Cámara vasca celebra un nuevo debate de modelos lingüísticos sin que se aclare la fecha en que se aprobará el proyecto

Actualizado 07/11/2008 13:33:32 CET

EA se muestra dispuesta a introducir "mejoras" al texto en un debate "sosegado" durante la tramitación parlamentaria

VITORIA, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El debate en torno a la presencia del euskera y el castellano en la enseñanza pública en el País Vasco suscitado hoy en el Parlamento autonómico concluyó sin que se realizara concreción alguna sobre la fecha en la que el Gobierno vasco trasladará a la Cámara el Proyecto de reforma de modelos lingüísticos. No obstante, EA, partido que dirige el Departamento de Educación, se mostró abierta a las "mejoras" que puedan introducirse al texto durante la tramitación parlamentaria.

El pleno del Parlamento volvió a ser escenario de un nuevo debate en torno a esta cuestión, en este caso propiciado por una iniciativa del PP que instaba al Gobierno a "garantizar el derecho de los ciudadanos a elegir la lengua vehicular de la enseñanza de sus hijos". Aunque el texto, que fue rechazado al recibir el voto en contra del resto de formaciones, no se centraba en la reforma de modelos, buena parte de las intervenciones se centraron en este proyecto.

Tampoco salió adelante una enmienda de totalidad del PSE que pedía al tripartito que garantice "el principio de libertad de opción de las familias, manteniendo el objetivo de avanzar de manera progresiva y flexible en un bilingüismo equilibrado".

Por su parte, el tripartito retiró otra enmienda de totalidad, en este caso centrada en una petición al Ejecutivo para que "dé cumplimiento a los objetivos recogidos en la Ley de Normalización del Euskera y en la Ley de la Escuela Pública Vasca".

"IMPOSICIÓN"

El secretario general del PP, Iñaki Oyarzábal, dedicó buena parte de su intervención al borrador del proyecto de reforma de modelos lingüísticos del Departamento de Educación, del que afirmó que pretende "imponer un modelo único de inmersión lingüística" en euskera sin tener en cuenta la pluralidad sociolingüística de Euskadi. Así, aseguró hablar en nombre de "miles" de padres que desean matricular a sus hijos en castellano, del que recordó que es la lengua materna de la mayoría de los ciudadanos vascos.

Tras alertar de que el texto "pretende suprimir" el sistema de modelos lingüísticos actual (A, B y D), estructurado en función del peso del euskera y el castellano en la enseñanza, denunció que el proyecto "amenaza" el puesto de trabajo de "miles" de profesores que no tienen acreditado el perfil lingüístico exigido para enseñar en euskera. Además, afirmó que el documento está elaborado en función de informes "manipulados" y que puede derivar en "la discriminación social" de los castellanoparlantes.

La parlamentaria del PSE, Isabel Celaá, coincidió con Oyarzábal en que "el euskera, sin libertad, no tiene ningún futuro". En la misma línea, subrayó que su partido está dispuesto a "combatir la prohibición de estudiar en lengua materna". De todas formas, reconoció "el arraigo" que las personas cuya lengua materna es el euskera tiene hacia este idioma.

"FLEXIBILIDAD"

Además, matizó que esta reivindicación no puede convertirse en "un fetiche" y propuso un modelo "flexible", con presencia variable de las dos lenguas oficiales en función de la realidad sociolingüística en la que se ubica cada centro. De lo contrario, advirtió de la posibilidad de llegar a "la separación en dos comunidades lingüísticas", lo que perjudicaría la cohesión social.

Por parte de EA, partido que dirige el Departamento de Educación, Onintza Lasa, reconoció que el proyecto podrá ser mejorado "en un debate sosegado y fuera del ámbito mediático" en ponencia parlamentaria, aunque no aclaró cuando se remitirá el texto a la Cámara. Con el fin de propiciar "un debate técnico" en torno al proyecto, y para evitar el enfrentamiento político en torno a este asunto, anunció la retirada de la enmienda de los grupos del tripartito.

Además, consideró que la postura expresada por el PSE resultó "coherente", aunque defendió que el borrador de su departamento "de ninguna manera elimina el conocimiento del castellano".

"ACTITUD ABIERTA"

En una línea similar, Arantza Aurrekoetxea (PNV) se mostró dispuesta a participar en el debate sobre esta cuestión "con una actitud abierta". "Estamos dispuestos a hablar, pero no se ha impuesto nada y tampoco se va a imponer en el futuro". De todas formas, destacó la necesidad de impulsar políticas lingüísticas "favorables al euskera".

Por otra parte, reprochó al PP su interpretación "parcial" sobre la situación de la lengua en la enseñanza. Así, recordó que la Ley del Euskera "también recoge el derecho de los alumnos a tener conocimiento práctico del euskera y el castellano".

La parlamentaria de EHAK Itziar Basterrika destacó la necesidad de impulsar las lenguas "minorizadas" para garantizar los derechos de quienes pertenecen a dichas comunidades lingüísticas.

Desde EB, Antton Karrera reconoció la necesidad de adoptar una actitud "flexible" en este debate, pero advirtió al PP de que "no va por buen camino".

La parlamentaria de Aralar, Aintzane Ezenarro reprochó al Ejecutivo autonómico que aún no haya aprobado el proyecto de reforma de modelos lingüísticos, lo que ha hecho resurgir "un debate ficticio sobre un conflicto que no existe".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies