El borrador de Ley Municipal incorpora tres representantes locales en CVF, lo que obliga a reformar la LTH en este punto

Actualizado 22/10/2010 16:19:44 CET

Gobierno vasco inicia la tramitación del anteproyecto, que no recoge la petición de Eudel sobre "reparación de deuda histórica"

BILBAO, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El borrador del anteproyecto de Ley Municipal plantea la incorporación al Consejo Vasco de Finanzas (CVF) de tres representantes municipales para participar en decisiones como la fijación de criterios y coeficiente de reparto de tributos concertados y el establecimiento de recomendaciones para la distribución dentro de cada territorio. Esta incorporación conllevaría modificar la Ley de Territorios Históricos (LTH), aunque "sólo" en lo concerniente a la composición del CVF.

De esta forma lo ha explicado el secretario general de Presidencia del Ejecutivo autonómico, Manuel Salinero, en una comparecencia en Bilbao en la que ha detallado este borrador, aprobado por el Consejo de Gobierno el pasado martes y que ha sido remitido este mismo viernes a las diputaciones vascas y a Eudel.

Según ha destacado, esta propuesta "no es el final de nada, sino el principio de todo" porque el Ejecutivo mantiene "voluntad de acuerdo amplio" para "negociar todo lo que haya que negociar con quien quiera" desde "la lealtad institucional".

El Gobierno vasco confía en sacar adelante en la actual legislatura esta ley, que no se desea "someter al debate preelectoral" de los comicios forales y locales, por lo que se seguirá "avanzando ahora" en su tramitación", pero "no vamos a discutirla en abril".

El documento presenta como líneas fundamentales el avance en "el contenido de la autonomía municipal" para lograr, en palabras de Salinero, que "se declare la mayoría de edad municipal", así como la "clarificación competencial" mediante un listado "exhaustivo" de 35 áreas de competencias, a su vez subdivididas en varias "potestades".

Se parte, según ha apuntado, de "una cláusula general de competencia", de manera que "los ayuntamientos podrán ejercitar todas aquellas que no estén expresamente atribuidas a otro nivel competencial" y únicamente se establecen competencias y no servicios obligatorios para los ayuntamientos.

Asimismo, el borrador pretende impulsar "una amplia potestad de organización" para los municipios y la "suficiencia financiera", con la "doble vertiente" de que, en primer lugar, "si el nivel de competencias que ejercitan los ayuntamientos crece, lógicamente debe crecer en la misma medida la financiación incondicionada" y, en segundo lugar, se evite que se puedan "invadir competencias" desde otros niveles competenciales.

Para ello, se plantea una fórmula, "recomendada desde las bases de Eudel" remitidas al Gobierno vasco, de "alerta temprana". El anteproyecto contempla la creación del Consejo de Políticas Públicas Locales, en el que se establece un sistema para que las normas y planes que sean aprobados por el Ejecutivo autonómico sean analizados por una Comisión de representación municipal y que se determine si se produce "una invasión competencial".

En caso afirmativo, pasará a un pleno, presidido por el lehendakari y el presidente de Eudel, en el que se tratará de "desatascarlo", ha explicado Salinero, que ha destacado que, aunque en el supuesto de que persista el desencuentro el proyecto puede seguir adelante, se debe "hacer el esfuerzo de dejar escrita en la tramitación la razón por la que no se hace caso a esa recomendación".

Asimismo, se establece "la imposibilidad de invasión sorpresiva", de manera que se obligará a que, cuando el Gobierno decida poner en marcha servicios que "supongan dinero a los ayuntamientos", determine "para cuánto tiempo" y "cuál es la garantía financiera para la prestación del servicio sin que sufran las arcas municipales". En caso de que no se recojan estas condiciones, los ayuntamientos podrán "no cumplir las decisiones que se le establecen".

PRESENCIA EN EL CVF

El anteproyecto contempla la participación "eficaz" de los ayuntamientos en el Consejo Vasco de Finanzas para aquellas decisiones en que "le son inmediatamente atinentes", que el borrador establece en cuatro puntos, --entre ellos, fijar los criterios y coeficiente del reparto de tributos concertados, así como establecer recomendaciones para el reparto dentro de cada territorio, a las que se suman otras dos sobre aspectos de endeudamiento y presupuestarios recogidas en la LTH--.

En concreto, la administración local estaría representada en este organismo con tres representantes municipales propuestos "por la asociación más representativa en el ámbito local" y "con criterios de representación política", por lo que deberán provenir de los tres partidos más votados en las elecciones municipales.

La fórmula que se plantea es la de mayoría absoluta siempre que se cuente en los acuerdos con el respaldo de uno de los representantes de cada nivel institucional (gobierno, diputaciones y ayuntamientos), con el objetivo de que "no haya asalto institucional" y evitar decisiones que sean "invasivas" para el ámbito municipal.

NO HAY REFORMA DE LA LTH

La incorporación de estos representantes municipales conllevaría la reforma de la Ley de Territorios Históricos en lo concerniente a la composición del Consejo Vasco de Finanzas, si bien el secretario general de Presidencia ha precisado que "sólo a esos efectos" porque, "si alguna vez intentamos una reforma de la LTH, la haremos como debe hacerse, diciendo que vamos a reformarla porque tengamos una mayoría suficiente y una aquiescencia social para iniciarlo, pero no es el caso".

El borrador fija, además, mecanismos para garantizar "criterios armonizadores" en la financiación municipal, en los ámbitos de participación de los municipios en los tributos concertados y en cada territorio histórico.

Tras resaltar que "la forma de garantizar que ese reparto cuente con unos ayuntamientos mayores de edad es que los ayuntamientos estén en la toma de decisión", Salinero ha explicado que se propone "repetir el esquema previsto en la Ley de Territorios Históricos para el reparto de la financiación entre el nivel de Gobierno y diputaciones forales a ese segundo nivel, para que tengamos una decisión común en el que se establezca cómo va a participar el nivel municipal en el reparto de los fondos de los tributos concertados".

En este sentido, ha añadido que "se debe residenciar en el CVF, sumarse a la Ley de Aportaciones y ser aprobado por el Parlamento vasco".

En relación al reparto a cada ayuntamiento en cada uno de los tres territorios históricos, se establece que esta decisión le corresponde a las diputaciones, y añade una de las propuestas de las bases de Eudel para incorporar un sistema de recomendaciones acordadas en el seno del Consejo Vasco de Finanzas, que no serán de obligado cumplimiento para las diputaciones.

"DEUDA HISTÓRICA"

Entre los puntos de las bases "inteligentes" que Eudel remitió al Gobierno vasco para diseñar la Ley Municipal que no se han incorporado al anteproyecto, se encuentran la reivindicación de "la reparación de la deuda histórica" porque "estamos intentando arreglar el presente y el futuro", de modo que, "para arreglar el pasado, si hay algo que arreglar, seguro que esta ley no es el cauce oportuno", ha apuntado Manuel Salinero.

Tampoco se contempla, entre el articulado del borrador del anteproyecto de Ley Municipal, sus peticiones de establecer un reglamento de organización para toda la Comunidad Autónoma Vasca.