Barakaldo y Ermua recuerdan la próxima semana a Miguel Ángel Blanco

Miguel Angel Blanco
FUNDACIÓN MIGUEL ANGEL BLANCO
Actualizado 08/07/2018 12:52:30 CET

La Fundación Miguel Ángel Blanco denuncia el "culto al terrorismo que en el País Vasco y en Navarra se lleva a cabo"

BILBAO, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los municipios vizcaínos de Barakaldo y Ermua recordarán esta próxima semana al concejal del PP Miguel Ángel Blanco, asesinado por ETA el 13 de julio de 1997. En total, más de una treintena de localidades de todo Estado celebran estos días homenajes a la figura del edil bajo el lema 'Miguel Ángel Blanco, nuestra memoria'.

El primer acto de recuerdo en Euskadi se celebrará en Barakaldo, el miércoles 11 de julio y está organizado por el Ayuntamiento. Así, a partir de las 12.00 horas se llevará a cabo una ofrenda floral y se guardará un minuto de silencio en la plaza de la Convivencia.

En el caso de Ermua, municipio de donde era concejal Blanco, el PP ha organizado el próximo jueves día 12, un acto de recuerdo que se desarrollará en el monumento a las víctimas del terrorismo, a partir de las 12.00 horas.

Un día después, el viernes 13, se repetirá el homenaje aunque en este caso la organización correrá a cargo del Consistorio y se desarrollará a las 11.30 horas.

En un comunicado, la Fundación Miguel Ángel Blanco ha recordado que este año, "tras más de 50 años de actividad terrorista, ETA se ha disuelto sin condenar su pasado criminal" y ha valorado que han sido las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado quienes "han vencido policialmente a ETA, pero todavía nos quedan importantes asuntos pendientes".

CRÍMENES SIN RESOLVER

En este sentido, advierten de que quedan "más de trescientos crímenes sin resolver" y es necesario también "deslegitimar a ETA", cuestión que pasa por "deslegitimar su proyecto político antidemocrático, totalitario y excluyente que ahora no se defiende por medio de las armas, pero sí desde las instituciones".

Asimismo, denuncian el "culto al terrorismo que en el País Vasco y en Navarra se lleva a cabo prácticamente todas las semanas, ante la pasividad de las instituciones, y con el apoyo de algunos partidos y organizaciones que justifican o relativizan el terrorismo, con el peligro de radicalización que eso entraña para los jóvenes y de humillación para las víctimas".

Por ello, abogan por "asentar un relato basado en la verdad, la dignidad, la memoria y la justicia de las víctimas del terrorismo que neutralice el relato manipulado que justifica la actividad criminal de ETA y diluye sus responsabilidades".

Contador