Cerca de 20.000 personas padecen Alzheimer en Euskadi, aunque se prevé un aumento por el envejecimiento de la población

 

Cerca de 20.000 personas padecen Alzheimer en Euskadi, aunque se prevé un aumento por el envejecimiento de la población

Actualizado 18/09/2008 16:42:54 CET

El gasto por receta de medicamentos para estos pacientes superó en 2007 los 13 millones de euros

BILBAO, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 20.000 personas padecen, en la actualidad, Alzheimer en el País Vasco, aunque se prevé un incremento de esta cifra en los próximos años con motivo del progresivo aumento de la esperanza de vida. En esta comunidad autónoma, el gasto por receta de los medicamentos para paliar esta afección superó el pasado año los 13 millones de euros, según los datos aportados hoy por el consejero de Sanidad, Gabriel Inclán.

El consejero vasco participó hoy en una jornada organizada por la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer de Bizkaia (AFA), con motivo de su 20 aniversario y la próxima conmemoración el próximo día 21 del Día Mundial de esta enfermedad, que supone la causa más frecuente de demencia.

Durante su intervención, Inclán trasladó un recuerdo "muy especial y afectuoso" para los familiares más cercanos de estos pacientes, que "sufren, ellos sí, con toda la conciencia, el drama que representa esta enfermedad neurodegenerativa".

El riesgo de padecer Alzheimer se incrementa con la edad, de manera que, a partir de los 65 años, su prevalencia se duplica con cada quinquenio. De este modo, por debajo de los 60 años hay aproximadamente 40 afectados por cada 100.000 personas, pero esta cifra se incrementa hasta el 1 por ciento en la población de entre 65-69 años, y oscila entre el 40 y el 50 por ciento entre las personas con 95 o más años.

Por ello, aunque se estima que en la actualidad en Euskadi unas 20.000 personas padecen esta enfermedad, el progresivo incremento de la esperanza de vida de la población hará que esta cifra se incremente en los próximos años, según advirtió el consejero de Sanidad.

La enfermedad de Alzheimer se caracteriza por la pérdida progresiva de la memoria, del juicio crítico, del lenguaje, de la capacidad para tomar decisiones y por generar desorientación en el tiempo y en el espacio. Finalmente, explicó, "los enfermos pierden todas sus capacidades cognitivas superiores y acaban en un estado casi 'vegetativo'".

El consejero detalló que el origen de la muerte de las neuronas y de las alteraciones en el cerebro su relación "no tiene por ahora respuesta". En los casos de Alzheimer precoz aproximadamente el 7 por ciento tiene una herencia autosómica dominante ligada a mutaciones en los genes localizados en diversos cromosomas (1, 14 y 21), pero en el 95 por ciento de los pacientes no existe un patrón hereditario.

El diagnóstico de enfermedad de Alzheimer se establece en vida mediante la exploración neurológica y neuropsicológica, y la exclusión de otros tipos de demencia, dado que no existe ningún marcador biológico patognomónico. Por ello, según destacó, resulta "muy importante" descartar causas tratables de demencia, así como otras enfermedades neurodegenerativas "dada la importancia que esta información podría tener en el futuro para los descendientes".

En este contexto, el consejero señaló que Osakidetza tiene como objetivo garantizar que los pacientes con enfermedad de Alzheimer cuenten con "todos los recursos necesarios" y que su seguimiento sea multidisciplinar, para lo que dispone de "una importante red de consultas de neurología en los ambulatorios que facilita el acceso de todos los pacientes a un diagnóstico especializado".

De este modo, subrayó que los médicos de familia y psiquiatras son "pilares básicos" para la atención de las personas que padecen esta enfermedad. En las consultas de psiquiatría de la red pública se atendieron durante el año 2007 a 942 pacientes con demencia y trastornos de la conducta con un total de 4.820 consultas.

En la actualidad, no se cuenta con ningún tratamiento que frene la evolución progresiva del deterioro cognitivo, de modo que los medicamentos específicos mejoran únicamente de manera transitoria el deterioro cognitivo y los trastornos de la conducta. No obstante, en función de los datos aportados por el consejero de Sanidad, en el País Vasco el gasto por receta de los medicamentos para la enfermedad de Alzheimer durante el año 2007 fue de más de 13 millones euros.

INVESTIGACIÓN

El responsable vasco de Sanidad destacó que "uno de los caminos más eficaces para ayudar a las personas que ahora padecen esta enfermedad y, sobre todo, a las que la padecerán en el futuro es la investigación". Por ello, afirmó, en todos los hospitales terciarios de Osakidetza existen consultas monográficas de demencia donde se realiza investigación clínica, en ocasiones participando en ensayos clínicos con nuevos medicamentos.

También se realizan proyectos de investigación en los que colaboran investigadores básicos, principalmente genetistas, neuropsicólogos, y neurólogos.

En este campo, recordó que, desde hace más de dos años, los Servicios de Genética y Neurología del Hospital de Basurto, el CIC bioGUNE y el Departamento de Neuropsicología de la Universidad de Deusto formaron un grupo para la investigación sobre la enfermedad de Alzheimer, con el objetivo final de identificar sus bases moleculares y localizar así dianas terapéuticas que permitan diseñar medicamentos efectivos para combatirla. En este proyecto se ha analizado hasta la fecha el genoma completo de 360 personas para identificar qué zonas del mismo están implicadas en esta enfermedad.

A través de esta investigación, según indicó el consejero, se han detectado regiones cromosómicas que podrían estar asociadas a la enfermedad y que no estaban descritas hasta ahora. "Estos resultados podrían abrir nuevas líneas de investigación sobre las causas y para el tratamiento de la Enfermedad de Alzheimer", destacó.

Para confirmar estos resultados, se ha empezado a desarrollar la segunda fase del estudio que pretende, además, identificar un reducido número de genes e identificar la función de los mismos.

Por otro lado, el consejero advirtió de que es "imprescindible" sumar a la labor sanitaria la colaboración de otros ámbitos como el social, de tal manera que "las complejas consecuencias de esta enfermedad sean paliadas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies