La Comisión de Verificación cree que es "buen momento para que ETA defina y estimule el fin definitivo de la violencia"

Actualizado 01/10/2011 12:23:03 CET

Dice que han obtenido "garantía" de ETA de que la tregua es unilateral e incondicional y cree que el próximo Gobierno dará pasos

BILBAO, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

El representante de la Comisión de Internacional de Verificación del alto el fuego de ETA Ram Manikkalingam ha afirmado que "es un momento muy bueno para que ETA defina y estimule el fin definitivo de la violencia".

Manikkalingam, natural de Sri Lanka, director del 'Dialogue Advisory Group' y profesor en la Universidad de Amsterdam, ha manifestado que el trabajo del grupo es verificar el alto el fuego.

"ETA declaró un alto el fuego permanente, general y verificable a partir del 10 de enero. Ha habido expectativas de que habría algún tipo de proceso de verificación, se nos ha pedido que hagamos dicha verificación y la hemos querido certificar con nuestra interpretación de lo que es un alto el fuego", ha añadido, en una entrevista a Deia, ercogida por Europa Press.

A su juicio, el hecho de que el alto el fuego sea "permanente no es suficiente porque previamente ya ha habido altos el fuego permanentes". "También hemos creído que la verificación tampoco era suficiente, porque queremos un alto el fuego que tenga unas características que necesiten ser verificadas", ha señalado.

Según ha explicado, lo que querían "es que ETA estuviera de acuerdo en que este alto el fuego fuera unilateral y sin condiciones". "No hemos querido que ETA tenga excusa alguna para violar este alto el fuego. No queríamos que dijeran que Madrid ha hecho esto, el Gobierno vasco lo otro... y que esto les sirviera de excusa para volver a tomar las armas", ha manifestado.

Ram Manikkalingam ha indicado que, debido a los canales de comunicación", les ha llevado "bastante tiempo obtener este tipo de garantía por parte de ETA". "Hemos recibido una comunicación en la que ETA se muestra de acuerdo con esta interpretación del alto el fuego. Tan pronto como hemos recibido este comunicado, hemos constituido el grupo y hemos venido a Bilbao", ha añadido, en referencia a su visita a la capital vizcaína esta semana.

Asimismo, ha señalado que, cuando los seis miembros de la comisión llegaron a Bilbao, la primera persona que conocieron fue al presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, porque "es una pieza clave para la legitimación en el País Vasco, en España o en el exterior de este proceso de paz".

Además, ha apuntado que se ha reunido con el presidente de Confebask, con algunos miembros de la Iglesia, con los diferentes sindicatos (ELA, CC.OO., LAB y UGT), y con el representante de la izquierda abertzale Rufi Etxeberria.

"Y en esas reuniones hemos oído un único mensaje: que no hay nadie en el País Vasco que quiera que este alto el fuego termine. Y eso nos da esperanza para que podamos recabar apoyos para poder mantener este alto el fuego", ha aseverado.

Tras destacar que "el objetivo es verificar el alto el fuego y estimular o animar a ETA para que lo mantenga, pero también impedir que se vulnere", ha dicho que "hay mucha gente que se ha adherido a él". "Queremos garantizar que esta línea positiva continúe. Cuanto menos trabajo tengamos para verificar, mucho mejor", ha apuntado.

GIC

En cuanto al Grupo Internacional de Contacto, auspiciado por Brian Currin, ha indicado que "se están centrando en temas políticos". "Ellos sentían que ni tenían la competencia ni el deseo de verificar este alto el fuego. No tenían la competencia porque los miembros de ese grupo son realmente personas con una gran experiencia y expertos en todo lo que son cuestiones de derechos humanos", mientras que "los temas relativos al alto el fuego tienen más que ver con aspectos técnicos y militares".

Asimismo, ha indicado que el GIC "tampoco tenía el deseo de verificar este alto el fuego porque han tenido la sensación de que eran percibidos por algunas personas como parciales, que su posición era parcial".

"Yo creo que no ha habido parcialidad respecto de alguna parte. Han trabajado de forma más estrecha con una de las partes porque han tenido que persuadir a esa parte para que cambie. Pero eso no significa que hayan sido parciales. Es una cuestión de percepciones. Por tanto, otro grupo va a ser más útil en la verificación", ha añadido.

El miembro de la Comisión de Verificación ha apuntado que no tiene miedo de que se les "ligue con una parte concreta". "No hay más que ver el perfil y la trayectoria de los miembros. Por ejemplo, el general Satish Nambiar ha sido uno de los mandos de operaciones de la ONU en la antigua Yugoslavia", ha indicado.

Asimismo, ha recordado que otro de los representantes del Grupo Chris Maccabe "ha sido el director de las negociaciones políticas de los Acuerdos de Viernes Santo que posibilitaron la salida al conflicto de Irlanda del Norte". "Sería muy difícil acusarles de que están cerca de la izquierda abertzale o de ETA", ha asegurado.

También ha manifestado que no tienen "un canal de comunicación con el Gobierno español", pero considera "importante abrir canales de comunicación, no sólo con el Gobierno español, sino también con el Gobierno vasco y con el Gobierno francés". "Ellos, evidentemente, tienen muchísima mejor información sobre este alto el fuego y saben si se está llevando a cabo o no. En el futuro esperamos desarrollar contactos con ellos", ha indicado.

De su visita a Madrid, ha afirmado que tiene "una impresión muy positiva de la situación del País Vasco". "He oído por parte de muchas fuentes y de muchas personas que éste es el período con más tranquilidad y calma desde hace mucho tiempo, e incluso personas que no han querido implicarse con nosotros de forma directa, están a favor del alto el fuego. Tenemos unos sentimientos muy positivos sobre las perspectivas de un futuro de paz", ha subrayado.

PSOE y PP

Sobre el PP y el PSOE, ha puntualizado que "son los dos partidos más importantes en España y, evidentemente", se necesita "el apoyo de ambos para que esto tenga éxito". "Estamos en un periodo muy sensible debido a las elecciones que tendrán lugar en noviembre y sería un error que la gente interpretara lo que dicen los partidos en este periodo electoral como la política que harán después", ha dicho.

En este contexto, duda "muchísimo que, después de las elecciones, ningún gobierno español, independientemente de quien gane las elecciones, no quiera que continúe este alto el fuego". "Tengo la seguridad de que darán los pasos necesarios para que siga", ha aseverado.

En cuanto a ETA, ha manifestado que ya ha recibido "una señal de que ellos aceptan lo que es nuestra interpretación de un proceso de verificación del alto el fuego y estamos tomando esto como base". "Éste es un momento muy bueno para que ETA diga algo y defina y estimule realmente lo que va a ser el fin definitivo de la violencia", ha indicado.