El 21% de puestos directivos están ocupados por mujeres en Euskadi, el dato más bajo del Estado

Publicado 08/03/2018 9:59:38CET

BILBAO, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El 21% de los puestos directivos están ocupados por mujeres en Euskadi, frente al 27% de la media estatal. Además, empresas vascas sin ninguna mujer en los órganos directivos se eleva al 32%, sobre el 20% del conjunto del Estado, según los últimos datos del informe de Grant Thornton "Women In Business: ¿cumplir o liderar?".

El director de la oficina de Grant Thornton en Bilbao, Santiago Eraña, ha indicado que el índice de directivas "es uno de los más tímidos del presente estudio" y no demuestran "avances significativos para alcanzar el equilibrio o la paridad de mujeres y hombres directivos".

En su opinión, este dato significa "que tendrán menos oportunidades de aprovechar los beneficios empresariales que otorga una verdadera
diversidad en sus empresas".

Según el informe, el 93% de empresas en Euskadi cuenta con políticas de igualdad salarial para hombres y mujeres "que desempeñan las mismas funciones", el 76% tiene establecidas modalidades de trabajo a tiempo parcial y el 83% "aplica políticas de no discriminación a la hora de contratar". También incluye medidas da apoyo a los padres que trabajan, principalmente horarios flexibles (81%) y permisos de paternidad retribuidos (85%).

Sin embargo, "no existe una correlación clara entre qué políticas o cuántas adoptan las empresas vascas y la diversidad de género de sus equipos de alta dirección".

Los directivos encuestados aseguran que lo que les motivó a implantar políticas de igualdad en sus empresas fue, principalmente, atraer y mantener profesionales (24%), cumplir con las expectativas que demanda una sociedad más diversa (20%), cumplir con la legislación del Gobierno y las instituciones autonómicas (17%), mejorar el rendimiento de la empresa (15%) y, por último, cumplir con sus valores corporativos (12%).

GOBIERNO VASCO

Un 68% de los empresarios sondeados desearía que el Gobierno impulse "más medidas legislativas de apoyo a la mujer directiva". Sin embargo, muchos de estos empresarios "son conscientes de que mejorar la ratio de mujeres en la dirección no se soluciona solo con más leyes".

En el conjunto estatal, un 58% de directivos creen que "es un problema que se debe abordar conjuntamente, entre las empresas y gobierno, codo con codo". Esta cifra se eleva hasta el 59% en Euskadi, mientras que para un 22% el problema deberían solucionarlo sólo las empresas a través de medidas de acción internas, sin injerencia de la Administración.

Según Santiago Eraña, "ni las políticas públicas ni las privadas en materia de diversidad han generado avances significativos", por lo que "una nueva etapa de colaboración, en la que las empresas no sólo deban cumplir con leyes, sino también crearlas desde el inicio, puede ser
beneficiosa para Euskadi".

AUDITORÍAS DE BRECHA SALARIAL

Por otra parte, un 37% de las empresas vascas cree que la
introducción de auditorías de brecha salarial obligatorias sería "una medida efectiva que adoptarían internamente para superar la brecha salarial de género", mientras en el resto de las Comunidades y en el ámbito estatal, "rechazan ampliamente estas auditorías".

En Euskadi, se oponen un 32% de empresarios, "aduciendo que es una medida dura que vulneraría, además, su derecho a establecer políticas retributivas adecuadas" mientras, para un 15% "serían positivas, aunque para su puesta en práctica se necesitaría un amplio consenso entre el Gobierno, la patronal y los sindicatos".

Por último, un 12% de directivos vascos cree "excesivo" el carácter de la norma anunciada por la ministra Fátima Báñez, aunque creen que "su obligatoriedad ayudaría a superar los desequilibrios salariales entre hombres y mujeres en las empresas de Euskadi".

En relación a las "cuotas obligatorias", un 78% desearía "no tener que implantarlas" y cree que son "medidas contundentes y que no gozan de gran apoyo en nuestra comunidad empresarial".

Según Eraña, sin embargo, en países como Italia o Noruega, "están rozando ya la paridad en el número de hombres y mujeres en puestos de dirección". El informe considera que el "estancamiento en el liderazgo femenino" en el País Vasco se debe, en parte, a que "no existen
políticas claras en las propias empresas que incentiven el acceso de las mujeres a las altas esferas", según un 39% de los encuestados.

Otra razón, para el 20% de empresas vascas sería "el papel de la propia mujer a la hora de reivindicar sus ganas de dirigir", un rol "poco activo que no clarifica sus aspiraciones directivas en las empresas para las que trabajan".

A continuación, con un 17%, "habría que mirar a las propias empresas, que se han relajado o rezagado a la hora de seguir impulsando el cambio, principalmente al estar concentradas en otros asuntos de gestión que consideran más prioritarios", ha apuntado.

Por último, el 10% cree que el Gobierno y las instituciones vascas "no han potenciado las políticas de igualdad necesarias para que haya más directivas en Euskadi". "Según nuestros datos e investigaciones, ni las políticas empresariales ni las gubernamentales están logrando una incorporación masiva de la mujer a la alta dirección en España ni en Euskadi", afirma el socio director de la oficina de Grant Thornton en Bilbao.