El Estado devolverá a Euskadi 1.400 millones tras el pacto sobre el Cupo

351763.1.644.368.20170503112452
Vídeo de la noticia
Actualizado 03/05/2017 15:48:23 CET

BILBAO, 3 May. (EUROPA PRESS) -

Azpiazu destaca el "alcance político" del pacto, que "normaliza" las relaciones financieras entre ambas administraciones

VITORIA, 3 (EUROPA PRESS)

PNV anuncia un acuerdo con el Gobierno para los Presupuestos de 2017 pero avisa de que no les compromete para 2018

Los gobiernos central y vasco han cerrado un acuerdo que resuelve sus discrepancias en torno al Cupo, de forma que el Ejecutivo español devolverá al vasco 1.400 millones de euros. Ambas administraciones, además, se han comprometido a aprobar este año una nueva ley quinquenal sobre este instrumento, a través del que se calcula el dinero que Euskadi paga al Estado por las competencias no transferidas.

El pacto, firmado este pasado martes en Madrid por el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, y el consejero vasco de Hacienda, Pedro Azpiazu, cierra "diez años de incertidumbre financiera" entre ambos gobiernos, según ha destacado Azpiazu en una rueda de prensa ofrecida este miércoles en Vitoria.

El consejero ha subrayado que este es un acuerdo "excelente y satisfactorio", que "normaliza las relaciones financieras" entre ambas administraciones. Azpiazu ha añadido que el pacto tiene un "alcance político" importante, aunque ha rechazado pronunciarse sobre las "implicaciones" que puede tener en las relaciones entre el PNV y el PP o en las negociaciones que mantienen ambos partidos sobre los Presupuestos Generales del Estado.

"AGRAVIOS"

Tampoco ha querido "mezclar" o "enturbiar" este acuerdo con las interpretaciones que puedan realizar otras comunidades autónomas sobre presuntos "agravios" comparativos en el trato financiero que recibe Euskadi por parte del Gobierno central.

Entre los aspectos clave del acuerdo, se encuentra la fijación de la cuantía a devolver por parte del Estado por las discrepancias en el cálculo del Cupo correspondiente al periodo 2007-2016 y sobre las políticas activas de empleo, cuyas competencias fueron transferidas a Euskadi en 2010.

El importe de dicha cuantía se ha fijado en 1.400 millones de euros, un dinero que se irá descontando de forma progresiva, durante los próximos cinco años, de la suma que Euskadi debe pagar al Estado por los servicios que este presta en la comunidad autónoma y como contribución a los gastos generales. Estas compensaciones se distribuirán de la siguiente manera: el 10% de los 1.400 millones se descontará del Cupo a abonar este año, un porcentaje que en los próximos cuatro ejercicios pasará a ser del 15, 20, 25 y 30 por ciento, respectivamente.

En un principio, las discrepancias sobre el cálculo del Cupo se habían fijado en torno a los 1.600 millones de euros, aunque Azpiazu ha explicado que, una vez realizado el cálculo "tal como manda la ley", la cifra correcta es la de 1.400 millones de euros. El consejero ha reconocido que parte de este dinero ya se había contemplado en los presupuestos de las instituciones vascas, por lo que los recursos extraordinarios con los que se contará para financiar servicios e inversiones no llegará a esos 1.400 millones.

"ESTABILIDAD FINANCIERA"

También se ha fijado un cupo provisional para 2017 de 1.300 millones de euros, que tras descontar los 344 millones de políticas activas de empleo, se quedará en 956 millones a pagar. El texto acordado entre ambos gobiernos será aprobado en una Comisión Mixta del Concierto Económico a celebrar en la segunda quincena de mayo. Azpiazu ha destacado que el acuerdo supone entrar en "un periodo de estabilidad financiera" tras "normalizar y regularizar" las relaciones entre ambos ejecutivos.

El acuerdo contempla una "homogeneización" del denominado 'Cupo Líquido' y del índice de actualización del año base 2007. De esa forma, se fijan unos cupos líquidos y compensaciones financieras definitivas para los ejercicios 2007-2015, y unas compensaciones provisionales para 2016.

La liquidación arroja un saldo de 1.248 millones de euros a favor de Euskadi. El pacto contempla la valoración definitiva del periodo 2011-2015 y la valoración provisional de 2016 del coste de las políticas activas de empleo. La liquidación arroja un saldo de 152 millones de euros. El cupo líquido provisional para 2017 se ha fijado en 1.300 millones de euros. La valoración provisional de 2017 de las políticas activas de empleo es de 344 millones de euros.

CANTIDADES PENDIENTES

Las discrepancias que impedían cerrar definitivamente los cupos de los citados ejercicios (2007-2016) se derivan de la desviación en el denominado 'Índice de Actualización' recogido en el artículo 10 de la ley que regula este instrumento financiero. Esta desviación se produjo en 2011 debido a la cesión de tributos que se recogió en el presupuesto de ingresos del Estado y a la no neutralización de su impacto en el Cupo, según ha explicado el Ejecutivo autonómico.

En el pacto, y de acuerdo con la metodología prevista en el Concierto Económico, se ha fijado la contribución de Euskadi a las cargas generales del Estado para 2017 en un importe de 1.300 millones de euros, que tras descontar los 344 millones aceptados como valoración de los programas y actuaciones en materia de políticas activas de empleo, se quedará un cupo provisional a pagar de 956 millones de euros.

Este cupo provisional será la cifra del 'año base' del próximo quinquenio, lo cual significa que es la "primera piedra" de la nueva Ley Quinquenal 2017-2021, que debe acordarse en Comisión Mixta de Concierto y aprobarse posteriormente por las Cortes Generales. Azpiazu y Montoro han acordado que esta segunda reunión de la Comisión Mixta se convocará en julio, de tal forma que la Ley Quinquenal esté aprobada este mismo año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies