Archivada la investigación por el regalo de bicicletas a dos exdiputados forales por una empresa de Jabyer Fernández

Actualizado 14/12/2011 14:45:57 CET

Rechaza investigar la supuesta responsabilidad de Ibarretxe porque no se presentó denuncia y, en todo caso, los hechos habrían prescrito

VITORIA, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción número 4 de Vitoria ha archivado la investigación por un presunto caso de cohecho y tráfico de influencias iniciada por el regalo, por parte de una empresa del constructor Jabyer Fernández, de dos bicicletas estáticas de alta gama a los exdiputados forales Eusebio Melero e Iñaki Galdos.

A través de un auto, el juez Roberto Ramos también rechaza investigar la supuesta responsabilidad del exlehendakari Juan José Ibarretxe --que recibió una bicicleta similar en 2006, aunque en este caso se desconoce quien efectuó el pago--, dado que ni siquiera se llegó a presentar denuncia contra él y, en todo caso, los hechos habrían prescrito.

El auto del titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Vitoria archiva la investigación por la presunta comisión de delitos de cohecho y/o tráfico de influencias al empresario Jabyer Fernández Fernández, al exdiputado de Obras Públicas de Bizkaia Eusebio Melero y al exdiputado de Deportes de Gipuzkoa Iñaki Galdos.

En su resolución, el juez recuerda que una de las empresas de Fernández adquirió en noviembre de 2004 cuatro bicicletas estáticas de alta gama de la marca Cardgirus por un valor de 24.208 euros.

Una de esas bicicletas, según se indica en el auto, fue entregada "por indicación" del empresario a Eusebio Melero a finales de 2004, fecha en la que era responsable de Obras Públicas y Transportes de la Diputación de Bizkaia.

Posteriormente, en la primera mitad de 2006, Iñaki Galdos recibió otra bicicleta de la misma marca, que costaba 3.000 euros y que fue abonada por otra de las empresas de Jabyer Fernández. En el auto, se recuerda que Galdos no fue nombrado diputado foral de Gipuzkoa hasta julio de 2007.

Por otra parte, se indica que en una fecha indeterminada de 2006, Juan José Ibarretxe recibió otra bicicleta Cardgirus, valorada en unos 1.800 euros, aunque, en este caso, "se desconoce quién la abono". El juez señala que se desconoce el paradero actual de los tres dispositivos deportivos.

GALDOS

En el caso de Iñaki Galdos, en el auto se indica que os hechos expuestos no son constitutivos de los delitos por los que fue presentada la querella que inicio el procedimiento, dado que cuando recibió el regalo no tenía la autoridad de funcionario público. Por ese motivo, establece el sobreseimiento libre de las diligencias a él referidas.

Respecto al posible delito de cohecho que se imputaba a Javier Fernández y Eusebio Melero, el juez señala que dicho delito se encontraría "prescrito", dado que transcurrieron más de tres años --el límite establecido en el momento de los hechos para la prescripción-- entre la entrega de la bicicleta y la interposición de la querella.

"A LA SUMO, COHECHO"

Además, rechaza que ambos pudieran haber incurrido en un delito de tráfico de influencias, puesto que "a lo sumo, se pudo cometer un delito de cohecho derivado de la entrega de la bicicleta en cuestión".

De esa forma, indica que la entrega del supuesto regalo "en su caso, se efectuó en consideración a la función o el cargo que ocupaba Eusebio Melero, y no porque el mismo bien hubiera tenido intervención en la adjudicación o hubiera influido en otra autoridad" para beneficiar a las empresas de Javier Fernández.

Sobre Juan José Ibarretxe, el juez recuerda que "no se ha presentado formalmente una denuncia o querella en su contra" y que "tampoco se ha dictado una resolución judicial en la que expresamente se acuerde recibirle declaración en calidad de imputado".

De esa forma, indica que "el procedimiento no se ha dirigido contra él en ningún momento, motivo pro el cual los hechos con presunta relevancia penal objeto de investigación en relación a él se encontrarían prescritos". Por todo ello, el juez Ramos decreta el archivo definitivo de las actuaciones, aunque el auto puede ser recurrido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies