5 por ciento de mujeres dedicadas a I+D, mientras que en la universidad se supera el 45 por ciento. En cuanto al sector privado, las mujeres apenas suponen una de cada tres personas dedicas a la investigación (el 29,4 por ciento).

Torralbo ha calificado la perspectiva de género como "un aspecto innegable a tener en cuenta a la hora de diseñar políticas públicas, conceder ayudas o establecer presupuestos", a la vez que ha añadido que "contar con datos de este tipo, reales y fiables, contribuye a mejorar dichas políticas y a incluir medidas de corrección que ayuden a paliar las desigualdades generadas por cuestión de género".

"Una sociedad que no es igualitaria pierde muchísimas oportunidades de ser mejor, de progresar más y de ser más justa", ha asegurado Torralbo, quien ha añadido que "no aprovechar la mitad del talento es un sinsentido".

Tal como ha explicado el responsable de universidades en Andalucía, este informe recopila y aglutina distintos indicadores y estadísticas recogidas por organismos oficiales y regionales (INE, IECA, MECD), y aborda la presencia y el rol que juegan las mujeres en los distintos organismos y entidades que conforman el sistema regional de innovación.

En cuanto a la ubicación del personal femenino dedicado a I+D en Andalucía, éste desempeña mayoritariamente su labor en el ámbito de la enseñanza superior (universidades), donde trabajan casi la mitad de estas mujeres (49,77 por ciento). Le sigue la administración pública (28,54 por ciento), las empresas (21,52 por ciento) y, de forma residual, las entidades sin fines de lucro (0,17 por ciento). El personal femenino que desempeña su labor en el sector público (universidad y administración pública) alcanza el 78,3 por ciento.

Dejando al margen al personal técnico y auxiliar, y si tomamos en cuenta únicamente a las investigadoras, se observa que el porcentaje de éstas también supera ligeramente la media española, con un 39,13 por ciento frente al 39,12 por ciento, respectivamente. Asimismo, aquellas que realizan su trabajo en el entorno universitario, lo hacen mayoritariamente dentro del ámbito de las ciencias exactas y naturales (24,6 por ciento), las ingenierías (21,5 por ciento), las ciencias sociales (17,6 por ciento), las humanidades (17,6 por ciento) y las ciencias de la salud (16,3 por ciento).

Por otro lado, las que trabajan para la administración pública, lo hacen principalmente en los ámbitos de las ciencias de la salud (65,5 por ciento), las ciencias agrarias (17,6 por ciento) y las ciencias sociales (seis por ciento).

Por último, en relación al personal técnico y auxiliar femenino dedicado a I+D, éste supera en más de dos puntos (44,5 por ciento) la media nacional (42,4 por ciento), alcanzando en el sector público el 53 por ciento y en la universidad el 54 por ciento.

LIMITACIONES EN LA CARRERA INVESTIGADORA

Tal como ha explicado el secretario general de Universidades, el estudio también refleja con cifras "las limitaciones en el ascenso de las mujeres en la carrera investigadora, que quedan patentes en el entorno científico al igual que en otros sectores laborales", así como el llamado 'techo de cristal' y el 'efecto tijera'.

El informe ha precisado que desde el curso 2008-2009 el índice "techo de cristal" se ha reducido en casi un punto en Andalucía, pasando del 2,6 a 1,8, equiparándose a la media nacional. Este índice capta las dificultades que las mujeres encuentran en su ascenso en la carrera investigadora midiendo las oportunidades relativas que tienen ellas frente a los hombres a la hora de alcanzar la posición más alta en la jerarquía de la investigación.

Este indicador toma como referencia el valor 1, que indicaría que no existe desigualdad, mientras que un valor superior significaría que las mujeres estarían menos representadas y viceversa.

En cuanto al 'efecto tijera', cabe destacar que en la comunidad encontramos más mujeres con estudios superiores que hombres e incluso es mayor el número de tesis doctorales aprobadas por ellas.

Sin embargo, casi se equiparan ambos sexos a nivel de doctorado y en la primera escala laboral, cayendo después su representatividad. Por ejemplo, sólo el 20,7 por ciento de los catedráticos son mujeres.

Además, es especialmente pequeño el número de mujeres que registran patentes, con apenas el tres por ciento de las solicitudes, por lo que mejorar en este aspecto es un reto. En este sentido, Torralbo ha recalcado la necesidad de fomentar que las estudiantes se acerquen a las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (materias STEM).

Respecto al porcentaje de mujeres que lideran grupos de investigación en Andalucía, ha crecido siete puntos en la última década aunque todavía solo uno de cada cuatro grupos de investigación tiene al frente a una mujer (el 26 por ciento frente al 74 por ciento de grupos que lideran hombres).

El representante de la Consejería de Economía y Conocimiento ha asegurado que les gustaría que "se avanzara más rápido pero la carrera científica es algo a largo plazo y los cambios son paulatinos" por lo que, a su juicio, "debemos seguir manteniendo las políticas que ayuden a la mujer a ocupar el sitio que merecen".