El 56% de los vascos se conforma con el actual Estatuto, el 28% pide ampliarlo y un 9% opta por "la ruptura"

Resultados euskobarómetro
EPDATA
Actualizado 13/07/2018 12:01:59 CET

Euskobarómetro


Un 51% considera "negativa" la actuación de los partidos independentistas catalanes tras las elecciones de diciembre

BILBAO, 13 (EUROPA PRESS)

Un 20% de los ciudadanos vascos no desea cambios en el actual estatus de autogobierno y un 36% se conforma con que se completen las transferencias contempladas en el Estatuto, frente al 28% que apuesta por reformarlo para ampliar el autogobierno y el 9% que apuesta por la "ruptura soberanista", según los datos del último Euskobarómetro presentado este viernes en Bilbao.

El estudio, que elabora el equipo del Departamento de Ciencia Política de la UPV/EHU que dirige Francisco José Llera, ha sido realizado en función de los resultados de 600 entrevistas realizadas en domicilios vascos entre los pasados días 9 y 26 de mayo.

En función del Euskobarómetro, un 42% de los encuestados se siente parcialmente satisfecho y un 39% totalmente satisfecho con el Estatuto de Gernika, cuya reforma se está abordando actualmente en la Ponencia de Autogobierno del Parlamento vasco. Por contra, un 13% se declara insatisfecho con el actual Estatuto. Los datos mantienen, según recoge el estudio, "relativa estabilidad" en el último año.

Al ser preguntados por las alternativas al actual estatus de autogobierno, un 20% apuesta por "dejarlo como está" (con un retroceso de 7 puntos respecto a la oleada de octubre) y un 36% se conforma con completar las transferencias (+11 puntos). Los encuestados que optan por reformarlo y ampliar el autogobierno alcanzan el 28% (+1 punto), mientras que un 9% se decanta por "una posición de ruptura soberanista" (-7 puntos).

La encuesta refleja que un 51% de los vascos votaría a favor si se celebrará en la actualidad el referéndum que ratificó la aprobación del Estatuto de Gernika, con una recuperación de 21 puntos durante los últimos cuatro años, aunque dos puntos por debajo del porcentaje alcanzado en 1979. El voto contrario, que entonces fue del 3%, alcanzaría el 8%, aunque con un retroceso interanual de 12 puntos.

El Euskobarómetro constata una "división crónica" en la sociedad vasca entre nacionalistas (el 45% de los encuestados) y los no nacionalistas (el 51%), aunque con un retroceso semestral de tres puntos entre los primeros y un aumento de igual cuantía en los segundos. El sentimiento nacionalista sólo es mayoritario en Gipuzkoa.

En cualquier caso, un 65% de los vascos mantienen la compatibilidad de las identidades vascas y española, tras un aumento semestral de 7 puntos. El "españolismo extremo" se reduce al 3% y el "exclusivismo vasquista" es de un 28%, aunque retrocede 7 puntos en los últimos seis meses.

La fórmula autonómica para la organización territorial del Estado es la preferida del 37% de los encuestados (+1 punto desde octubre) y desean un escenario federal el 29% (-3 puntos). Por la independencia opta el 23% (-1) y por el centralismo el 5% (+1).

Con independencia de la fórmula política del autogobierno vasco, un 28% de la ciudadanía vasca expresa "grandes deseos de independencia" (-2 puntos), una opinión que expresan el 72% de los votantes de EH Bildu y el 22% de los del PNV. Además, un 25% manifiesta tener "pequeños deseos de independencia" (+10 puntos) y el 40% ninguno (-4 puntos).

En la hipótesis de una Euskadi independiente, un 22% cree que se viviría mejor y un 32%, peor. Un 23% sostiene que "las cosas no cambiarían", según recoge el estudio.

Si se celebrara un referéndum de independencia, el 'no' alcanzaría el 37%, diez puntos menos que hace seis meses, mientras que el 'sí' subiría dos puntos, hasta el 32%. Un 20% se abstendría y un 11% no expresa preferencia. En ese sentido, Francisco LLera ha destacado, de la última oleada del Euskobarómetro, "el reforzamiento de la moderación y del autogobierno" y el "alejamiento respecto al procés catalán, aunque se rechace la aplicación del 155". Así, ha señalado que, por parte de los vascos, "se mantiene la distancia en relación a cómo se ha gestionado esta cuestión en Cataluña".

"Hace seis meses, cuanto teníamos el impacto directo del procés catalán el no a un referéndum de independencia en Euskadi era del 47% y el sí del 32%, ahora ha bajado la tensión y el no se desmoviliza 10 puntos y el sí se mantiene prácticamente igual, dos puntos más", para indicado para añadir que el 10% que baja el no "se va a la abstención".

El informe precisa, no obstante, que los votantes a favor se reducirían al 28% si la independencia supusiera una salida de la UE y una pérdida de posiciones en el mercado español.

CATALUÑA

El Euskobarómetro analiza, asimismo, las opiniones de los vascos en relación a la situación de Cataluña. Un 58% de los encuestados encuentra injustificada la aplicación del artículo 155 de la Constitución, frente al 24% que la apoya, y un 49% apoya la convocatoria de elecciones que se produjo en aplicación de este artículo, frente al 35% que no la justifica.

Un 51% de los ciudadanos vascos considera "negativa" la actuación de los partidos independentistas catalanes a la hora de aplicar el resultado de las elecciones de diciembre y un 26% la califica de "positiva". Un 11% se muestra indiferente.

Entre las conclusiones del estudio, también se refleja un nuevo descenso, de diez puntos en el último año, en el sentimiento de libertad para hablar de política con todo el mundo, que se sitúa en el 48%. Un 35% afirma que puede hablar de política "con algunos" y un 16% asegura que "con nadie".

INSATISFECHOS CON EL SISTEMA DEMOCRÁTICO

El Euskobarómetro destaca que un 81% de la ciudadanía de Euskadi (un punto más que hace seis meses) se muestra insatisfecha con el funcionamiento del sistema democrático, frente al 18% de encuestados satisfechos, lo que coloca a la sociedad vasca por debajo de la media estatal y la europea. Tanto nacionalistas (87%) como no nacionalistas (77%) expresan una insatisfacción mayoritaria.

Por otro lado, apunta que un 30% de los encuestados votaría de forma favorable en la actualidad si se celebrara un nuevo referéndum constitucional (+5 puntos respecto a las encuestas realizadas en octubre), por encima de los votos negativos, que alcanzarían el 28%.