Ayuntamiento de Bilbao no suscribe el Pacto de Vivienda pero mantendrá la "mano tendida" para alquiler y rehabilitación

 

Ayuntamiento de Bilbao no suscribe el Pacto de Vivienda pero mantendrá la "mano tendida" para alquiler y rehabilitación

Actualizado 17/06/2010 15:57:40 CET

BILBAO, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

La responsable del Área Municipal de Urbanismo y Medio Ambiente de Bilbao, Julia Madrazo, afirmó hoy que, aunque el Ayuntamiento no suscribe el Pacto Social por la Vivienda impulsado por el Gobierno vasco, mantendrá "una política de mano tendida" en materia de alquiler, rehabilitación y regeneración urbana. No obstante, precisó que no ofrecerán "un cheque en blanco".

Madrazo consideró que, en el momento actual, todos los agentes públicos y privados relacionados con la promoción del alquiler social y la rehabilitación urbana están "obligados a cooperar" porque "muchas familias tienen grandes dificultades para acceder a una vivienda digna".

Sin embargo, explicó que, en el Ayuntamiento de Bilbao, "no podemos suscribir un Pacto Social por la Vivienda que no incorpora apuestas claras y audaces para garantizar este derecho, aunque aportaremos toda nuestra experiencia y capacidad en aquellos retos en los que podemos esperar resultados objetivos".

Madrazo, que también es responsable de las sociedades públicas Viviendas Municipales de Bilbao y Surbisa, Sociedad Urbanística de Rehabilitación de Bilbao, indicó que el Pacto por la Vivienda, suscrito ayer en Vitoria, plantea reformas legislativas "en materias que suscitaron un amplio consenso político" en la legislatura pasada como la Ley del Suelo y la Ley de Plusvalías urbanísticas.

No obstante, apuntó que "uno de los mayores escollos" del Pacto es la liberalización del suelo y la privatización de plusvalías urbanísticas "favoreciendo los intereses de propietarios del suelo y promotores privados". De este modo, censuró que se pretende "incrementar las cargas de urbanización de la vivienda protegida, reducir las reservas de suelo para vivienda protegida, reducir las plusvalías urbanísticas, incrementar la edificabilidad".

"Estamos ante una despublificación de la función urbanística de primer orden que hará que Euskadi pase de ser el ejemplo de referencia en materia de políticas públicas de vivienda a ser uno más del pelotón autonómico, con todo lo que ello supone de emulación de los modelos fallidos de Valencia, Madrid, Murcia, archipiélagos, Andalucía y Cataluña", advirtió.

A pesar de su negativa a suscribir el Pacto, Julia Madrazo aseguró que "la colaboración entre los distintos ámbitos de competencia puede ser fructífera, especialmente, en materia de vivienda en alquiler y rehabilitación y regeneración urbana". Para ello, solicitó la puesta en común de recursos presupuestarios que garanticen estas políticas.

PLAZO EXCESIVO

Según explicó, su departamento considera "excesivo" el plazo de quince establecido en el Pacto Social por la Vivienda para facilitar el acceso a la vivienda de 90.000 familias, "al menos, en la parte que proporcionalmente corresponde a Bilbao, donde el objetivo de cumplimiento debería situarse en un máximo de 10 años".

Tampoco comparte la naturaleza de las adjudicaciones previstas para este plazo por el Gobierno vasco ya que "50.000 pisos se adjudicarían en propiedad y 40.000, en alquiler protegido". En opinión de Julia Madrazo, "si hubiera una voluntad real, podríamos aumentar el porcentaje de las adjudicaciones públicas de vivienda en alquiler protegido".

En cuanto a las políticas de rehabilitación urbana recogidas en el Pacto Social por la Vivienda, el Área de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Bilbao suscribe las acciones encaminadas a la recuperación de la ciudad ya construida.

En este sentido, citó "todo lo relacionado con las operaciones de regeneración del tejido urbano, para dotarlo de servicios y de mejoras en la accesibilidad, la recuperación de espacios urbanos desaprovechados o la introducción de medidas de eficiencia energética en la rehabilitación de viviendas". Según explicó, "son intervenciones que fomentan la cohesión social y potencian la promoción económica de una ciudad".

Asimismo, recordó que el Pacto Social por la Vivienda fija como meta para los próximos 15 años la ejecución de 250.000 actuaciones de rehabilitación en todo el País Vasco, "un objetivo que Bilbao ya cumple holgadamente, porque tramita alrededor de 1.600 rehabilitaciones de vivienda cada año".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies