Ararteko señala que la lucha contra la violencia de genero compete a toda la sociedad y no sólo a las instituciones

Actualizado 24/11/2010 16:12:37 CET

Lamarka subraya la situación de las inmigrantes "procedentes de países en los que el machismo tiene un predominio social mayor"

VITORIA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ararteko, Iñigo Lamarka, ha señalado que la lucha contra la violencia de género compete a toda la sociedad y no sólo a las instituciones, ya que debe ser ésta la que muestre su rechazo hacia cualquier expresión de violencia y machismo "en sus diversas formas".

En una declaración institucional, el Ararteko ha afirmado que dentro de dichas formas se encuentran "el desprecio o la discriminación hacia las mujeres, la asignación de roles estereotipados por sexos, y la invisibilización o la relegación de niñas y mujeres a papeles secundarios y exentos de cualquier poder de decisión".

Asimismo, Lamarka ha expresado su "firme repulsa por esta execrable lacra social que continúa socavando los cimientos de la democracia". "La prevención contra la ideología machista con medidas firmes que aseguren la igualdad real y efectiva de mujeres y hombres es la única manera de diluir primero y acabar eliminando después el potencial de riesgo en el que se halla cualquier mujer por el hecho de serlo", ha añadido.

Además, el Ararteko ha explicado que para "cambiar la ideología machista, los poderes públicos tienen el deber de hablar alto y claro a la sociedad; los mensajes contradictorios o ambiguos sólo refuerzan las posturas fundamentalistas del machismo".

CALVARIO

A su vez, Lamarka ha afirmado que la institución que dirige ha constatado que "muchas mujeres continúan viviendo un calvario, que, en algunas ocasiones, les lleva a expresar su total decepción respecto a respuestas institucionales que no atinan suficientemente con soluciones adecuadas a sus problemas, y no terminan de encontrar las bases para emprender una vida que les dote de autonomía y les permita salir del círculo de la victimización".

Dicha situación, según el Ararteko, "pone de relieve la necesidad de una respuesta personal e individualizada en un ámbito tan sensible, en el que lo que está en juego es la integridad física y moral de las mujeres".

Por su parte, Lamarka ha subrayado la situación de las mujeres inmigrantes, ya que el sexismo "tiene una presencia cultural más potente en comunidades de personas procedentes de algunos países en los que la ideología machista tiene un predominio social mayor"; y ha mostrado su preocupación por "la incidencia de la violencia de género en los hijos e hijas de las mujeres maltratadas, que, en muchas ocasiones, aparecen como víctimas secundarias, sino directas, de esta clase de violencia".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies