El déficit de trabajadores en Euskadi superará con creces las 100.000 personas dentro de diez años

Jornada PwC
PWC
Publicado 29/01/2018 13:22:30CET

Los empresarios vascos apuestan por profundizar en el autogobierno y reclaman "revisar en profundidad" el modelo fiscal

BILBAO, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio realizado en base a proyecciones empresariales advierte de que, dentro de 10 años, el déficit de trabajadores superará con creces las 100.000 personas en Euskadi, según las conclusiones del informe de PwC "Temas candentes de la economía vasca. La visión de los empresarios". En el informe, los empresarios subrayan también la necesidad de profundizar en el autogobierno y "revisar en profundidad" el modelo fiscal.

El documento, presentado este lunes en Bilbao, ha sido realizado con las aportaciones de un grupo de trabajo formado por presidentes, consejeros delegados y máximos ejecutivos de las principales empresas vascas que se reunieron en la sede de PwC en Bilbao.

La presentación del estudio, a la que ha asistido la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, ha corrido a cargo del presidente de PwC España, Gonzalo Sánchez, y del responsable de la firma el País Vasco y Navarra, Ricardo Celana, quienes han detallado los pormenores del mismo.

Gonzalo Sánchez ha subrayado que se observa con "gran admiración" la estabilidad institucional en Euskadi, que se percibe, pese a los problemas que puedan existir, como "un país que hace bien las cosas".

Por su parte, Ricardo Celana ha destaco que, en general, los empresarios muestran una visión optimista sobre Euskadi y constatan que se está ante una "economía sana sin grandes desequilibrios". No obstante, ha indicado que han huido de la "complacencia" y han apuntado los retos que se deben abordar en el País Vasco.

En concreto, son diez los temas en los que han incidido y que consideran "candentes" de la economía vasca como son la cuestión demográfica; el capital humano y educación; emprendendores; marco laboral; Fiscalidad; entorno político e institucional; infraestructuras; industria 4.0 y coyuntura mundial.

DÉFICIT DE TRABAJADORES

En el estudio, los empresarios constatan que el envejecimiento de la población es un problema no solo social, sino que, a medio plazo, habrá dificultades para el relevo generacional en la industria.

En concreto, se subraya que Euskadi es la autonomía que registra menos nacimientos y, según proyecciones empresariales, dentro de diez años el déficit de trabajadores superará con creces las 100.000 personas. Según apuntan, en el periodo 2010-2020 se reducirá un 2% la población y un 9% el número de activos.

Las líneas de actuación que plantean ante este problema es la de trabajar por un cambio en los valores sociales y apuntan también que las familias no van a crecer si no hay empleos "bien retribuidos", por lo que creen que se debería dar una progresiva mejora de la estabilidad laboral.

MARCO LABORAL

En el estudio, los empresarios han aludido a los conflictos entre sindicatos y empresas por el "bloqueo sindical" y por la "política de confrontación" por parte de las centrales sindicales.

Tras valorar la entrada en vigor de la reforma laboral, echan en falta una cultura de compromiso en las relaciones laborales y apuestan por impulsar un modelo de gestión de las personas incluso "superando el espacio sindical", sin que ello signifique que no hay que trabajar por avanzar en el desbloqueo de la negociación colectiva.

En el ámbito laboral, un 89% de los directivos encuestados cree que es necesario redefinir el actual marco de relaciones laborales e introducir medidas que le den mayor flexibilidad y transparencia, así como ligar los salarios a la productividad.

Asimismo, en este capítulo, se alude a que Euskadi tiene una de las tasas de absentismo laboral más elevadas de todo el Estado y el informe apunta a que parte del problema puede estar relacionado con el hecho de que "algunos convenios establecen que se cobrará el salario completo desde el primer día de baja".

AUTOGOBIERNO

Por otra parte, en el informe se constata la opinión empresarial de que el nivel de autogobierno en Euskadi aporta estabilidad institucional. En este sentido, apuestan por profundizar en el autogobierno sobre la base del actual estatuto y las transferencia pendientes. En concreto, el estudio apunta que los límites del autogobierno seguirán formando parte del debate político.

Los empresarios defienden ejercer competencias de forma "más eficiente", sobre todo, las políticas activas de empleo y existe divergencia de opiniones sobre si sería bueno o no asumir la transferencia de la Seguridad Social.

Asimismo, valoran el sistema del Concierto y creen que se debe hacer "pedagogía" sobre el mismo para evitar "presiones no deseadas". Otro aspecto en el que inciden es la complejidad institucional que existe en Euskadi.

En contraste con la estabilidad institucional, el estudio indica que hay una "gran inestabilidad" a nivel sindical como consecuencia de las posturas de ELA y LAB. "Sin un cambio en el mapa sindical o una evolución de esos sindicatos hacia tesis más acordes con la actual realidad, Euskadi perderá competitividad y capacidad para atraer talento e inversiones", señala el estudio, que también subraya los efectos positivos que ha tenido el cese de la actividad de ETA.

En relación a la fiscalidad, los empresarios valoran el sistema del Concierto económico pero consideran que hay que "revisar en profundidad" el modelo fiscal" porque "en los últimos tiempos" ha "lastrado la competitividad".

En el estudio, indican, en relación al Impuesto de Sociedades, que el 83% de las empresas vascas prácticamente no aplica deducciones, con lo que el tipo de gravamen nominal es "muy cercano" al tipo efectivo. Asimismo, los empresarios, que también defienden revisar la Ley de Aportaciones, se muestran favorables a eliminar el Impuesto sobre el Patrimonio.

En el capítulo de infraestructuras, los empresarios creen que existe una inversión "insuficiente" y advierten una falta de cohesión territorial en el ámbito de transporte. Según el estudio, hay que analizar el futuro y las necesidades de los puertos y abordar las "insuficientes" conexiones de Euskadi con los principales aeropuertos europeos.

En la materia relativa al capital humano y la educación, los empresarios aprecian un "desajuste" entre la educación y las necesidades de la empresa. A su juicio, es precisa una revisión de la calidad y los contenidos del sistema educativo y, aunque consideran un referente el sistema vasco de Formación Profesional, creen que el universitario "no tiene la calidad que se requiere".

Un 59% de los empresarios encuestados cree que se debe favorecer la adquisición de habilidades instrumentales necesarias en el mundo laboral y un 54% estima necesario reforzar la vinculación entre las universidades y los centros de formación con las empresas.

Otro área analizado es el de los emprendedores y, en este sentido, se señala que el 80% de los vascos considera positiva la labor de las empresas vascas. Los empresarios consideran que el emprendimiento prácticamente sólo surge de la necesidad y creen que sería importante que se favorezca con mensajes institucionales.

Sobre la red empresarial, el informe indica que, en general, el empresariado vascos entiende que se están perdiendo centros de decisión y, en concreto, defienden que hay que reforzar Bilbao como "plaza financiera". Por último, en relación a la industria 4.0, un 60% de los empresarios califica como bajo o muy bajo el nivel de digitalización de sus compañías.