Patrimonio aprueba conservación del Señor de Pasión de Sevilla y recuperar el patio del Palacio de Peñaflor de Écija

Patio del palacio de Peñaflor
ARCHIVO
Publicado 20/06/2018 18:02:53CET

SEVILLA, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Provincial de Patrimonio, dependiente de la Delegación Territorial de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía en Sevilla, presidida por el delegado territorial, José Manuel Girela, ha informado favorablemente sobre la solicitud de autorización presentada por la hermandad de Pasión para la realización de labores de conservación y mantenimiento en la imagen del Señor de Pasión de la Iglesia Colegial del Salvador.

Según informa la Junta de Andalucía en un comunicado, la imagen es una obra maestra del barroco sevillano y español, tallada por Juan Martínez Montañés alrededor de 1615, y que por "su gran perfección técnica --talla, modelado, policromía-- y la sublime captación anímica del condenado a portar la cruz", se constituye en el canon iconográfico de la escuela de escultura sevillana del siglo XVII y posterior.

Están documentadas cinco intervenciones parciales en la imagen desde 1841. En 1974 se sometió a la primera intervención integral y cuyos resultados fueron "discutibles", pues a la larga acarreó "graves daños" a la estructura de la imagen debido al uso e introducción de elementos metálicos, y no fue hasta 1995 cuando se sometió a otra importante intervención en el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) para subsanar los daños ocasionados por la anterior.

La imagen presenta un buen estado de conservación y se ha comprobado que los ensambles de la intervención de 1995 están en perfecto estado de adhesión, no habiéndose detectado movimiento alguno en las uniones de las diferentes piezas. En cuanto a los elementos que necesitan ser intervenidos, se ha apreciado leves fisuras en la peana, que son las propias que producen los movimientos de la madera.

Las palometas de presión de los brazos en la unión con los hombros han dañado el borde de la oquedad donde se insertan. Otra zona dañada es el cabello de la nuca, en el lugar por donde se introduce el tornillo de sujeción de la corona de espinas.

Igualmente, las potencias han dañado la zona donde se insertan al carecer de sistema de sujeción e introducirse directamente en la madera de la cabeza. Finalmente, el talón del pie derecho del Señor presenta pérdida de policromía generalizada por abrasión de los besapies.

El informe de intervención tiene previsto evitar más daños provocados por el movimiento de los brazos, las potencias y la corona, mediante una intervención de carácter preventivo y estético que consiste en el ajuste y consolidación del sistema de articulación de los brazos, evitando el uso de elementos metálicos con excepción de los elementos de presión.

También se contempla la colocación de sistemas de sujeción de las potencias evitando que se inserten directamente en la cabeza, y la colocación de un nuevo sistema para la sujeción de la corona de espinas en la nuca, el reintegro de la pérdida ocasionada por la palometa de la articulación del hombro derecho, la fijación de los estratos de la policromía de las manos, y el reintegro de las lagunas puntuales de policromía ocasionadas en los dedos por el roce de la cruz.

ACTUACIÓN EN UTRERA

La Comisión de Patrimonio ha aprobado también en Utrera el proyecto de actuación en el Santuario de Nuestra Señora de Consolación destinado a la reparación de los daños en el entorno del camarín de la Virgen, producidos por el asiento de un muro colindante que separa el tramo izquierdo de la escalera de acceso a dicho camarín.

"Como consecuencia de lo anterior, se hace notar el hundimiento de pavimentos en el acceso a la escalera, grietas y fisuras en los muros y arcos y en la bóveda que cubre la escalera, donde han aparecido algunas grietas", indica.

Entre las más importantes actuaciones previstas para la reparación de los daños, se cuentan la mejora del terreno existente mediante inyección de resinas con alto poder de expansión, el desmontado de las actuales cubiertas de uralita, y el atado de bóvedas mediante zuncho de acero en el coronamiento de muros, entre otras medidas.

PUESTA EN USO DEL PATIO DEL PALACIO DE PEÑAFLOR

Igualmente, en Écija, la Comisión de Patrimonio ha aprobado el proyecto del ayuntamiento de la ciudad para la recuperación y puesta en uso del patio principal del Palacio de Peñaflor, que responde a la intención de continuar con la restauración y rehabilitación del palacio para uso cultural-turístico con el aporte del '1,5% Cultural' del Ministerio de Fomento, y con la intención en esta segunda fase de acometer las obras para la definitiva puesta en uso del inmueble.

Esta obra permitirá la consolidación estructural del patio, la recuperación de los forjados de las galerías y de una zona de acceso fundamental para la continuación de los trabajos sobre los revestimientos, los artesonados de las galerías, la reposición de pavimentos, y el tratamiento de elementos singulares como columnas de piedra, mármoles y elementos de la fuente central para asegurar su estabilidad y la depuración de las alteraciones y deterioros que las diferentes actuaciones han ocasionado en los valores del inmueble.

Entre las características principales de esta actuación, se advierte que los revestimientos parietales de la galería inferior del patio fueron objeto de un picado sistemático en 2006, realizado en la obra inconclusa del proyecto de adecuación para hotel del palacio, que dejó completamente al descubierto los paramentos de ladrillo tanto de la galería perimetral como de la arquería, lo que posibilitó su documentación fotográfica y el estudio de sus técnicas y fases constructivas.

La intervención de picado no se extendió a la galería superior, conservándose por tanto sus revestimientos parietales de cal de modo que, sin necesidad de realizar ningún tipo de intervención invasiva, por lo que se ha llegado a la conclusión de que, bajo sucesivas capas de cal, se conservan en un buen estado general las pinturas originales de los paramentos de las galerías, de rica policromía.

Éstas consisten básicamente en veladuras de cal de diferentes tonos -azules, terrosos, negros, entre otros, aplicados sobre una capa de mortero de tono ocre, con un esquema general que sugiere la configuración de un zócalo inferior y molduras de vivo colorido.

Contador